A Pablo Rivas no le treme el pulso al decir que «las universidades españolas prosiguen formando hasta la data como hace 60 o bien 70 años. O bien mutan a otro género de educación o bien se quedarán sin espacio, y fuera del sistema educativo». Desde entonces tiene sus razones. La pasión que tiene por la tecnología, la internacionalización de la economía y la educación como motor de cambio, le han posicionado como una de las personalidades educativas más influyentes del campo internacional. Ha sido nombrado uno de los 100 líderes económicos del mañana conforme el ranking Economic Leaders For The Future del Instituto Choiseul. Afirmemos que asimismo se aprecia en que, mientras que charlamos, las palabras que más usa son: transformación y evolución.Pablo es CEO de Global Alumni, una de las 5 mejores start-ups del planeta conforme EnlightED. Es la primera EdTech de España encargada de convertir las mejores universidades internacionales y amoldarlas a la cuarta revolución industrial. ¿Qué es lo que significa esto? Nada más y nada menos, que ahora mismo es posible estudiar en las mejores universidades del planeta (ESADE, MIT, CHICAGO BOOTH o bien UCLA…) “rompiendo las barreras del tiempo, del espacio e inclusive del idioma” de forma on line. “Acaba de mudar toda la competencia del ámbito. Ya no es la Universidad Complutense de la villa de Madrid contra la Autónoma de Barna. Ahora es un todos contra todos, en un planeta globalizado, donde el que mejor sea capaz de crear productos, que satisfagan las necesidades de los pupilos, competirá en un libre mercado que ya antes era impensable”, asevera Pablo.La memorización como sistema de evaluación“La educación ha alterado radicalmente. No podemos proseguir enseñando como hace 50 años por el hecho de que el mercado de trabajo no se semeja ni al de hace 10 años”, sentencia Pablo. El CEO está seguro de que la educación, si bien haya subsistido a la primera, segunda y tercera revolución industrial, no lo va a hacer a la cuarta. Uno de los mayores desaciertos, en su entender, es el sistema recio y estandarizado donde prima una obsoleta memorización. «Eso servía ya antes como sistema universal para valorarnos y crear profesionales idénticos. Ahora lo que la gente desea es que los profesionales sean únicos, capaces de hacer cosas diferentes y meditar cosas distintas. La memorización ya no es una habilidad”, agrega.Jesús Martínez Sotomayor, empresario de negocios de base tecnológica, se pregunta: “¿Qué es más esencial, desarrollar una memoria espectacular o bien una inventiva y también creatividad fresca y futurista?”. Con 73 años ya ha efectuado 3 programas con MIT Professional Education en cooperación con Global Alumni: Liderazgo en la Innovación en 2018, Transformación Digital en 2019 y termina de concluir Machine Learning. Lo hizo, según él, para actualizar sus conocimientos en materia de liderazgo y también innovación en las recientes tendencias que cambian la nueva economía. Medró en la temporada donde aprenderse las capitales del planeta, ríos y personajes históricos era un tradicional, no obstante, su opinión es diferente ahora y lejos queda de esa pasada realidad: «La memorización, que asimismo tiene mucho de bueno, ha dejado de ser predominante. El día de hoy cualquier persona con los buscadores web y enciclopedias on line responde más preciso y veloz que con un esmero de memoria».Rivas pone de ejemplo al ámbito público, que siempre y en todo momento valora a sus trabajadores con este sistema por medio de oposiciones. “Es un despropósito proseguir valorando a gente con capacidades que entonces no son de su competencia”, opina. “Tenemos que pasar a un sistema flexible, activo y diligente donde verdaderamente haya que aprender cosas para entonces aplicarlas. Lo que lleva por nombre learning by doing, para verdaderamente hacer, aplicar y aprender a resolver”, plantea.Los nuevos estudiantesQue todos y cada uno de los ámbitos han alterado y se ven impactados por la tecnología sabemos que es una realidad, mas asimismo hay que tomar en consideración que la sociedad cambia con ellos. “Los jóvenes ahora tienen mucha capacidad de absorber información en ambientes rapidísimos donde Google es la enorme enciclopedia mundial. Esto causa que si la manera del consumo de información cambia y la manera en la que aprendemos y nos relacionamos es diferente, las universidades y sus formas de enseñanza asimismo deberían hacerlo”, declara Rivas. Si bien no solo tiene palabras para los adolescentes, asimismo le preocupan las 3 generaciones (de los 60, 70 y 80) que, según él, están en el mercado de trabajo tomando resoluciones, mas sin tener las capacidades o bien conocimientos que requiere la presente revolución. “Sacar a la gente de más de 50 años del sistema laboral es un despropósito, son un tesoro. Hay que reentrenarles y mejorarles. Deben olvidar ciertas cosas que han aprendido, sosteniendo la base sólida de la experiencia, y aprender otras”, asegura.Jesús, que pertenece a este segundo conjunto de generaciones al que hace referencia el CEO, considera que «el día de hoy tener una enorme visión es tan esencial como un profundo conocimiento. Debemos diseñar una estrategia de formación continuada que nos actualice y nos lleve a tener una cultura general con una especialización. Hay que distinguirse en un planeta competitivo».Pablo va más allí y hace referencia a uno de los informes de la Comisión Europea, en el que se asevera que hay quinientos mil de trabajos digitales que no se están cubriendo. «Esto choca cuando se equipara con la todavía alta cota de desempleo que tiene España. Algo falla entre el empleado, el empleador y las universidades que forman a la gente», declara.La nueva educación digitalLa educación digital o bien on line trata de aplicar la tecnología al campo educativo y «deja, entre otras muchas cosas, implantar estas nuevas formas de enseñanza». Rivas pone de ejemplo la hipercustomización, a lo que Jesús suma: «Acepta a los pupilos aprender a un ritmo de aprendizaje individual». Esto, aparte de una larga lista de cosas, entre aquéllas que cabe destacar: nuevos estilos y activas, rotura de barreras temporales (cada uno de ellos estudia cuando puede/quiere), físicas (fin de los desplazamientos) o bien económicas (los costes bajan).Para Pablo lo mejor es la educación Blended learning “porque combina lo mejor de los 2 mundos. Lo bueno de la tecnología por medio de la educación on line y lo mejor de la presencialidad. Al final te da un producto con una serie de atributos que verdaderamente sí que emulan lo que ocurre en una compañía. En consecuencia, estas aprendiendo en un ambiente que contesta verdaderamente a uno profesional”, agrega.El CEO de Global Alumni nos explica por el hecho de que esto último es esencial, tiene claro lo que las compañías demandan el día de hoy en día: continuidad. Para él, el modus operandi tradicional de concluir el instituto, ir a la universidad y hacer un posgrado ha muerto. “A partir de ahora todo será un proceso de mejora continua, como hacemos en la empresa. El trabajador debe imitar o bien empatar como evoluciona su empresa”, explica. Para esto, juega con la ficción: “Hay que estar estudiando de manera continua, por poner un ejemplo uno o bien 2 cursos de actualización o bien reciclaje como cápsula de Matrix de `necesito saber esto, lo adquiero´ y lo vas usando en tu desempeño profesional”, concluye.Jesús añade: “Hoy pesa tanto lo que has conseguido como lo que has estudiado. En materia de educación no hay punto de saturación. Hoy la universidad es permanente y la formación continuada. Solo de esta forma se puede proseguir el ritmo de la sociedad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *