Génova ratifica su resolución de sostener su «no» a explorar el acuerdo con los socialistas. «Nuestro papel es el liderar la alternativa»

El líder del Partido Popular, Pablo Casado, acusó el día de ayer a Pedro Sánchez de dejar que la negociación de la investidura la dirija desde la prisión el líder de ERC, Oriol Junqueras, condenado a 13 años de prisión por sublevación. Casado reaccionó así a la entrevista publicada el día de ayer por LA RAZÓN y en la que Junqueras establece las condiciones innegociables para su partido si Sánchez desea contar con su abstención para sacar adelante la investidura. Las declaraciones de Junqueras desmienten rotundamente el alegato socialista de que Esquerra renuncia a poner en la mesa de diálogo la autodeterminación y la amnistía para los líderes secesionistas condenados por el Tribunal Supremo. Mas asimismo desmiente que resulte posible sacar adelante la investidura sin que el Partido Socialista «trague» con admitir las demandas de Pedralbes, entre ellas la «mesa» de tú a tú entre el Gobierno de la Nación y la Generalitat, que el mes pasado de enero provocaron que decayese la Legislatura por la carencia de Presupuestos y la convocatoria de las elecciones de abril. Casado criticó el día de ayer que el líder de ERC esté marcando desde la prisión las solicitudes que su partido plantea en la negociación de la investidura de Sánchez. Tras acudir al desayuno informativo del ex- ministro de Economía Luis de Guindos, apuntó que en el momento en que Sánchez ha cedido al Gobierno en alianza con Podemos, del que afirmó en campaña que era un riesgo para España y que le provocaba «insomnio», ahora asimismo está presto a someter al Gobierno de España al chantaje de ERC para poder proseguir en La Moncloa. El líder popular insistió en que Sánchez lleva un mes «vendiendo y blanqueando» el preacuerdo con Podemos, y advirtió de que hará lo mismo con lo que negocia a ocultas con los independentistas. En frente de este acuerdo, el jefe de la oposición plantea que la opción alternativa está en el pacto del Partido Socialista con Ciudadanos, sus viejos asociados y con los que rige en capitales de provincia, o bien el ofrecimiento de abril de UPN, que es parte integrante de la alianza Navarra Suma, de respaldar una investidura si el Partido Socialista rompe en Navarra con Bildu. Fuera de estas opciones alternativas deja por completo al Partido Popular, como de esta manera volverá a repetir el primer día de la semana cuando se reúna en el Congreso con Sánchez. Las declaraciones de Junqueras en LA RAZÓN han encendido alarmas en el primordial partido de la oposición respecto hasta dónde puede estar presto a ceder Sánchez para lograr sacar adelante la investidura. No cambia, no obstante, el criterio mayoritario de que Sánchez cederá «a lo que haga falta» para sostener su pacto con Podemos, con lo que carece de sentido, afirman en Génova, corregir la resolución de sostener su «No» categórico a la vía de explorar el acuerdo con los socialistas. «Sánchez ya ha tomado la resolución. Y los españoles debemos admitir que Junqueras haga de notario y sea quien nos cuente qué líneas rojas deberá cruzar el Gobierno de España a fin de que Sánchez prosiga como presidente», apuntan en Génova. «Pero nuestro papel no es salvar a Sánchez, sino más bien liderar la alternativa», agregan. Casado asimismo aprovechó el día de ayer para advertir que la resolución del lunes sobre la entrega del ex- presidente catalán Carles Juigdemont no debe condicionar las del Tribunal Supremo ni tampoco la resolución del jueves del Tribunal Europeo sobre la inmunidad del líder de ERC. «El Gobierno de España he de estar muy vigilante. Y todos debemos tener clarísimo que tanto Junqueras como Puigdemont han cometido graves delitos y los mecanismos que han puesto en marcha para presentarse a las elecciones no van a calmar el reproche penal que han tenido». Ciudadanos compartió el día de ayer la demanda del PP sobre el control de Junqueras de la negociación de la investidura. Mas el primer día de la semana Inés Arrimadas sostendrá en su sesión con Sánchez, en el Congreso, su oferta de un pacto de investidura con el apoyo de los votos del Partido Popular y de Ciudadanos. A juicio de la capacitación naranja, las demandas de Junqueras confirman la emergencia de buscar una salida opción alternativa a ese pacto con los independentistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *