Rosa ÁlvarezLEÓN
Actualizado:09/06/2021 08:49h
Guardar

Mandar nueva por mail
Tu nombre *
Tu mail *
Su mail *

Noticias relacionadas

Reabre el Parador San Marcos de León con categoría «gran lujo»
De esta manera es el «nuevo» hostal de San Marcos que reabrirá en el último mes del año tras 3 años de obras
Un acto en el Parador de San Marcos de León sirvió el día de ayer para echar la vista atrás, para rememorar los años en los que este hotel,
el día de hoy de categoría «gran lujo», no recibía turistas, sino más bien presos. Tras sus muros ocurrieron «calamidades» y sus ocupantes compartieron «sangre, sudor y lágrimas». San Marcos fue un campo de concentración a lo largo de la guerra civil de España y el último superviviente de esta temporada, Josep Sala, de 101 años, volvió a cruzar sus puertas este martes para participar en un sentido ejercicio de «memoria», de homenaje a los más de 20.000 presos que, como , estuvieron encerrados en este edificio en algún instante de sus vidas.
Desde su experiencia, Sala lanzó un mensaje a los presentes líderes, a los que recomendó actuar con «cordura y sensatez», pues «si una guerra es aciega, una civil es tremenda. Lo peor que puede pasar en un país es una guerra civil», afirmó. Intentando eludir que se repitan fallos pasados hizo extensibles sus palabras a «la gente joven y a las generaciones venideras», a fin de que sean siendo conscientes de que «las guerras no llevan a ningún sitio».
Josep Pla, al lado de José Luis Rodríguez Zapatero – ICALTras un mes recluido en San Marcos, entre julio y agosto de 1936, el abuelo del expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, fue fusilado en Puente Castro. Para contar su historia y honrar la de quienes compartieron afín destino, el exdirigente tampoco faltó a este homenaje. Su abuelo tenía solo 43 años cuando se despidió de su familia con una nota: «Moría inocente y perdonaba» y solicitaba a los suyos que perdonaran asimismo pues «su único credo consistía en un ansia infinita de paz», aseveró Rodríguez Zapatero, quien resaltó que «no hay historia sin memoria y no hay democracia sin recuerdo justo». «Vuestra dignidad no fue en vano, vuestra memoria está en nosotros y en los valores de la democracia, de la reconciliación y de España», aseveró en su visita a su urbe natal con el deseo de que la nueva Ley de Memoria Democrática «pueda cumplir el propósito de tener un censo nacional con todas y cada una de las personas que padecieron víctimas de la dictadura y la guerra».
Óscar López, presidente de Paradores, valoró este acto como un reconocimiento a quienes como Sala «vivieron lo que vivieron en estas 4 paredes». «En Paradores no se oculta» y para «poner en valor la España de hoy» consideró preciso tener este recuerdo. Además de esto, la red hotelera ha preparado un ‘podcast’ y pondrá unas placas conmemorativas que «explican con toda trasparencia la historia» del Hostal.
Junto a ellos estuvieron presentes en este acto el versista Antonio Gamoneda, que recalcó que «hay una España trágica que aún extiende su sombra sobre nosotros»; el asimismo versista y directivo del Instituto Cervantes Luis García Montero, que donará libros a la biblioteca de San Marcos y que re refirió a la democracia como «una forma de comprender el orden al servicio de la convivencia y la hospitalidad y no al servicio de la represión», o bien los escritores y cronistas Carlos Hernández y Olga Rodríguez. Para el primero este martes se dio «un paso más» para «conocer la historia real de San Marcos, bien conocida en León mas muy ignota en el resto de España», al paso que la segunda hizo hincapié en que «la reivindicación de las víctimas mejora un país» que sería «indigno» si «nadie hubiese luchado contra el golpe de estado».
Ver los
comentariosTemas

España (País)
José Luis Rodríguez Zapatero
Antonio Gamoneda
Guerra civil de España 1936-1939
Democracia
Paradores Nacionales

Comentarios

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *