La identidad corporativa se convierte en clave en las empresas

Publicado el Por Alicia T.
La identidad corporativa se convierte en clave en las empresas

La imagen corporativa de una empresa tiene una importancia esencial. Junto con la estrategia empresarial son las dos decisiones más trascendentales que hay que tomar cuando se monta un negocio. Pero la identidad corporativa es sencillamente vital ya que se trata de la carta de presentación de la empresa, es su representación visual y lo que la distingue. La identidad corporativa es todo elemento visual que proyecta una imagen específica de la marca y que es el resultado de saber elegir la combinación de colores, de diseño e incluso de tipografía que tienen un resultado directo en la percepción del cliente sobre una marca.

El enfoque que se le quiere dar a la empresa

Esa imagen se refleja en los identificadores como las placas para el personal, placas identificación, placas para uniformes; la señalética para hoteles, hospitales, museos o aeropuertos entre otros, como son los tótems, placas grabadas (tan indispensables en oficinas y edificios públicos) o las soluciones publicitarias como los rótulos, lonas publicitarias o vinilos, o la papelería corporativa. Los colores corporativos hacen que en muchas ocasiones identifiquemos y asociemos esos colores o ese diseño a una marca sin necesidad de más información.

En todos los soportes posibles

Muchas personas tienen la idea de que la identidad corporativa es el logotipo de la empresa pero lo cierto es que va mucho más allá y tiene la capacidad y debe abarcar más aspectos como pueden ser la manera en que se decora una oficina con los colores corporativos, el uniforme que se elija para el personal, el propio material que se use en la oficina, las diversas formas de publicidad o el merchandising, además de otros elementos.

Si bien es cierto que la irrupción del teletrabajo ha desplazado esa necesidad de la presencia de la imagen corporativa, son muchos los empleos en los que no es posible el teletrabajo y en los que hay que seguir manteniendo la imagen de la identidad corporativa en detalles como los uniformes de los empleados o las placas de identificación que usan los mismos.

Beneficios para la empresa

Contar con una identidad corporativa bien definida e implantada es un elemento diferenciador súper importante con respecto a la competencia. Con la identidad corporativa se sientan las bases para que la compañía pueda proyectarse mejor y de acuerdo a su realidad. La imagen de una empresa tiene mucho que ver con cómo se relaciona con sus clientes. Elementos como la tipografía que se utiliza revierten directamente en la identidad. En líneas generales beneficia a la empresa porque con una buena identidad corporativa todas las inversiones que a partir de ahí se hagan en comunicación y marketing serán más efectivas.

Encajar con la sociedad actual

Por ejemplo una identidad corporativa es capaz de transmitir una imagen de la empresa que nos indica si se trata de una marca flexible, fresca, contemporánea o digital entre otros aspectos. De ahí que muchas grandes empresas como Correos o Telefónica hayan transformado recientemente su imagen corporativa modernizándola y adaptándola a los nuevos tiempos buscando acercarse más al cliente actual con el fin de conectar con él. La identidad corporativa ayuda a que el cliente identifique rápidamente a una marca y a que además se sienta identificado con esa imagen que la empresa está transmitiendo.

Una empresa sin identidad corporativa tiene muchas papeletas para pasar desapercibida a los clientes porque no será reconocida tan fácilmente y por tanto será menos recordada. Se trata entonces de una de las principales inversiones que hay que hacer en el desarrollo de una marca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *