Las frecuentes lluvias torrenciales del Caribe y la parquedad de recursos del régimen se han conjurado desde hace décadas para hacer de las testeras de La Habana la enciclopedia mundial del desconchón, la fisura y el socabón; circunstancia que acentúa más si cabe la especial belleza rota de esta recordable urbe de España y cubana. No obstante los cubanos han querido obsequiar a los Reyes vistiendo su capital de gala en este jalón esencial de las celebraciones de los 500 años de la fundación de La Habana: el Capitolio, sede de la Reunión Nacional de la República, ha sido remodelado y su testera recién blanqueada y su bóveda dorada saludarán el día de hoy a los Reyes a lo largo de la primera jornada del viaje de Estado de Don Felipe y Doña Letizia. «Nos la terminan de dorar los rusos», asevera, orgulloso, un habanero. Si los Reyes han dejado atrás una España sumida en la inseguridad, la Cuba que les ha recibido ya hace tiempo que ha aprendido a no aguardar gran cosa de la política y de ahí que la visita del Rey de España, anunciada en términos afables por los órganos mediáticos del régimen, ha despertado curiosidad y simpatía en el ánimo incrédulo de los cubanos. Los Reyes aterrizaron en La Habana a la 01:30 hora de España. Acompañan a Don Felipe y Doña Letizia el ministro de exteriores Borrell y el Secretario de Estado para Iberoamérica Juan Pablo de la Iglesias. Asimismo el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi y el presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet. La delegación de España fue recibida por el Ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, la directiva de Europa, Alba Soto y y el responsable de España Miguel Habité. El viaje de los Reyes ha sido criticado en España por los partidos de la oposición al considerarse un «blanqueamiento» del régimen castrista y por el hecho de que no vaya a generarse un encuentro con la disidencia democrática del país. Otro punto que ha estado señalado por la polémica es el hecho de que se genere exactamente el día siguiente de la celebración de elecciones. Al respecto el Gobierno ha explicado que la celebración de los 500 años de la fundación de la capital cubana es la que ha impuesto la data. Estas fueron específicamente las explicaciones que dio Pedro Sánchez cuando Santiago Abascal le acusó de menoscabar el papel de la Corona a lo largo del único discute electoral de la pasada campaña. Pese a todo se ha procurado que la estancia de los Reyes se genere unos días ya antes de la celebración oficial, que va a tener sitio el día 16 de noviembre, y que unirá en la Habana a líderes internacionales como Vladimir Putin o bien el dictador venezolano Nicolás Maduro. El Gobierno explica esta circunstancia mencionando al hecho de que se quería que la visita tuviese perfil propio. Tampoco la situación internacional ayuda a que las profundas aguas azul turquesa de caribe en La Habana estén en calma. Leal a su papel de líder ética de la izquierda sudamericana Cuba condenó la ola de quejas que por último terminó por favorecer la caída de Evo Morales en Bolivia. «Está en marcha un golpe de Estado contra el presidente lícito de Bolivia, Evo Morales», aseveró el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel. En todo caso la visita de los reyes se enmarca en un cuadro extendido de normalización diplomática para el régimen de La Habana. Este sábado los cancilleres de Cuba, Bruno Rodríguez, y de México, Marcelo Ebrard, se reunieron en La Habana como un primer paso para relanzar los «históricos» nudos a dos bandas y abrir una nueva etapa «mejor y más amplia» en la colaboración entre los dos países. La actividad de los Reyes en este primer viaje de Estado que un Monarca de España efectúa a la que fuera provincia (que no colonia) de España empezará con una ofrenda floral frente al monumento a José Martí en La Habana, en la plaza de la Revolución. A continuación va a tener sitio el encuentro con el presidente Miguel Díaz-Canel en la próxima sede del Consejo de Estado. El increíble Gran Teatro de La Habana, al lado del Capitolio, va a ser el escenario en el que los Reyes inaugurarán una exposición fotográfica de la Agencia Efe sobre la historia gráfica de España y Cuba. El broche a la primera jornada de Don Felipe y Doña Letizía en la capital cubana va a ser una cena de gala en la que no se generarán intervenciones públicas. El día después miércoles los Reyes va a tener sitio un encuentro con la colonia de España en Cuba, un acto con empresarios con intereses en la isla y un recorrido por las calles de La Habana donde, en contraste a lo que ocurrió con Don Juan Carlos y José María Aznar, los Reyes van a poder percibir muestras de cariño espontáneas por la parte del pueblo cubano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *