No cabe duda de que los efectos conjuntos de los cambios tecnológicos y la urgencia climática convertirán nuestros modelos de organización públicos y privados, nuestras forma de consumo, vida social, biodiversidad, hábitat y nuestra identidad. El ámbito de la inversión debe contribuir de forma activa a este cambio, puesto que supone tanto una necesidad como una ocasión. Estamos persuadidos de que, integrando los criterios medioambientales, sociales y de gobierno corporativo en nuestras resoluciones de inversión, contribuiremos de forma positiva a este cambio. Las autoridades públicas aciertan al sumarse. La Comisión Europea, por poner un ejemplo, trabaja en la definición de un sistema de clasificación o bien «taxonomía» de las actividades económicas consideradas «sostenibles desde el punto de vista medioambiental» para los inversores, para orientar mejor los flujos financieros.

Si un fondo quiere invertir en las compañías líderes del futuro, como es la meta de ODDO BHF Avenir Europe, la sostenibilidad debe comprenderse en un sentido más extenso, no únicamente financiero. La meta financiero de ODDO BHF Avenir Europe es asistir al desarrollo de empresas prometedoras hasta transformarse en vencedores globales. El proceso de inversión se fundamenta en esta idea, con un enfoque bottom up puro, sin cortes de estilo ni apuestas macroeconómicas, para producir una rentabilidad en un largo plazo durante los ineludibles ciclos económicos. El equipo de administración de la cartera escoge entre aquéllas que, conforme su análisis, son las mejores empresas de su clase en cada temática. Las compañías que procuran tienen un alcance global, pueden autofinanciar su desarrollo y prosiguen siendo rentables aun en una recesión.

Exclusiones sectoriales
Para contestar a las demandas de objetivos de inversión sustentables, ODDO BHF Avenir Europe asimismo ha aplicado exclusiones sectoriales en su proceso de inversión desde 2003. Jamás hemos invertido en tabaco, alcohol, juego, lignito o bien energía nuclear y siempre y en toda circunstancia hemos eludido empresas discutidas y empresas cuyas prioridades de los directivos y accionistas no se ajustaban a nuestras convicciones. Este enfoque se formalizó en el folleto con criterios ESG específicos en 2019. El fondo prosigue un riguroso proceso de integración ESG con exclusiones, construcción de la cartera y diálogo con las compañías. Aparte de las exclusiones sectoriales frecuentes y las nuestras, descartamos de nuestro cosmos de inversión a las compañías una baja calificación ESG, que suponen por lo menos el 20% de las compañías de nuestro cosmos de inversión en Europa.

Pascal Riégis, gestor del fondo ODDO BHF Avenir Europe y Co-Directivo de Renta Variable Esencial en ODDO BHF Asset Management.Al edificar la cartera, nuestro modelo ESG propio da una calificación a cada empresa, lo que afecta a la cartera final, puesto que no puede haber más de un 10% de empresas con un peligro ESG elevado. Además de esto, se sostiene un diálogo sistemático entre el equipo de administración del fondo y las compañías con peores calificaciones. El fondo retirará su inversión si no hay resultados positivos tras 18 a 24 meses. De las compañías que cumplen los requisitos, no invertimos más del 10% de la cartera en acciones con la calificación ESG más baja (o sea, 1 de una escala de 1 a cinco). Si invertimos en alguna empresa de esta manera, entablamos de forma sistemática un diálogo con ella y, en el caso de no ver avances en un plazo de 18 a 24 meses, vendemos la situación.

Cuestiones sociales y de gobierno corporativo
La integración de criterios ESG rigurosos en un proceso de inversión forma un genuino reto. Las cuestiones ESG no son blanco o bien negro. Existen muchas zonas grises en las que los inversores deben ejercer un criterio independiente. Los participantes del mercado se han enfocado en las cuestiones medioambientales, debido a que el cambio climático prosigue siendo probablemente la mayor amenaza para la economía de medio en un largo plazo. Siempre y en todo momento hemos apoyado las cuestiones sociales y de gobierno corporativo que son esenciales para examinar las compañías conforme con criterios ESG. La crisis de la covid-19 ha vuelto a poner en el foco las cuestiones sociales. Pensamos que los inversores van a prestar más atención a la manera en que la compañía se prepara para administrar escenarios extremos, para administrar su cadena de suministro, sus empleados y su predisposición para trabajar de forma digital. El mercado no aguardaba una crisis sanitaria de esta clase, mas ha entendido que la próxima podría ser afín o bien aun peor, debido a los inconvenientes climáticos. De ahí que, los criterios ESG han llegado para quedarse y van a determinar la administración y la rentabilidad de ODDO BHF Avenir Europe en el futuro próximo.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *