Las autoridades de Arizona, en U.S.A., estudian el empleo de una pistola Taser para reducir a un hombre que tenía en brazos a un bebé de solo un año. El percance tuvo lugar el pasado 15 de julio en Arizona, en el momento en que un conjunto de oficiales del Departamento de Policía de Tempe respondió a una llamada de violencia familiar. La secuencia de lo ocurrido fue rodada desde la cámara de uno de los policías.
La mujer del supuesto atacante, llamado Ivaughn Oakry, había llamado a urgencias para denunciar que era víctima de violencia familiar y la Policía no tardó en llegar al domicilio. Las imágenes muestran como es el hombre quien abrió la puerta a los agentes. Entonces los policías entraron en la casa y sostuvieron una discusión con él para demandarle que pusiese sus manos sobre la cabeza.

data-YouTube-vid>

Él no accedió. “Hermano, no puedes estar aquí”, les afirmó a los agentes. La discusión prosiguió y pronto el hombre decidió tomar en sus brazos a uno de sus 4 hijos de apenas un año. Es entonces cuando la discusión cambió de rumbo y los policías empezaron a demandar que soltase al bebé. Frente a la negativa y tras múltiples minutos llegó el resultado de la polémica.

En el vídeo se ve como los agentes rodean a Oakry y prueban de reducirlo con un templado forcejeo. Él no accede y uno de los policías, Ronald Kerzaya, le dispara. Se cae al suelo, colapsado por los efectos de la pistola eléctrica, y un agente recoge al pequeño mientras que los otros esposan al sospechoso. “Todo lo que debías hacer era soltar al niño”, le afirmó un oficial. “Esto hubiese sido considerablemente más fácil”, añadió. En el vídeo original, de unos 14 minutos, se puede ver de qué forma una oficial de policía toma al bebé y se lo entrega a su madre, que estaba presente a lo largo de la escena.

La policía defiende que la pistola paralizante no lesionó ni hizo contacto con el pequeño

Como resultado, Ivaughn Oakry fue detenido y acusado de una agresión menor y de poner en riesgo a sus hijos. No obstante, los cargos más tarde fueron retirados. Mientras, la familia ha denunciado que la electricidad de la pistola afectó al pequeño.
El Departamento de la Policía de Tempe, por su lado, defiende que la pistola paralizante no lesionó ni hizo contacto con el pequeño que el sospechoso mantenía y que el dispositivo no “conducía energía” cara el pequeño a través del cuerpo de Oakry.

“Estos pequeños inocentes y su madre fueron puestos en riesgo por el sospechoso”

Sylvia Moir
Jefe del Departamento de la Policía de Tempe

La jefe del departamento, Sylvia Moir, resaltó a lo largo de una rueda de prensa que el pequeño no resultó herido y que no existen patentizas de que este fuera perjudicado por los proyectiles de la pistola eléctrica. “Estos pequeños inocentes y su madre fueron puestos en riesgo por el sospechoso. Y cualquier sugerencia de que alguien más que no sea el sospechoso ponga en riesgo a la gente es irresponsable”, afirmó a lo largo de la conferencia.
Las autoridades asimismo defienden que los oficiales tenían derecho a entrar en la casa “para resguardar a esos pequeños y realizar un control de bienestar”. No obstante, estudian si el empleo de la pistola Taser fue conveniente para reducir a este sospechoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *