Pionera en tantos pormenores y símbolo del vanguardismo, la Fórmula 1 vuelve a adelantar en el listado de los grandes deportes. Ya se ha asentado la caravana itinerante, considerablemente más ligera que ya antes de la pandemia, en el circuito Red Bull Ring de Austria tras la crisis sanitaria del coronavirus, presta a marcar tendencia otra vez. No ha comenzado ningún otro torneo de alcance mundial, ni la NBA que se prepara en la ciudad de Miami, ni el Tour de Francia que se espera a fines de agosto, ni MotoGP y su aparición próxima en Jerez, ni la Champions que se concretará a mitad de agosto en Lisboa ni el tenis, cuyo dudoso futuro pende todavía del aire. La F1 vuelve este fin de semana (el día de hoy, capacitación de la parrilla en la clasificación y el último día de la semana, la carrera) sin público, sin liturgia de pódium, con vuelos chárter, distanciamiento social y menos empleados que jamás.

Vuelve la Fórmula 1 y el planeta lo ausculta detenidamente pues su protocolo de actuación puede valer para otros deportes. En las montañas del Tirol se han concentrado las escuderías en un cónclave que más semeja unos adiestramientos invernales que el comienzo de un Mundial por su versión bajo coste, la ausencia de apasionados y de gente trasegando por el paddock.

Se han presentado equipos reducidos de trabajadores (generalmente son plantillas de 80), apartados unos de otros, que han llegado a Austria en vuelos chárter, la mayor parte extraños al tráfico internacional de aeroplanos con pasajeros, En el circuito Red Bull Ring se ha percibido una estética diferente a la frecuente. Los pilotos no conviven con el resto del equipo en los cómodos motorhomes, estilo mansiones, sino más bien en casetas individuales similares a las de obra. Vettel, por servirnos de un ejemplo, ha extremado las cautelas
y, en lugar del suntuoso hotel frecuente, duerme en una caravana
aparcada en las proximidades de la pista, como hacen una buena parte de los pilotos de MotoGP.

Se imponen las mascarillas a juego con la vestimenta de la escudería y las conferencias de prensa por zoom o bien virtuales con preguntas escritas por adelantado que traduce un intercesor. Todos y cada uno de los pasajeros del paddock se someten a tests de coronavirus cada 5 días. En Austria van a estar hasta el primer día de la semana 13 de julio, en tanto que el trazado tirolés acoge las 2 primeras carreras. No hay convidados ni pases vip para patrocinadores. Se ha suprimido la liturgia del pódium y el champán en interés del distanciamiento social. En las salas de prensa, los pocos cronistas escogidos por la F1 para cubrir el certamen se sientan a múltiples metros de distancia, sin posibilidad de asistir al paddock o bien a la pista. La organización ha sugerido a los acreditados que no se mezclen en asambleas o bien cenas y que cada quien viva en su burbuja, solo en contacto con compañeros. No va a haber presentación de pilotos 2 horas ya antes del gran premio austriaco pues no hay público al que saludar.

Pandemia y racismo

12 carreras fueron anuladas o bien postergadas y el torneo va a ser de manera segura más corto de las 22 pruebas en un inicio programadas. 8 se han formalizado en Europa hasta septiembre y la Fórmula 1 espera poder anunciar más carreras por Asia y América en el otoño para acabar el Mundial en el invierno.

La historia de leyenda #WeRaceAsOne (Corremos como uno) adorna los turismos y el circuito con los tonos del arcoíris para no olvidar que el planeta prosigue combatiendo contra una pandemia y como recuerdo de la diversidad en un periodo perjudicado por el racismo en la muerte de George Floyd. Es el triunfo del activista Hamilton, en su faceta social alén de su condición de conduzco de Fórmula 1. Hamilton asimismo comenzó mandando en los primeros adiestramientos libres, con Carlos Sainz cuarto y décimo en las 2 rondas.

Protagonista ha sido Vettel, que va a dejar Ferrari. «No me hicieron ninguna oferta», aclaró. «Era nuestra primera opción, mas los recortes por la pandemia han alterado todo», apostilló Mattia Binotto, el jefe de la escudería.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *