Josu Urruticoechea consiguió evitar a la Justicia a lo largo de 17 años. Por último, en mayo de 2019 fue detenido en los Andes franceses con la cooperación incalculable de la Guarda Civil. Un respiro para sus víctimas que, no obstante, ha durado poco. Por el hecho de que el día de ayer, el exnúmero uno de ETA abandonó la prisión parisina de la Santé rumbo cara un en el centro piso en el que radicará de ahora en adelante bajo control judicial. Las prácticamente 2 décadas de lucha para darle caza, lamentan desde la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), se han hecho «añicos».

«No podemos entender de qué forma recibe un trato conveniente mientras que nuestros fallecidos siguen en sus tumbas, de donde jamás saldrán», denunció por medio de un comunicado la asociación que encabeza Maite Araluce, que agregó que tampoco se comprende que haya que dar contestación a «todos los que ahora demandan una humanidad que jamás tuvieron».

Ternera había pedido desamparar el centro penitenciario de la Santé debido a su estado de salud, súplica que fue escuchada y admitida por el Tribunal de Apelación de la ciudad de París. Hace unos años el etarra anunció que sufría un cáncer, lo que conforme su defensa se aúna a otras enfermedades de diversa gravedad. Los abogados apelaron a que en el centro penitenciario parisino se han detectado múltiples casos de coronavirus.

La resolución de la Justicia francesa dejará al sanguinario etarra, encausado entre otros muchos crímenes por el atentado de la Casa Cuartel de Zaragoza en 1987, pasar a un régimen de arresto domiciliario. Va a vivir en el domicilio de una maestra de la Escuela Nacional Superior (ENS) residente en la ciudad de París. Allá seguirá con sus estudios universitarios con la previsión de inscribirse el próximo curso en tercero de Historia en la Sorbona.

También, va a poder salir hasta 7 horas a la calle con total libertad -2 por la mañana y 5 por la tarde- con la única condición de no desamparar el país y de llevar consigo una pulsera telemática. De infringir cualquiera de las reglas que se les han impuesto, retornaría a la prisión.

«Que no se vuelva a fugar»
Un «trato favorable», lamenta la AVT, que ha provocado que ciertas víctimas llegasen aun a precisar asistencia por la parte de su Departamento Psicosocial. En todo caso, una vez ratificada la resolución de los jueces, la asociación se resigna a solicitar que «se cumplan todas y cada una de las medidas precisas a fin de que Josu Ternera no se vuelva a fugar», como ya ocurrió anteriormente. «Las víctimas del terrorismo solo demandamos justicia. Justicia a la que tiene derecho cualquier ciudadano», sentencia.

Lo mismo demanda el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite). Desde la asociación de Consuelo Ordóñez resaltaban el día de ayer dado este periódico que jamás cuestionan «las resoluciones judiciales, agraden o bien no». En todo caso, apuntaron que lo esencial es que las autoridades francesas no dejen al terrorista escapar, y recordaron que está reclamado «por gravísimos delitos en España».

En concreto, la Audiencia Nacional mandó 2 reclamaciones de extradición y otras 2 euroórdenes contra Ternera. Francia rechazó este julio una de ellas, referente a delitos de lesa humanidad, mas sí atendió la demanda por la participación del etarra en el atentado de la Casa Cuartel de Zaragoza, en el que murieron 11 personas.

Quedan pendientes otras 2 causas por financiación de la banda por medio de las «herriko tabernas» y por el homicidio del exdirectivo de Michelin Luis Miguel Hergueta.

Marlaska solicita la extradición
Al respecto, el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, expresó el día de ayer su deseo de que se resuelvan las órdenes de detención que pesan sobre el exlíder de ETA a fin de que sea extraditado. En declaraciones a los medios a lo largo de una visita a un centro de atención a víctimas de trata, el líder socialista expresó su respeto por las resoluciones judiciales, y valoró la tarea de las Fuerzas de Seguridad españolas y de la Gendarmería francesa en la atrapa de Ternera.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *