De acá a 5 años tanto Rusia, como Europa como E.U. mandarán misiones a la Luna en pos de agua. Con ese fin, van a mandar múltiples robots a explorar los cráteres en sombra permanente en el polo sur del satélite. Su objetivo va a ser examinar de qué manera se halla allá el hielo de agua, si es alcanzable y si sería posible aprovecharlo para, por poner un ejemplo, generar comburente de cohetes. Lo que se aprenda así va a ser clave para la llegada de los astronautas a la Luna en 2024.

Mas no solo eso. Estas misiones van a ser esenciales para aprender a aprovechar el agua de Marte en las próximas décadas. Por el momento, una investigación publicado esta semana en Geophysical Research Letters y elaborado por científicos de la NASA, con datos de las naves Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) y la Mars Odyssey, ha contribuido a crear un «mapa del tesoro» con el que hallar y aprovechar el agua de Marte. Dicho mapa muestra que hay grandes extensiones en las que el hielo de agua está a solo 30 centímetros de la superficie, en especial en el hemisferio norte de Marte, donde las condiciones son más ideales para un futuro aterrizaje.

«No necesitaremos una retroexcavadora para desenterrar este hielo. Nos va a bastar con una pala», ha dicho en un comunicado Sylvain Piqueux , estudiosa del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena, California. Mientras que llega ese día: «Seguimos extrayendo datos del hielo sepultado de Marte, centrándonos en los lugares más ideales para el aterrizaje de astronautas».

Objetivo: Marte
La misión humana a Marte, prevista para la década de los 30, tiene un enorme inconveniente: su larga duración. El viaje va a durar cuando menos 2 o bien 3 años, lo que fuerza a que los tripulantes lleven consigo todo lo preciso para vivir de forma autónoma en el espacio y en el planeta colorado. Una de las opciones que se baraja es fabricar comburente para cohetes, que está basado en el oxígeno y el hidrógeno, desde el agua de Marte. Asimismo se contempla emplear sistemas de soporte vital, que reciclen el alimento, las heces, los gases y los líquidos, mas un tanto de agua marciana extra no vendría mal.

La atmosfera de Marte es tan fina, que hielo expuesto se convertiría en vapor de forma directa, sin pasar por el estado líquido. Mas varios centímetros bajo la superficie, justo donde se piensa que podría haber vida microbiana a salvo de la radiación que barre la superficie, la situación cambia.

Merced a datos cruzados de temperaturas, de radar y de espectrometría, los estudiosos han concluido que hay un tesoro escondo de hielo de agua en el permafrost de los polos y las latitudes medias de Marte. El mapa que han trazado revela la presencia de zonas donde este hielo está en especial cerca de la superficie y podría ser más alcanzable.

El mapa muestra zonas en azul y morado donde el hielo está a solo 30 centímetros de la superficie. En colorado están las zonas donde el agua está a 60 centímetros y en negro aquellas unas partes de Marte donde una nave se hundiría en el fino polvo.

Ahora, los estudiosos van a tratar de examinar de qué manera la exuberancia de este hielo cercano a la superficie cambia durante las estaciones marcianas.

Arcadia Planitia, posible sitio de aterrizaje
Esta información va a ser esencial para seleccionar un sitio de aterrizaje para la primera misión tripulada a Marte. Por el momento, se prefieren las latitudes medias que reciben más luz solar y que tienen temperaturas más cálidas. En estas, el hemisferio norte ofrece zonas con menores elevaciones, lo que tiene el beneficio de que hay más atmosfera para frenar a las naves espaciales que tengan que aterrizar allá (en Marte la escasa atmosfera, al lado de la potente gravedad, un 38% de la terrestre, complican mucho las operaciones, en especial con aparatos grandes).

Uno de los sitios más prometedores es, por el momento, Arcadia Planitia. Esta zona tiene elevadas cantidades de hielo de agua a solo 30 centímetros de la superfice y está en el hemisferio norte. ¿Va a ser allá donde se posen los primeros astronautas que van a visitar Marte?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *