La Organización para la Colaboración y el Desarrollo Económico (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) ha recomendado a España que reduzca las cotizaciones sociales a la Seguridad Social de las compañías para los trabajadores fijos con bajos sueldos y que siga los sacrificios para reducir la excesiva temporalidad. Asimismo aboga por reducir las exenciones fiscales, por poner un ejemplo en el Impuesto sobre el Valor Añadido reducido, y acrecentar impuestos a los comburentes contaminantes. De esta forma lo pone de manifiesto el organismo internacional en el documento ‘Reformas en política económica: cara el crecimiento’, y en el que expone sus recomendaciones para cada país.En el caso de España, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos estima que aún quedan mejoras por hacer, como acrecentar la productividad cambiando la carga impositiva cara impuestos «menos distorsionadores», acrecentar la movilidad laboral o bien expandir la F.P., con el objetivo de reducir desigualdades y también impulsar un desarrollo más inclusivo. Estima que este país debe lograr que los costos y las cotizaciones a la Seguridad Social para las compañías de los empleados fijos y temporales sean equiparables, y eso significa combatir contra aquellas que recurren a los segundos de forma desmesurada, sin otra justificación que ahorrarse dinero. Asimismo reconoce que el año pasado ya se creó un nuevo marco legal para los inspectores laborales, mas comprueba que hay una elevada tasa de temporalidad en la utilización que acrecienta la precariedad de los trabajadores perjudicados, lo que limita la movilidad laboral y es un factor que incrementa la pobreza. En verdad, las desigualdades de ingresos han progresado en España desde el estallido de la crisis en 2007, y se sostienen sobre la media de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. Eso se debe en parte a la elevada cota de desempleo -España tiene la segunda más alta de sus 36 países miembros, solo superada por Grecia- y asimismo al descenso de los recursos de las familias que están en la parte baja de la escala social. Valora las medidas que se introdujeron para combatir contra la temporalidad desmesurada el año pasado, mas estima que se debe continuar actuando y solicita una mayor convergencia en el costo por despido de los trabajadores fijos y temporales. La organización va más allí, al resaltar la necesidad de abaratar el despido, para revitalizar el mercado de trabajo y reducir la dualidad existente persiguiendo una mayor convergencia entre los costos de despidos de temporales y también indefinidos, aparte de perseverar en la lucha contra el abuso de la contratación temporal.La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos cuestiona singularmente la existencia de exenciones y deducciones en el impuesto sobre la renta y el Impuesto sobre el Valor Añadido que le semejan infundadas. Y apuesta por eliminar los modelos reducidos del Impuesto sobre el Valor Añadido, que son recesivos, y por ampliar la base impositiva del impuesto sobre la renta.En materia fiscal aconseja a España reducir las exenciones, acrecentar la carga para los comburentes contaminantes y reducir las contribuciones sociales de las compañías para los trabajadores fijos con sueldos bajos.También plantea a España que suprima las barreras regulativas que dependen del tamaño de las compañías y las barreras para operar entre zonas, que limitan el desarrollo de las compañías y de su productividad. Además, solicita proseguir incorporando la Ley de Unidad de Mercado, acrecentar la trasparencia y la colaboración entre las diferentes administraciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *