El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (MITMA) ha desarrollado «es.movilidad», la Estrategia de Movilidad Segura, Sustentable y Conectada 2030, que guiará las actuaciones del MITMA en materia de movilidad, infraestructuras y transportes en los próximos 10 años.

La Estrategia forma, así como la Agenda Urbana De España, el pilar estratégico del Ministerio para encarar los desafíos de la movilidad en los próximos 10 años, y se complementa con el desarrollo de la futura Ley de Movilidad Sustentable y Financiación del Transporte.

Las 5 prioridades de la Estrategia se pueden sintetizar en avanzar en la movilidad sustentable por medio de un cambio modal a la bici, fomentar la vida sana a través de la movilidad activa, aprovechar el potencial del cicloturismo, promover y resguardar el ocio y el deporte en bici y regular la acción del Estado en el impulso de la bici.

Conforme Javier López, Presidente de AMBE «esta estrategia está llamada a ser la herramienta que deje dar el impulso que precisa la bici en España. AMBE, al lado de la Mesa De España de la Bici, ha tenido un papel esencial en hacer realidad esta estrategia y va a jugar un papel esencial en su gobernanza: seguiremos trabajando al lado de la Mesa, las administraciones y otros colectivos corredores para la promoción de la bici y los intereses del ámbito en este nuevo marco estratégico».

La estrategia aspira a contribuir con el impulso de la movilidad sustentable, mejora de la calidad de vida y la salud, minoración de los accidentes de tráfico y su gravedad, mejora de la calidad del aire, promuevo del deporte como del ocio y el turismo en bici.

Los pros y los contras
En los últimos tiempos se ha producido en España un incremento significativo en el empleo de la bici, constatándose que al empleo lúdico de la bicicleta se ha unido de forma poco a poco más decidida el empleo para los desplazamientos rutinarios en el campo urbano.

El último Barómetro de la Bici en España, publicado en el mes de noviembre de 2019 por la Red de Urbes por la Bici (RCxB) y la DGT cifra en dos con tres millones el número de bicis que se vendieron en España entre los años 2018 y 2019, periodo en el que se produjeron unas ventas en el ámbito del ciclismo por un monto superior a 3 mil quinientos millones de euros. Del mismo modo, el año 2020 acabó con la cantidad récord de más de un millón y medio de bicicletas nuevas vendidas en España, un aumento del 23 % en comparación con año precedente y el mayor desde el momento en que se disponen registros.

Tratándose de un vehículo con un extenso margen de costos de adquiere se pueden localizar modelos para todos y cada uno de los niveles de poder adquisitivos. La existencia de bicis para prácticamente cualquier empleo así como la presente diversidad de costos ha favorecido una cultura emergente de empleo de la bici, como una mejor percepción social por su carácter sustentable y saludable. Tendencia que se pone de manifiesto en los resultados del Barómetro de la Bici, en el que se refleja que 3 cuartas unas partes de los hogares españoles (el 71.8 %) tienen una bici.

El desplazamiento urbano en bici presenta numerosas ventajas en lo personal y familiar frente al desplazamiento en vehículo a motor. Entre ellas, se pueden refererir que el tiempo del recorrido en bici es más previsible que a través de automóviles a motor, o bien que ayuda a la economía familiar al reducir el costo en transporte. Además, acrecienta el ejercicio físico, como la productividad y la sociabilidad, reduciendo además de esto el agobio. Todas y cada una estas ventajas pueden conducir a una mejor experiencia del usuario de la bici frente al del turismo o bien aun del transporte público.

Sin embargo, hay algunos factores que proponen ciertas barreras en el momento de decantarse por la bici como medio de transporte.

El hurto de bicis, singularmente en las urbes, es un inconveniente persistente y en incremento. El 17,8 % de corredores han sufrido un hurto en los últimos cinco años, conforme el último Barómetro de la Bici.

El relieve puede formar un obstáculo, singularmente en los territorios con una orografía más acusada, mas que puede ser salvable con bicis eléctricas o bien la combinación con el transporte público.

En el caso de accidente, los usuarios de bici están más expuestos a daños graves que los usuarios de otros géneros de automóviles. Conforme una investigación de la Comisión Europea, un ocho % del total de muertes en carreteras interurbanas corresponde a corredores y la tendencia va en ligero incremento, con lo que la Comisión trabaja en que el empleo de la bici sea más seguro. En España, el cinco % de las personas fallecidas en accidente de tráfico en 2019 eran corredores.

Las 5 prioridades se impulsarán por medio de 10 áreas temáticas, de las que se derivan un compendio de 28 bloques de acciones.

En este escenario, el promuevo de la movilidad no motorizada, en la que la bici es un factor esencial, debería adquirir un papel más relevante del que tiene hoy en día, ayudando a lograr una movilidad más sustentable, con la conectividad entre modos y la seguridad como elementos claves para su desarrollo, conforme recoge el Plan.

Al tiempo que en el campo internacional, aparte de la Estrategia Corredor Europea elaborada por la Federación Europea de Ciclismo (ECF), ha sido aprobado en mayo de 2021 el Plan PanEuropeo de la
Bici, la existencia de una estrategia de campo nacional ha sido una demanda de la comunidad de interesados en la bici desde hace unos años.

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana aspira a que esta forme un punto de cambio en el ahínco general por impulsar la bici en España. De esta manera, desde su aprobación, la sociedad puede localizar un punto de encuentro en esta Estrategia y, sobre todo, hacer de ella un espacio compartido de trabajo colaborativo cara un fin común: conseguir todo el valor público que la bici puede ofrecer.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *