Hace no demasiadas décadas viajar en vehículo significaba gozar con el sonido del motor del vehículo, o bien resignarse a no percibir a los pasajeros por el exceso de estruendos. En cualquiera de los 2 casos los conductores debían vocear para hacerse escuchar sobre ciertas velocidades.

En nuestros días los sistemas multimedia prevalecen en el habitáculo de los vehículos modernos, la alta lealtad es un de los elementos mñás valorados, con lo que cualquier interferencia aerodinámica o bien proveniente de la rodadura de los neumáticos se considera algo muy molesto. Mas aún hay margen para la mejora, conforme los ingenieros de Ford.

La «Estrategia del susurro» de Ford ofrece muchas pequeñas mejoras en el estruendos del vehículo que se aúnan para marcar diferencias, ayudando a hacer los viajes más cómodos y menos cansados para conductores y pasajeros.

Para el nuevo Kuga, Ford examinó elementos generadores de estruendos, desde la suspensión hasta los sellos de las puertas para asistir a localizar formas de optimar el interior del modelo.

Se agregan protectores de sonido ajustados aerodinámicamente bajo el chasis del vehículo que asisten a limitar el estruendos de la carretera y del viento que entra desde el exterior.

Los ingenieros de Ford pasaron un par de años probando más de 70 neumáticos diferentes sobre superficies que iban desde el Tarmac llano hasta el hormigón rugoso y los empiedres, en condiciones húmedas y secas y a una pluralidad de velocidades, para localizar la especificación precisa que sostuviera el estruendos procedente de la carretera al mínimo y que, al tiempo, ofreciese altos niveles de confort y agarre.

Los canales tras los paneles exteriores que dejan el paso de cables y componentes ocultos de una zona a otra son más pequeños y estrechos para limitar el flujo de aire en el chasis.

Conforme Glen Goold, ingeniero jefe de programa de Ford Kuga, su estrategia de susurro «está desarrollada para hacer que los viajes sean lo más sigilosos posible – desde la absorción del sonido por medio de asientos horadados hasta pruebas que implican percibir atentamente los diferentes patrones de sonido creados por docenas de neumáticos diferentes».

La capacidad de conducir sin motor de gasolina o bien diésel deja recorridos más sigilosos. El Kuga Plug-In Hybrid combina un motor de gasolina, un motor eléctrico y un generador, y una batería de ion-litio de 14,4 kWh tornan posibles una autonomía puramente eléctrica con cero emisiones.

Al emplear el modo perfecto de conducción seleccionable EV Now se apaga el motor de gasolina y se nutre el vehículo usando solamente la batería y el motor eléctrico, logrando unos niveles de estruendos dentro de la carretera de tan solo 52 dB(A) en pruebas controladas, lo que equivale al sonido de una llovizna.

Una prueba llevada a cabo por Ford mostró que los ocupantes del nuevo Ford Kuga Plug-In Hybrid experimentan niveles de estruendos interior que son solo un cuarto de los que experimentaban sus abuelos en un Ford Anglia de 1966.

La mayor parte de la gente percibe que un sonido es el doble de fuerte que otro cuando, realmente, es más o menos 10 decibelios más alto.

Fuente: ABC.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *