Kim Kardashian lo ha vuelto a hacer. La socialité está en boca de todos y no exactamente por un buen motivo. De nuevo, su negocio, que engloba diferentes áreas de producción -productos cosméticos, accesorios, o bien ropa interior- ha vuelto a producir polémica tras arrancar, como tantos negocios alrededor del planeta, la fabricación de mascarillas.

Específicamente, ha sido por medio de su marca Skims, dedicada a la producción de fajas, la escogida para patrocinar el producto cuya primera tanda sacada en venta se agotó en apenas 24 horas. En lo que se refiere a las mascarillas en sí, ninguna particularidad. Se trata de estampados planos en tonos nude, desde el más claro al más obscuro, para ajustarse a cualquier clase de piel, las tonalidades por antonomasia que emplea la socialité en sus marcas.

«Mascarillas Skims en cinco colores en skims.com. Adquiera cuatro por 25 dólares estadounidenses ahora y disfrute del envío sin costo en pedidos nacionales, hasta fin de existencias. Para respaldar los sacrificios de trabajo de ayuda para la lucha contra el Covid-19 y asistir a resguardar a los que están en primera línea, SKIMS está donando 10.000 máscaras faciales sin costura a nuestros asociados caritativos», anunciaban en las redes sociales de la marca.

Ver esta publicación en Instagram

To support the COVID-19 relief work efforts and help protect those on the frontline, SKIMS is donating 10,000 Seamless Face Masks to our charitable partners to whom $1 million has also been distributed. Learn more about each organization and how you cánido donate in our IG Highlight titled “COVID-19 Relief”

Una publicación compartida de SKIMS (@skims) el

Este codiciado producto, sumado al tirón que tienen las Kardashian en ha nivel mundial, ha hecho que la venta sea un éxito. No obstante, la verdad es que de poco sirven estas mascarillas, más que de accesorio, puesto que no cumplen con las normativas establecidas por la OMS y no están homologadas, con lo que no evitan el contagio y lo único que ofrecen es una falsa protección.

En todo caso, pese al aluvión de críticas recibidas, la mujer de Kanye West ya ha anunciado que restituirán el stock próximamente para dar contestación a la demanda de sus clientes: «Lamentablemente, las máscaras faciales Skims se han agotado ya, mas trabajamos con nuestro asociado local en la ciudad de Los Ángeles para generar más lo más veloz posible. El próximo lote va a estar libre la semana próxima. Únete a la lista de espera para percibir más detalles próximamente, y le agradecemos su apoyo».

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *