«La flexiseguridad ha de ser el principio que impere en la nueva realidad artículo Covid-19, debiendo ahondarse en un empleo más intensivo de los ERTE, de las modificaciones de condiciones laborales y de las reducciones de jornada, todo ello al objeto de eludir la extinción masiva de contratos de trabajo», ha afirmado Íñigo Sagardoy, presidente del reputado despacho Sagardoy experto en derecho del Trabajo.

Hay que rememorar que en la actualidad hay más de 4 millones de personas perjudicadas por ERTE en España desde el momento en que empezó la crisis por el coronavirus y que unos 300.000 de ellos todavía no han cobrado sus pertinentes subsidios.

La firma de servicios profesionales EY y Sagardoy Abogados han analizado en un encuentro en línea el impacto de la normativa relacionada con los ERTE y han apuntado las pautas que deben proseguir las compañías que se acojan a estos Expedientes de Regulación Temporal de Empleo.

En el encuentro han participado Íñigo Sagardoy, presidente de Sagardoy Abogados; Jaime Sol, asociado responsable de People Advisory Services de EY; Martín Godino, asociado directivo de Sagardoy Abogados; y los asociados de EY Juan Pablo Peligro, asociado de People Advisory Services; Miguel Ángel Berzal, asociado de Forensics, y Álex Soler-Lluró, asociado del área de Transacciones.

Martín Godino apuntó que «hay que tener una buenísima estrategia jurídica por la parte de las compañías para determinar si se opta por un ERTE basado en fuerza mayor (total o bien parcial) o bien se marchan adoptando otros mecanismos como los ERTE por causas objetivas o bien reducciones de jornada tras la reincorporación de los trabajadores. Cada paso que se realice ha de estar realmente bien medido».

El ex- secretario de Estado de Empleo, Juan Pablo Peligro, destacó que «es vital acreditar la adecuación y proporcionalidad entre causa y medidas adoptadas en el ERTE, especialmente en los que se aduzcan causas productivas». Y agregó que «el cambio de regulación de las exoneraciones de cuotas de Seguridad Social contemplado en el real decreto ley 18/2020 hace muy preciso que las compañías planeen apropiadamente la desafectación de trabajadores a los ERTE calculando apropiadamente el costo en función de las distintas opciones posibles».

En el encuentro se puso asimismo de manifiesto que la nueva regulación de los compromisos de empleo tras la realización de los ERTE produce una pluralidad de incertidumbres que resulta conveniente examinar esmeradamente dada la multiplicidad de situaciones. «Igualmente va a haber que estar pendientes de las resoluciones de la mesa de diálogo social creada por el Gobierno para poder ver el impacto en cada uno de ellos de los campos afectados».

Miguel Ángel Berzal aseveró que «es preciso examinar el impacto económico en la compañía de no efectuar las medidas definidas, como los beneficios para la compañía de ejecutarlas basándonos en diferentes escenarios de proyección que va a haber que dibujar dado el nivel de inseguridad actual».

«Ante la presente inseguridad es preciso tener capacidad para dibujar escenarios diferentes dependiendo del plan de desescalada», explicó Álex Soler-Lluró.

Para finalizar, Jaime Sol manifestó que «es preciso contar con un plan integral multidisciplinar y trasversal de estas cuestiones. Cada vez es más preciso dada la dificultad de las medidas laborales a adoptar por las compañías en un futuro inmediato y en el nuevo marco que se dibuja a medio plazo».

Fuente: ABC.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *