La NASA va a anunciar de forma inminente un «nuevo y apasionante descubrimiento sobre la Luna», como ha avanzado la agencia aerospacial estadounidense en un comunicado. Del acontecimiento, que va a tener sitio el próximo 26 de octubre a las 12 PM EDT (16 hora peninsular), poco se sabe hasta el momento, aunque la conferencia de prensa se va a ofrecer en abierto y on-line para todo el planeta, con lo que promete ser un descubrimiento de gran relevancia.

Entre los detalles que ha dado a conocer la NASA está el instrumento con el que se ha logrado recabar estos datos: el Observatorio Estratosférico de Astronomía Infrarroja (SOFIA). Se trata de un observatorio especial, puesto que realmente se trata de un aeroplano Boeing 747 cambiado, que tiene un agujero con un enorme telescopio reflector acoplado, el más grande a bordo de un vehículo aéreo.

En contraste a los telescopios terrestres, SOFIA se eleva hasta los 11 quilómetros sobre el suelo, en lo alto de la estratosfera dela Tierra. Acá, el observatorio puede separarse del 99% de la capa atmosférica, lo que le deja estudiar el Cosmos infrarrojo y conseguir una vista privilegiada del espacio.

Entre sus logros, SOFIA logró observar oxígeno atómico en la atmosfera de Marte por vez primera en 40 años; asimismo pudo establecer la primera detección de una unión molecular en el espacio; y ha apoyado con sus datos muchos estudios sobre choques de exoplanetas o bien los corazones de las galaxias, incluyendo una visión infrarroja de nuestra Vía Láctea.

NASA / SOFIA / JPL-Caltech / ESA / Herschel
«La movilidad del observatorio deja a los estudiosos observar desde prácticamente cualquier sitio del planeta y deja estudios de acontecimientos transitorios que frecuentemente tienen sitio sobre océanos, donde no hay telescopios», explican desde la agencia espacial. «Por ejemplo, los astrónomos de SOFIA estudiaron acontecimientos afines a eclipses de Plutón, la luna Gigante de Saturno y el objeto MU69 del cinturón de Kuiper».

No obstante, semeja que esta vez, SOFIA ha puesto su mirada considerablemente más cerca. «El nuevo descubrimiento contribuye a los sacrificios de la NASA para aprender sobre la Luna en apoyo de la exploración del espacio profundo», asevera la agencia, que asimismo ha adelantado que los participantes en la conferencia de prensa incluyen a Naseem Rangwala, del Centro de Investigación Ames de la NASA y científico del proyecto para la misión SOFIA; Jacob Bleacher, científico jefe de la Dirección de Misiones de Exploración y Operaciones Humanas de la NASA; Paul Hertz, directivo de la división de astrofísica en la sede de la NASA; y Casey Honniball, becario postdoctoral en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA.

Esta «lista de invitados» sugiere meridianamente que el descubrimiento va a tener algo que ver con el programa Artemis, la misión que busca regresar a poner humanos (y a la primera mujer) en la superficie de la Luna en el año 2024, aparte de establecer una base permanente en nuestro satélite de cara a un punto intermedio en la exploración de Marte, prevista para la década de 2030. Va a haber que aguardar hasta el primer día de la semana para saber qué sorpresas tiene preparadas la NASA.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *