Los grandes grupos de distribución, capitaneados por Inditex y Mango, generan la mayor parte de la actividad económica del sector de la moda en Catalunya. Concretamente, las marcas que el grupo gallego tiene ubicadas en Tordera y Cerdanyola, suponen una facturación que ronda los 4.000 millones de euros, y Mango, con sede en Palau-solità i Plegamans y unas ventas superiores a 2.300 millones, concentran gran parte del volumen de negocio de las denominadas marcas de canal, que integran el proceso de producción, distribución y venta. Según el informe El sector de la moda a Catalunya publicado por el Departam ent d’Empresa i Coneixement de la Generalitat, el área de las marcas de canal –en la que ade­ más de Oysho, Massimo Dutti, Stradivarius, Bershka y Mango se en­cuentran empresas locales de me­nor volumen como Punt Roma o Brownie– sumó, en el 2017, 8.284 millones de euros, el 57% de la facturación del total del sector de la moda cuando concentran solamen­te 51 empresas, el 6,5% del número de empresas del sector.

Por su parte, las marcas integradas con retail –entre las que destacan Desigual, Nice Things, o Naulover– es un segmento más equilibrado, ya que concentran un 16% de la facturación hasta los 2.367 millones de euros en el 2017 con un 14,5% de las empresas hasta un total de 114. El resto del sector, desde las marcas de producto, empresas de retail, proveedores y gestores de producción, se encuentra mucho más atomizado y está integrado básicamente por pymes. En total, el sector de la moda en Catalunya está integrado por unas 800 empresas –por 807 en el 2014– que suman una facturación de 14.500 millones de euros –por 12.707 hace cinco años– y emplean a cerca de 64.500 personas, cifras que revelan el dinamismo de un ámbito sometido a cambios en el negocio por la irrupción tecnológica y los nuevos hábitos de consumo. El estudio de la Generalitat señala que entre los años 2012 y 2017 las empresas del sector crecieron una media del 2,4% anual, con un protagonismo especial de aquellas que tienen cadenas propias de tiendas.

Comercio

Las firmas catalanas concentran el 30% de las exportaciones textiles En paralelo, el gasto en moda en el mercado español todavía se encuentra en niveles precrisis, pese a encadenar cuatro años de aumento del consumo, ya que en el 2007 representaba un 6,6% de la cesta de la compra y en el 2017 fue del 5,2%. Las cifras de facturación de la moda en Catalunya sitúan al sector económico en la cuarta posición en importancia por detrás de la alimentación, la automoción y las ciencias de la vida, mientras que estas empresas concentran el 30% de las exportaciones textiles del conjunto de España y son el 6,6% de todas las exportaciones catalanas.

Imagen de archivo de una tienda de Mango en Barcelona Imagen de archivo de una tienda de Mango en Barcelona (Kim Manresa)

En la presentación del estudio, la directora general de Industria de la Generalitat, Matilde Villarroya, destacó la vitalidad del sector y que en los últimos cuatro años han aparecido 35 proyectos que han movilizado 156 millones de euros, creando 1.500 puestos de trabajo. Las empresas con marca y/o control del retail de moda representan más del 57% de las firmas de moda en Catalunya y concentran el 84% del total de la facturación agregada. Por su parte, las que realizan actividades productivas suman más del 40%, aunque su dimensión media es más reducida y contribuyen en menos de un 20% a la facturación global.

Las empresas productivas suman un 20% de la facturación del total de la moda El estudio señala la existencia de marcas de moda pequeñas o medianas con sede en Catalunya que compiten con grandes marcas globales, muchas de bajo coste, aunque también lo hacen con otras del ámbito del lujo o de segmentos prémium. El salto de las ventas online y el uso de la tecnología en el sector de la moda ha dado lugar a nuevas tipologías de empresas como las denominadas fashion tech, que se centran en el uso de nuevos sistemas o herramientas tecnológicas para captar información, mejorar y optimizar los procesos de compra o crear contenido, entre otras finalidades. Aunque todavía suponen una parte muy minoritaria del sector, la Generalitat ha identificado más de 30 empresas en el nuevo sector de la moda de Catalunya, con 21 Buttons como ejemplo. Por último, el estudio apunta como retos estratégicos del sector la conexión con el cliente final, el crecimiento de los mercados internacionales, la incorporación de la tecnología en todos los procesos claves, la innovación en el producto y la captación de talento. La consellera de Empresa i Coneixement, Àngels Chacón, que asistió a la presentación del informe, aseguró que el sector de la moda es un ejemplo del dinamismo de la economía productiva en Catalunya, para la que ha pedido una atención especial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *