En algún instante de nuestras vidas todos nos hemos preguntado, o bien cuando menos hemos oído a alguien consultar, ¿para qué valen las matemáticas? Actualmente es más que claro que las matemáticas son realmente útiles en muchos aspectos de nuestras vidas; comunicaciones, seguridad, meteorología, predicción de casos de Covid-19, y un muy largo etc. forman una buena muestra de ello.

Mas por otro lado hemos de ser siendo conscientes de que la matemática es una disciplina científica que tiene asimismo un componente teorético enorme. Solo por ejemplo los matemáticos son capaces de trabajar con números reales como el siete o el –3 mas podemos trabajar asimismo con el término de infinito o bien con espacios m-dimensionales en los que ni tan siquiera tenemos por el hecho de que fijar o bien conocer la dimensión del propio espacio.

Lothar CollatzPor todo ello, y debido al carácter teorético que asimismo tienen las matemáticas, a veces, brotan inconvenientes o bien preguntas que solamente se pueden enmarcar en las matemáticas y que no responden a ningún género de situación relacionada con el planeta real. La conjetura de Collatz es uno de esos inconvenientes.

La conjetura de Collatz fue enunciada por el matemático alemán Lothar Collatz (1910-1990) (fotografía anexa) y para enunciarla precisamos acotar la secuencia de Collatz de un número.

Tomemos un número natural cualquiera, el dos, el 54, el 17, el 20983, … si dicho número es par, lo dividimos entre 2, y si es impar lo multiplicamos por tres y le sumamos 1; esto es, si nuestro número es n hacemos

Al repetir este proceso conseguimos la secuencia de Collatz de tal número. Por poner un ejemplo, tomemos el número 13, teniendo presente lo precedente, su secuencia de Collatz es la siguiente:

Conocido lo que es la secuencia de Collatz de un número, la conjetura enunciada por Lothar Collatz establece lo siguiente:

Si tomamos un número natural cualquiera su secuencia de Collatz acaba llegando siempre y en todo momento al número 1.

Por ejemplo, si tomamos el número cinco, su secuencia de Collatz es la siguiente:

y llega a 1. Mas, ¿va a ser esto cierto para todo número natural?

Se puede revisar que, de hecho, si tomamos diferentes números naturales su secuencia de Collatz llega a 1. No obstante, como vimos en el artículo «La demostración matemática o bien de qué forma llegar a la verdad constante y eterna de los teoremas», una comprobación en múltiples o bien aun muchos ejemplos no forma una demostración del caso general.

A doce de pruebas que se hagan sobre múltiples números, uno se da cuenta velozmente que el que la sucesión, acabe antes o bien después, no depende del tamaño de n. Así, por ejemplo, partiendo de n = 27 (un número bajo), se termina en el 1 al cabo de 112 iteraciones, llegando a alcanzarse el valor 9232:

27, 82, 41, 124, 62, 31, 94, 47, 142, 71, 214, 107, 322, 161, 484, 242, 121, 364, 182, 91, 274, 137, 412, 206, 103, 310, 155, 466, 233, 700, 350, 175, 526, 263, 790, 395, 1186, 593, 1780, 890, 445, 1336, 668, 334, 167, 502, 251, 754, 377, 1132, 566, 283, 850, 425, 1276, 638, 319, 958, 479, 1438, 719, 2158, 1079, 3238, 1619, 4858, 2429, 7288, 3644, 1822, 911, 2734, 1367, 4102, 2051, 6154, 3077, 9232, 4616, 2308, 1154, 577, 1732, 866, 433, 1300, 650, 325, 976, 488, 244, 122, 61, 184, 92, 46, 23, 70, 35, 106, 53, 160, 80, 40, 20, 10, 5, 16, 8, 4, 2, 1.

Sin embargo, para n = 1221, en 39 pasos se alcanza la unidad:

1221, 3664, 1832, 916, 458, 229, 688, 344, 172, 86, 43, 130, 65, 196, 98, 49, 148, 74, 37, 112, 56, 28, 14, 7, 22, 11, 34, 17, 52, 26, 13, 40, 20, 10, 5, 16, 8, 4, 2, 1.

Si nos fijamos en los ejemplos descritos (y en los que el lector haga), terminar en la unidad es equivalente a «caer» en el ciclo

Y se han probado ya con varios miles de millones de números, e indefectiblemente siempre acabamos en el 1. Pero, ¿garantiza eso que siempre es así para cualquier número por enorme que sea?

Pues en verdad no, y por eso para la comunidad matemática, si no hay una demostración general, no hay nada que hacer: seguirá siendo una conjetura.

Collatz se interesó por las iteraciones sobre los números enteros, que representaba mediante grafos. Hacia 1937 plantea este problema y lo expone en varios seminarios. En 1952, en Hamburgo, explica el problema a Helmut Hasse (1898 – 1979), matemático alemán que trabajó, entre otros asuntos, en teoría algebraica de números.

(Hasse fue quien reemplazó a Hermann Weyl en la Universidad de Gotinga en 1934. A modo de curiosidad, casi siempre se habla de los científicos o bien personalidades relevantes destacando sus valores humanos, sus compromisos sociales, su progresismo, etc., pero también los hay, como no podía ser de otro modo, de ideas más extremistas. En este caso, Hasse fue un nacionalista de ultra-derecha que solicitó su admisión en el partido nazi en 1937, aunque le fue denegado al tener antepasados judíos).

Posteriormente, Collatz lo plantea en una conferencia impartida en la Universidad de Siracusa (Nueva York), razón por la que el problema adopta también este nombre, conjetura de Siracusa. Paralelamente, el matemático polaco Stanislaw Ulam (1909 – 1984), uno de los participantes en el proyecto Manhattan, trabaja sobre ella en el Laboratorio Nacional de Los Álamos. En la década de 1960, el problema es asimismo difundido y trabajado por el matemático Shizuo Kakutani (1911 – 2004) en las Universidades de Yale y Chicago. Kakutani es autor de un teorema de punto fijo que generaliza al de Brouwer, y que permitió la prueba de la existencia del Equilibrio de Nash en teoría de juegos. En esos años sesenta, en plena guerra fría, se corrió el rumor de que la conjetura de Collatz era parte de un complot soviético para frenar otras investigaciones de mayor calado de los EE.UU.

En 1996, Bryan Thwaites estableció un premio de 1.000 dólares para quien lograra resolver la conjetura. (Cada dos años, el IMA, Institute of Mathematics and its Applications, otorga el premio Lighthill-Thwaites al mejor trabajo en matemática aplicada; su denominación alude a sus primeros presidentes, los profesores británicos Sir James Lighthill y Sir Bryan Thwaites). De este modo pues, como una particular Trinidad, esta conjetura (que tiene diferentes variantes y generalizaciones) es conocida indistintamente al menos con tres denominaciones: conjetura de Collatz, conjetura de Siracusa y conjetura 3n + 1.

Collatz fue una persona muy inquieta y con una enorme vitalidad (falleció cuando se encontraba en un Congreso en el que iba a dar una conferencia). Sus intervenciones públicas, y dio muchas, eran siempre todo un acontecimiento. Defensor acérrimo de la matemática aplicada, también son interesantes dos de sus pasiones: la matemática recreativa (inventó varios juegos y también ideó un montón, conocidos por Collatz Problems, fáciles de entender, pero bastante complicados de resolver), y los llamados «ornamentos geométricos». Bajo este nombre se engloban todos los adornos utilizados en Arquitectura y Artes decorativas a los que se puede dar una estructura geométrica.

Desarrolló además un sistema propio para caracterizarlos. En uno de sus últimos artículos sobre este tema, abordaba los ornamentos definidos implícitamente a través de valores absolutos. Como consecuencia de este asunto, visitó un gran número de catedrales en todo el mundo buscando nuevos patrones y formas que luego describiría matemáticamente.

Sobre la conjetura de Collatz, se han propuesto diferentes demostraciones, entre ellas una de Peter Schorer en 2009, mas de momento ninguna ha sido admitida como satisfactoria por la comunidad matemática. En el artículo se describe de qué forma se halla la investigación hoy día, por si acaso alguien se anima…

Víctor M. Manero es maestro de la Universidad de Zaragoza y miembro de la Comisión de Divulgación de la Real Sociedad Matemática De España (RSME).

Alfonso Jesús Población Sáez es maestro de la Universidad de Valladolid y miembro de la Comisión de Divulgación de la Real Sociedad Matemática De España.

El ABCdario de las Matemáticas es una sección que brota de la cooperación con la Comisión de Divulgación de la RSME.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *