El año pasado la agencia espacial estadounidense anunciaba su ambicioso proyecto de hacer aterrizar a 2 astronautas, un hombre y una mujer, en la Luna en el año 2024, a través del programa Artemis, sucesor del mítico proyecto Apolo. Esta vez se pretende que las misiones a la Luna sean más sustentables a nivel económico que el costoso programa desarrollado en los sesenta y setenta. Por este motivo, la meta es favorecer misiones de más larga duración, centradas en conseguir recursos lunares, y contar con la participación de naciones y compañías privadas.

A raíz de todo esto, el plan contemplaba la construcción de una pequeña estación espacial en la órbita de la Luna desde la que se pudiese respaldar las operaciones de los astronautas y robots, y cuyo nombre es Gateway. No obstante, esta semana Doug Loverro, administrador asociado de la NASA para operaciones y exploración humanas, ha dicho que su agencia ya no cuenta con la Gateway para la misión a la Luna del año 2024, aunque la NASA proseguirá trabajando en desarrollarla.

Apuesta por reducir peligros y costos
Conforme ha dicho el responsable en «SpaceNews», la NASA ha estado trabajando en reducir los peligros y costos del programa Artemis para asegurar la meta de posarse en la Luna en 2024. Para justificarlo, ha recordado que la NASA tuvo 6 años y medio para desarrollar el aterrizador lunar del proyecto Apolo, al tiempo que ahora solo quedan 5 años para conseguirlo.

«¿Qué haremos a fin de que esto se haga realidad?», se ha preguntado. «La contestación es que es que debes continuar adelante y quitar todas y cada una de las cosas que agreguen peligros al programa».

Esto afecta singularmente a todas y cada una aquellas actividades y tecnologías que jamás ya antes se han llevado al espacio. En verdad, ha reconocido que uno de los puntos que más dudas plantea es el sistema de propulsión eléctrica del primer módulo de la Gateway, el llamado «Power and Propulsion Element», pues, conforme Loverro, hay una «alta posibilidad» de que cause retrasos.

La Gateway proseguirá adelante
No obstante, todo esto no quiere decir que la NASA vaya a abandonar a la Gateway, pues proseguirá siendo precisa para las misiones «sostenibles» de más adelante. En verdad, esto es más esencial de lo que semeja, pues para la NASA estas misiones de mayor duración son un campo de pruebas esencial para desarrollar la tecnología y conocimiento precisos para preparar el camino a Marte.

«Podemos decir con completa seguridad que va a estar ahí pues hemos conseguido que el programa tenga lo que lo llamaría una planificación sólida y realista», ha dicho Doug Loverro.

No obstante, asimismo va a haber cambios de diseño y simplificaciones en esta estación orbital para reducir ciertos sobrecostes que habían aparecido.

La NASA asimismo alterará su estrategia para los aterrizadores lunares, y que hasta el momento se fundamentaba en una nave formada por 3 bloques (con un módulo de ascenso, otro de descenso y un módulo de trasferencia), que se lanzaban separadamente y se acoplaban en la Gateway. «No hemos hecho eso en el espacio hasta el momento, con lo que nos agradaría evitarlo», ha remarcado el encargado de la agencia espacial.

Todo el plan de Artemis está por concretarse, en «un futuro próximo», conforme Loverro, mas ahora todo va a depender en buena medida del presupuesto asignado y de los efectos que tenga la pandemia del coronavirus.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *