Se ha escrito mucho sobre si el dinero tiene o bien no ideología. Esta semana el consejero encargado de Merlin, Ismael Clemente, alertaba en un foro de discusión organizado por PwC de la salida de algún fondo de inversión de España frente a la llegada del nuevo Gobierno socicalcomunista. Yes que, concluía, «el dinero tiene ideología». Yo no tengo clarísimo si el dinero tiene o bien no ideología, lo que sí sé es que la inversión escapa de donde se le ponen obstáculos y se le cambian las reglas del juego a mitad del partido. Y eso no depende del color político de quien rige, sino más bien de las medidas que se toman.

La vía portuguesa, a la que Sánchez tanto se refirió en otros tiempos, es un claro ejemplo de un gobierno socialista, apoyado por marxistas, que produce confianza entre los inversores, pues en vez de espantarlos con amenazas de subidas de impuestos o bien rigideces laborales, como, por el momento, se hace en España, los atrae con incentivos fiscales y comodidades para instalarse en el país. Y los números y los hechos prueban que la fórmula está marchando. Estos incentivos y las comodidades para instalarse en Portugal están dejando captar inversores, fondos inmobiliarios y grandes multinacionales como Google, Embraer o bien Siemens. Solo una de sus medidas estrella, la aplicación de la «visa oro» que deja conseguir el permiso de vivienda a cambio de inversiones en residencia o bien empresariales, le ha generado desde su instauración en 2012 prácticamente 400 millones en ingresos por tasas y más de 2000 millones de inversión extranjera en el país.

En España, el Gobierno se ha estrenado esta semana con el juego de contrapesos que Pedro Sánchez ha intentado poner en su Ejecutivo. En frente de una ministra de Trabajo populista, Yolanda Díaz, que en los platós de las televisiones amigas ha insistido en la derogación urgente de la reforma laboral, que tanto amedrenta a los inversores, la ministra de Economía, Nadia Calviño, asistía, si bien con un día de retraso sobre lo previsto, a la cita del Investor Day que se festejaba en la villa de Madrid, tratando de sosegar a los fondos y limitando la cacareada derogación de la reforma laboral a solo ciertos aspectos. Vamos a ver quién se impone por último. Por el momento, el primer Consejo de Ministros ya ha aprobado una subida del 0,9% en las pensiones, mas ha aparcado el levanta del salario de los funcionarios hasta ver por donde respira Bruselas. El Gobierno precisa el visto bueno de la Unión Europea a una ampliación del objetivo de déficit, y aprobar solo medidas de más gasto no semeja una buena carta de presentación.

La alcade de Barna, Ada Colau – Vanessa Gómez
Colau y de qué manera espantar a los inversores de tu urbe

Isabel Díaz Ayuso ha generado cierta polémica con sus declaraciones en las que aseguraba que la villa de Madrid iría a por el Mobile. Y la verdad es que alén de las declaraciones de Ayuso, la alcade de Barna, Ada Colau, hace todo lo que es posible para espantar de la urbe condal a empresarios y también inversores. Si esta semana han sido las advertencias sobre los riesgos del 5G, a solo unos días del inicio del Congreso de Móviles, lo que no semeja muy adecuado; la pasada su propuesta era terminar con el puente aéreo la villa de Madrid-Barna, y poco antes lo que planteaba la alcade era acorazar la urbe contra cruceros. No se me ocurre un escenario más hostil para los inversores.

Fuente: ABC.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *