El día 21 se forma el Pleno del Congreso de los Miembros del Congreso de los Diputados y, en consecuencia, la Mesa que dirigirá la Cámara Baja a lo largo de toda la legislatura. Uno de los primeros temas que deberá solucionar va a ser la capacitación de los conjuntos parlamentarios. Conforme el Título II del Reglamento del Congreso, los diferentes conjuntos van a deber darse de alta en los 5 días siguientes a la constitución de la cámara. Siguiendo la normativa, Socialistas, Populares, Ciudadanos, Podemos y PNV dispondrán de conjunto propio pues tienen los miembros del Congreso de los Diputados precisos o bien cumplen el mínimo del 15% de votos en las circunscripciones en las que se han presentado. El Conjunto Mixto va a quedar formado por Alianza Canaria, Navarra Suma, Partido Regionalista de Cantabría, Compromís y Bildu. La capacitación abertzale firmó un pacto de cooperación parlamentaria con ERC que podría implicar la integración de las 2 fuerzas en un solo conjunto parlamentario. No obstante, fuentes de ERC aseveran que no está prevista la integración en un solo conjunto, por lo menos en el Congreso, si bien sí una estrategia política conjunta. Los republicanos consiguieron 15 miembros del Congreso de los Diputados, el mínimo demandado, y superan el 15% en las 4 circunscripciones catalanas, la otra demanda requerida para formar conjunto parlamentario. Así las cosas, el Mixto va a estar formado por 10 miembros del Congreso de los Diputados. La cuestión es saber dónde se situarán los 7 miembros del Congreso de los Diputados de Junts per Catalunya. La capacitación dirigida por Puigdemont consiguió 7 escaños y un 12,05% de votos en el conjunto de las 4 provincias catalanas. Esto es, no cumple ningún requisito para conseguir un conjunto propio. Sólo en Lleida -20,73%- y Gerona -22,44%- superaron la barrera del 15%, al tiempo que en Barna -10,13%- y Tarragona -12,25%- quedaron muy por debajo. En 2016, el entonces líder de la derecha nacionalista, Francesc Homs, procuró conseguir conjunto negociando con el Partido Popular. De hecho, los nacionalistas catalanes votaron a Ana Pastor como presidente del Congreso y los populares eran tendentes a facilitárselo. No obstante, los sucesos que se registraron en Cataluña en aquellas datas terminaron con la posibilidad y el aún PDeCAT terminó en el mixto. Su solicitud a la Mesa no prosperó por el voto contrario de Ciudadanos y la abstención de Podemos, Partido Popular y Partido Socialista. En esta legislatura, Junts per Catalunya corre exactamente la misma suerte y terminará en el Conjunto Mixto, que va a estar formado por 17 miembros del Congreso de los Diputados, que deberán repartirse comisiones, tiempo de intervención y recursos. El presente conjunto parlamentario catalán no guarda relación con el que vimos en la pasada legislatura. Solo Sergi Miquel, miembro del Congreso de los Diputados por Gerona, repite escaño y lo podría hacer asimismo Ferràn Bel, aún secretario de organización del PDeCAT, una vez Josep Rull deje su acta pues no está previsto que el Supremo le deje ejercer. Quizá por esta escasa similitud, la presente dirección de JxC no ha contactado con el resto de fuerzas políticas para tantear la posibilidad de crear su conjunto. Es más, fuentes próximas a JxC apuntan que su estrategia en la villa de Madrid “no está en esta onda” y “pasan” de tener una voz propia pues se ubican más “en la onda Waterloo”, en referencia a Puigdemont. Fuentes consultadas por LA RAZÓN confirman que JxC no se ha dirigido a los conjuntos parlamentarios. Los socialistas además de esto sostienen una enorme equidistancia con los independentistas catalanes por la designación pendiente de Miquel Iceta como miembro del Senado. El líder socialista catalán ha dicho por activa y por pasiva que “no van a negociar nada” a cambio de su designación. Situación que el día de ayer volvió a aprobar a este diario. Desde el PSC repercuten en esta idea “si desean cosas que dependen del Partido Socialista, deben charlar con el PSOE”. Si JxC al final se dirige a la Mesa, sus posibilidades son escasas para logar conjunto propio. Los socialistas no están por la tarea, Podemos se abstuvo hace 3 años, y ahora cosecharían los votos contra Partido Popular y Ciudadanos. No solo no cumple ni uno solo de los requisitos del Reglamento del Congreso, sino tiene en contra a todos y cada uno de los conjuntos parlamentarios con presencia en la Mesa de la Cámara Baja. Como conclusión, JxC deberá lidiar en un Conjunto Mixto abundante y complejo. No van a ser relevantes pues sus votos no son precisos y su voz va a quedar diluida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *