La custodia compartida, crecimiento sin freno

Esta tendencia, cada vez más común ante divorcios o separaciones matrimoniales, ha triplicado sus registros en España la última década

Una de las decisiones más delicadas a la hora de consumar un divorcio o separación matrimonial es la elección de la guarda y custodia de los hijos menores de la pareja. De esta resolución van a depender puntos muy importantes de su vida como su cuidado, educación, domicilio y el tiempo que van a permanecer con cada uno de los progenitores.

En este contexto, la custodia compartida ha irrumpido con fuerza y no para de crecer. Según datos del INE, esta tendencia representa el 33,8% del total de custodias en España. Un dato más que llamativo teniendo en cuenta que en el año 2010 apenas constituía un 10,5%. Los registros se han triplicado en poco menos de una década.

Mientras que en el año 2014, un punto intermedio en la gráfica elaborada por el Instituto Nacional de Estadística, tan sólo uno de cada cinco divorcios con hijos conllevaba custodia compartida, en la actualidad la cifra ha aumentado hasta rozar los 35.000 divorcios con hijos que se resuelven con este régimen. Una de cada tres parejas opta por esta resolución.

¿Cómo se explica este crecimiento?

A este repunte han contribuido distintos factores. El propio Tribunal Supremo en una sentencia del 29 de abril de 2013 afirma que “esta no es una medida excepcional, sino que al contrario, habrá de considerarse normal e incluso deseable, porque permite que sea efectivo el derecho que los hijos tienen a relacionarse con ambos progenitores, aún en situaciones de crisis”.

Asimismo, cada vez más especialistas en derecho de familia sitúan la custodia compartida como la opción más favorable para los intereses y el óptimo desarrollo del menor. No obstante, esta opción no excluye a la custodia monoparental, que sigue predominando como la tendencia más común a nivel nacional.

De hecho, en las separaciones de parejas con hijos menores la custodia fue monoparental en el 65,8% de los casos. En un 61,6% recayó sobre la madre, mientras que en el 4,2% fue adjudicada al padre. El 0,4% restante lo componen los casos donde otras instituciones o familias tuvieron que asumir el cuidado.

Opción preferente en algunas comunidades autónomas

El crecimiento de este régimen también se debe a que varias comunidades autónomas han elaborado sus propias leyes forales para establecer la custodia compartida como la opción preferente. Este es el caso de Cataluña, Navarra y País Vasco, donde la custodia monoparental va siendo cada vez menos frecuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *