La hostelería ha sido uno de los ámbitos más perjudicados por la crisis sanitaria del Covid-19 en 2020, año en el que recortó su facturación un 50,1% y un 13,3% su plantilla, incluyendo a los trabajadores perjudicados por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), lo que supone en los dos casos el mayor caiga desde el año 2000, cuando se comienza la serie. Se trata, además de esto, de la primera caída en la facturación de bares y restaurants desde 2013, tras 7 años sucesivos en alza, conforme datos difundidos este lunes por el INE (Instituto Nacional de Estadística).

En los meses de marzo a junio, con el confinamiento, se suspendió la apertura al público de los locales y establecimientos minoristas no esenciales como las actividades de hostelería y restauración, lo que generó una parada prácticamente total del ámbito servicios que, si bien afectó a todos y cada uno de los ámbitos, influyó de forma significativa en la hostelería.

Con la llegada de la desescalada, se generó una restauración extendida, que, conforme el Instituto Nacional de Estadística, se sostuvo para la mayor parte de ámbitos a lo largo de la segunda mitad del año, si bien de forma dispar, puesto que la hostelería vio frenar su evolución creciente tras el verano.

Caída de las ventas
Por norma general, el ámbito servicios registró en 2020 un descenso medio de su facturación del 15,6% por la crisis generada por la pandemia, su mayor caída desde el año 2000, cuando se comienza la serie. Este caiga de las ventas del ámbito servicios rompe, además de esto, con 6 años de crecimientos anuales sucesivos.

En el conjunto de 2020, todos y cada uno de los ámbitos de los servicios registraron tasas anuales negativas. El comercio recortó sus ventas un 12,1% el año pasado, con caídas del 19,3% en la venta y reparación de automóviles y motos, del 12,6% en el comercio mayorista y del ocho,1% en el comercio minorista.

Por su lado, la facturación de los otros servicios se hundió un 21,9% en 2020. Los menores descensos en los otros servicios se dieron en información y comunicaciones (-ocho,8%) y actividades profesionales, científicas y técnicas (-10,6%), al paso que los más acusados los presentaron la hostelería (-50,1%), las actividades administrativas y servicios auxiliares (-29,6%) y transporte y almacenaje (-19,1%).

Por ramas, los mayores retrocesos anuales de la facturación los registraron las agencias de viaje (-75%), los servicios de alojamiento (-68%), el transporte aéreo (-60,1%) y el transporte por taxi (-53,6%).

Solo 3 actividades vendieron más que en 2020 que en 2019: el comercio mayorista de equipos TIC (+4,7%), el comercio al por mayor de materias primas agrarias y animales vivos (+0,4%) y las actividades de seguridad y también investigación (+0,2%).

Caída del empleo
La utilización creado por los servicios bajó una media del cuatro con tres% el año pasado, descenso que es el más acusado en 11 años y que rompe asimismo con 6 años sucesivos de crecimientos anuales. Todos y cada uno de los ámbitos recortaron plantilla en 2020, singularmente la hostelería (-13,3%).

En el conjunto de 2020, todas y cada una de las comunidades redujeron la cantidad de negocios del ámbito servicios, resaltando los caigas registrados por las islas: Baleares recortó su facturación un 37,8% y Canarias, un 29,9%. Las menores caídas se dieron en Murcia (-dos con cuatro%) y Extremadura (-cinco con cinco%).

En lo que se refiere al empleo, el personal ocupado asimismo descendió en todas y cada una de las zonas, y nuevamente las comunidades turísticas fueron las más perjudicadas. De esta forma, la ocupación de los servicios en Baleares se cayó una media del 14,7% en 2020, al paso que en Canarias reculó un siete,5%. El menor descenso asimismo fue para Murcia, con una caída media de la ocupación del uno con seis%.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *