12 DE ENERO DE 2020 N.º 90 CIBERSEGURIDAD Defensa colectiva en una red que es una aplicación P. dos y tres CES 2020 El meteorito del 5G llega: la ‘intelligence of things’, sí P. cuatro y cinco A FONDO En pos de ‘fintech’ para ampliar la banca P. seis y siete renovadores.inndux.com SALUD La tecnología patentada de la catalana Molomics integra la inteligencia humana colectiva con la artificial para apresurar y progresar la calidad de los compuestos contra esta enfermedad neurodegenerativa Los 3 fundadores de la compañía Molomics, situada en el Parc Científic de Barna. M ás de 10 millones de personas perjudicadas en el planeta y ninguna cura. El propósito no puede ser más claro: frenar el pár- kinson.Aunquehoyesposiblecon- trolar muchos de sus síntomas con la medicación actual, ninguno es capaz de bloquear su avance. La compañía españolaMolomics ha to- mado la delantera en esta compleja carrera. Tiene 2 aliados: la inteli- genciaartificial(IA)ylainteligencia humana, que combina en una pla- taforma única. La Fundación Mi- chael J. Fox, el mayor promotor privadode investigaciónenpárkin- son del planeta, ha apoyado su trabajo. Molomics, situada en el Parc CientíficdeBarcelona,naceen2015 de la mano de Jascha Blobel, Gio- vanni Cincilla y Simone Masoni. «Muchas propuestas en párkinson habían fallado en su desarrollo y pensamos que, a través de nuestra tec- nología, podíamos marcar la dife- rencia»,destacaBlobelaINNOVA- DORES. ¿De qué manera podían estar tan conven- cidos de cumplir con esta misión (prácticamente) imposible? Reuniendo el cono- cimientodelosexpertosconeldelas máquinas.Suplataforma,segúndes- cribe el CEO, «es como un cíborg». Noenelsentidodelacienciaficción, sino más bien en el de ‘aumentar’ al humano mediante la tecnología. «Nuestra una gran diferencia es que dejamos a los especialistas endiseñode fárma- cosmanipulartodaslaspredicciones de la inteligencia artificial hasta dar con lamejor opción», explica. El ‘cíborg’ contraelpárkinson queseducealaMichael J.Fox «LosresultadosquesalendelaIA no deben ser perfectos, los es- pecialistas pueden hacerle pregun- tas o bien otras propuestas para guiarla en la dirección correcta». El huma- no orienta y decide; la máquina calcula. «Las herramientas de pre- dicción pueden ofrecer muchos datos,peroelexpertopuedeevaluar si son buenos o bien si tienen lógicame- diante nuestra tecnología». Hay más. El sistema se fundamenta en la idea de la inteligencia humana co- lectiva(HCI).«Todoslosespecialis- tas trabajan conectados, saben qué estánhaciendolosdemásentiempo real», comenta Blobel. «Entre ellos, segeneranmásymásideas».Sepro- duceasíun«crecimientoincremen- tal» de la calidad de los proyectos, puesto que cada persona que se une a la MARÍA CLIMENT INNOVADORES plataformaaportamásinteligencia. Esta singular forma de conjuntar y también integrar el conocimiento humano con lamáquina es la queMolomics ha protegido bajo patente. Y todo esto, ¿para qué exactamente? Los com- puestosdiseñadosconestatecnología presentan«unaltovalor para las em- presas farmacéuticas, puesto que tienen más posibilidades de llegar almerca- do y eludir pérdidas de millones de euros». Conforme Blobel, logran au- mencionar un 50% el éxito de un candi- datoafármacoenestudiosclínicosde faseII,loquesetraduceenunahorro para la compañía de unos 250millo- nes de euros por cada proyecto. En la actualidad, Molomics trabaja enseis proyectos, cuatroencolabo- ración con otras compañías y 2 propios, centrados en párkinson. Uno de estos últimos ya ha conseguido cautivar a la Fundación Michael J. Fox,queestáapoyandosufinancia- ción. «Habíamos hecho unas prue- bas que podrían tener un efecto sobreelgenmásmutadoenpacien- tes de párkinson, el gen Parkin», explica el CEO. «Sabíamos que uno de los intereses primordiales de la fundación era poder llevar al mer- cado moléculas contra este gen, con lo que les presentamos el proyecto, les agradó y, al final del día, lo subven- cionaron». La compañía catalana es «uno de los pocos conjuntos en el mundo» que trabaja en la activación de Parkin utilizando moléculas pequeñas. Ha conseguido dar con un compuesto que «tendría actividad de neuroprotec- tor», lo que podría frenar la degra- dación del funcionamiento de las neuronas. «Para esta diana, hemos usado unmétodo que se fundamenta en la estructura de la proteína y ahí, a través de la IA, nos hemos dado cuenta de de qué manera se podría influen- ciar en ella para crear un compues- to con la actividad deseada», co- menta Blobel. «El compuesto inte- ractúa con la proteína y es capaz de activarlaparaquemantengasufun- ción neuroprotectora». Las moléculas diseñadas porMo- lomics se han evaluado en el labora- torio de la UniversidadMcGill (Ca- nadá), una referencia en la estudia- ción de Parkin, que ha probado sucapacidad.«Elresultadoesbastan- tediferencial,demuestraquefuncio- na», asevera. El plan de Molomics es llegar a los estudios preclínicos en 2021.«Podríamosayudaralamayoría de los pacientes de párkinson». Moléculas contra movimientos involuntarios El segundo proyecto de Molomics contra el párkinson está enfocado a combatir la discinesia, «un trastorno del movimiento». El equipo trabaja en una diana biológica asociada a los efectos no deseados de la dopamina, una substancia química que actúa como un neurotransmisor y cuyo déficit está relacionado con la enfermedad. La compañía ha descubierto 2 nuevas clases de molécu- las que, en ensayos celulares, han confirma- do que tienen el mecanismo de acción aguardado. «Presentan mejores propiedades farmacológicas», apunta el CEO, quien espera poder hacer pronto los primeros ensayos en sistemas vivos.
Made with FlippingBook
RkJQdWJsaXNoZXIy NDE5OTQ=

Fuente: larazon.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *