La Conferencia Episcopal recuerda que «no desea privilegios mas tampoco discriminaciones»

El Gobierno representó el día de ayer un nuevo capítulo en su campaña de hostigamiento a la Iglesia en un capitulo singularmente delicado; el pago del Impuesto de Recursos Inmuebles del que está exento en estos instantes. Podemos ha hecho bandera de este tema desde prácticamente su fundación y, desde en el Gobierno, está presto a conseguir una victoria política que, hasta el instante, el Partido Socialista Obrero Español no se ha dignado a otorgar.La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Pelado festejó el día de ayer la primera comparecencia en el Congreso en esta nueva legislatura, que hizo a solicitud propia y de 4 conjuntos parlamentarios, la vicepresidenta ha dado cuenta asimismo de la asamblea que sostuvo hace un mes con el nuevo nuncio del Vaticano, insistiendo en que las relaciones del Ejecutivo con la Santa Sede son «excelentes». Conforme explicó, considera preciso comprobar el régimen fiscal del que disfruta la Iglesia por el hecho de que es esencial para contribuir a los recursos públicos y de la misma manera asimismo cree esencial ordenar los recursos registrados de la Iglesia, cuyo listado están finalizando y con lo que –dijo– la Iglesia está conforme, notifica Efe. «Este Gobierno no va a requerir de otra cosa que lo previsto en nuestros pactos y se hace en otros países», ha subrayado la vicepresidenta primera.Sin embargo la postura de a Iglesia es clara en este punto: El IBI es un impuesto municipal del que están exentos por la Ley de Mecenazgo de 2002, todas y cada una de las organizaciones a las que se reconoce un servicio la sociedad. Están exentos de abonar IBI todas y cada una de las confesiones religiosas, todos y cada uno de los partidos y sindicatos, las embajadas y fundaciones, etc. En consecuencia es pertinente hacerle la próxima pregunta: ¿Tendrá que abonar el IBI un comedor social de Cáritas? ¿Van a deber abonar desde este momento los pisos en los que se acoge a migrantes o bien a mujeres maltratadas? ¿Tendrá que abonar la Iglesia por locales de los que está exenta, por poner un ejemplo, la Unión General de Trabajadores? Ese IBI no se paga en aquellos edificios en los que no se hace actividad económica (templos, casas parroquiales, ermitas, comedores sociales, asilos) y en este sentido la Conferencia episcopal ha repetido en múltiples ocasiones que «la Iglesia no desea privilegio en el pago del IBI mas tampoco discriminaciones».Y a la pasada legislatura la ministra en funciones de Hacienda, María Jesús Montero, explicó que la pretensión del Gobierno de hacer abonar a la Iglesia el impuesto sobre bienes raíces (IBI) se refiere solo a las propiedades que no están puestas a predisposición de la sociedad para culto o bien actividades sociales. «De lo que se trata es que, como es lógico, los lugares de culto o bien en los que se desarrolla una acción social tengan exactamente las mismas exenciones, mas que en otras posesiones de la Iglesia que no están desarrollando esta labor hay que reconsiderarse esa contribución que va a los Ayuntamientos», Aseveró Montero. Lo que el Gobierno plantea ahora es sentarse con la Iglesia para comprobar el empleo que se le da al patrimonio eclesiástico y ver los inmuebles específicos para los que habría a comprobar la exención del IBI municipal.«No hablamos de cuestiones fundamentales por el hecho de que lo esencial que la Iglesia tiene lo pone a predisposición del conjunto de la sociedad para comedores sociales, culto, asambleas. Toda esa labor hay que tratarla como al resto de organización sin ánimo de lucro y, por consiguiente, solo son cuestiones muy singulares», agregó.

Fuente: larazon.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *