En poco tiempo hemos pasado o bien pasaremos de charlar de octanos, diésel y gasolina a referirnos a la potencia y velocidad de carga de los puntos donde deberemos repostar con nuestros vehículos electrizados.

Alén de las emisiones de CO2 y de las facturas de las eléctricas, asimismo deberemos habituarnos a saber qué género de cargador es el capaz para nuestro vehículo. Para facilitarnos las cosas desde Peugeot nos han facilitado un glosario de términos en los que se recogen los aspectos básicos de un vehículo electrizado.

Una de las palabras que más vamos a emplear es «autonomía». Se define como la distancia que podemos recorrer con la energía amontonada en un vehículo. En la práctica hay múltiples factores que influyen en la autonomía, como la velocidad, la demanda de aceleración, la carga, la orografía o bien la temperatura del entorno.

Deberemos estar asimismo atentísimos a la palabra «cargador», el puesto de recarga de energía, suministrada desde la red eléctrica, al que se enchufa el vehículo. Los cargadores pueden dar la energía en corriente alterna, con potencia de entrega baja, o bien en corriente continua con alta potencia de entrega -«cargador veloz» -. Cuanto mayor potencia tiene el cargador, más rápido recarga la batería del vehículo, mas más preparada debe estar la red eléctrica que provee la energía, la toma de energía del vehículo y las baterías.

Corriente eléctrica es el flujo de electricidad que recorre un determinado material. Se trata de un movimiento de electrones por medio de un circuito cerrado. La cantidad de electrones que se mueven por segundo es la intensidad que se mide en Amperios (A). El flujo de la electricidad una parte del polo negativo (sobran electrones), al polo positivo (faltan electrones) de un acumulador de energía (la batería del vehículo).

«Amperio» (A), una unidad básica que mide la intensidad de la corriente eléctrica. El amperio no mide la cantidad de carga eléctrica, sino más bien la velocidad a la que esta fluye. El número de amperios que pasa por una corriente lleva por nombre intensidad eléctrica o bien amperaje. Del mismo modo que sucede con el segundo, el kilogramo de peso o bien el metro de longitud, es una medida consensuada basándonos en unos factores, cuya definición técnica se estableció en la Conferencia General de Pesas y Medidas de 1948.

No se debe confundir con «Amperio hora» (Ah), que es una unidad de carga eléctrica. Mide la cantidad de carga eléctrica que pasa por los terminales de una batería. Más en concreto, un amperio-hora es la cantidad de electricidad que atraviesa un conductor por el que circula una corriente continua de un amperio, en una hora de tiempo.

El Kilovatio (kilovatio) es una unidad de potencia equivalente a 1.000 vatios. Es una magnitud de potencia del sistema internacional utilizada en el planeta del vehículo para delimitar la potencia de cualquier fuente de potencia (motores, baterías…). En la homologación de automóviles se trabaja con kW, si bien el público está más habituado a tratar con caballos de potencia (CV). 1 kW equivale a 1,36 CV.

Otra palabra es el «Kilovatio hora» (kWh), una unidad de medida de energía que equivale a mil vatios-hora y que refleja la cantidad de energía que puede trasferir una batería, así sea suministrándola al motor o bien recibiéndola de un cargador. Refleja una potencia en un periodo de tiempo y equivale a la cantidad de energía precisa para sostener en funcionamiento un dispositivo de 1.000 vatios a lo largo de una hora. El kWh se emplea para reflejar la capacidad de la batería del vehículo, de este modo para calcular el tiempo máximo de recarga, conforme la potencia de recarga.

Un tercer término relacionado es «Kilovatio hora cada 100 kilómetros« (kWh/100 km), una medida estandarizada para reflejar el consumo de energía de un vehículo eléctrico, de igual modo que en uno de combustión se emplean los litros cada 100 quilómetros.

Por último hay que mentar el «Voltio» (V), que se define como una magnitud de potencia, que se puede delimitar técnicamente como la diferencia de potencial eléctrico entre 2 puntos. O sea, la fuerza que puede ejercer el flujo eléctrico, asimismo llamado tensión eléctrica. En su definición tradicional, es la diferencia de potencial durante un conductor en el momento en que una corriente de un amperio consume un vatio de potencia. En los vehículos eléctricos y también híbridos enchufables interesa saber que hay 2 circuitos eléctricos. El primero, de baja tensión -de 12 V o bien de 24 V- con una batería usual para los elementos secundarios, como los elevalunas, radio, asientos eléctricos o bien el iluminado. El segundo, de alta tensión, que manda la energía de las baterías de tracción al motor eléctrico y puede tener desde 48 V hasta 500 V.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *