Iglesias defiende ante los empresarios reducir la jornada y aumentar la fiscalidad



El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha planteado el día de hoy frente a los cerca de 200 empresarios que asisten a las jornadas del Círculo de Economía de Sitges ciertas de sus propuestas en materia económica y laboral, como la reducción de la jornada de trabajo o bien el incremento de la fiscalidad. En la sesión anual del Círculo, a la que por segunda vez asiste Iglesias, el político ha protegido que la reducción de la presente jornada de trabajo de 8 horas cada día sería una medida «prudente y viable», puesto que sería «bueno para todos y contribuiría al reparto de empleo», en especial en un país como España, con una elevada cota de desempleo. Trabajar menos horas, pasando de las 40 a las 34 semanales, ha añadido el líder de Podemos, asimismo dejaría a los trabajadores conciliar y dotaría a la sociedad de una mayor capacidad de consumo, clave para reactivar la demanda interna. Pablo Iglesias ha señalado que «es muy simple menospreciar el papel del Estado» cuando uno tiene recursos suficientes para abonar una educación o bien una sanidad privada, mas ha recordado que existen muchos ciudadanos que, todavía trabajando muchas horas, se hallan en situación de pobreza, no se pueden permitir ir vacaciones, no pueden ahorrar y no llegan a fin mes. En materia laboral, Iglesias asimismo ha planteado un nuevo marco que convierta la mayor parte de contratos en indefinidos y que la temporalidad máxima sea de 6 meses. El consejero encargado de Banco Sabadell, Jaume Guardiola, o bien el presidente de la patronal catalana Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, son ciertos directivos que han asistido a la conferencia de Iglesias, que ha protegido un aumento de la fiscalidad en España, argumentando que está a 8 puntos de distancia de la media europea. «Solicitamos sencillamente semejarnos a nuestros asociados y tener más instrumentos para hacer políticas», ha incidido Iglesias, que ha criticado además que ciertas formaciones, en referencia al Partido Popular, deseen transformar la capital de España en un «paraíso fiscal». En este campo, Iglesias plantea bajar el impuesto de sociedades del 25 al 23 % para pequeñas y medianas empresas que facturen menos de un millón de euros, subir el IRPF a las rentas altas, crear un impuesto a la banca y a las transacciones financieras o bien reducir el Impuesto sobre el Valor Añadido de los productos de primera necesidad. Pablo Iglesias ha señalado que establecer reformas progresistas es de imperiosa necesidad en España y que de esta manera lo han expresado los ciudadanos en la urnas al configurar tras las elecciones un tablero político en mayoría progresista. De ahí que, ha desgranado otras de las medidas que ha propuesto al líder del Partido Socialista y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, para configurar un Ejecutivo de alianza en España. Podemos apuesta por arrancar un programa de «inversiones estratégicas» que creen empleo y eviten la desaceleración económica, como «desterrar» las políticas de parquedad fiscal. Asimismo plantea al Partido Socialista la creación de un banco de inversión para la transición tecnológica, un plan de rehabilitación de edificios para la eficacia energética y un plan nacional para la movilidad sustentable, entre otras muchas medidas. Por otro lado, Iglesias ha protegido la capacitación de un Gobierno de alianza entre el Partido Socialista y su partido: «Sería bueno para España, para las compañías y para Cataluña». Iglesias ha sobre aviso al Partido Socialista que «no va a ser buena nueva para España perder congruencia en el momento de proponer coaliciones» poselectorales, puesto que «decir una cosa en campaña y hacer otra» daña la estabilidad y puede suponer una «ofensa a los votantes». «Si lo que deseamos es un horizonte de estabilidad y certidumbre para este país, no se puede decir una cosa en campaña y hacer otra de forma inmediata después. Acá viene una crítica afable, irónica y ilusionada a nuestros asociados del Partido Socialista, que semeja que han tardado poco en plantear una suerte pactos de gobierno a Cs», ha apuntado Iglesias frente a un auditorio lleno de empresarios. A lo largo de la segunda jornada de la XXXV Sesión del Círculo de Economía de Sitges, ha expuesto: «En esta temporada poselectoral el incumplimiento de los mandamientos es muy frecuente; una cosa es lo que se afirma en campaña y otra lo que se hace. El sexto mandamiento -no engañarás- es probablemente el que más se infringe». Para el líder de Podemos, lo mejor para España sería la articulación de un gobierno de alianza que sea una referencia a nivel europeo de de qué forma dar contestación al malestar social que persiste tras la crisis económica, «en contraste con las soluciones que se han planteado desde Italia», formado por la Liga de Matteo Salvini y el M5E de Luigi de Maio. Además de esto, ha protegido que una España «policéntrica» que valore la pluralidad de sus territorios sería más eficaz a nivel económico, puesto que la diversidad es un factor de «ventaja a nivel competitivo». «Uno de los grandes inconvenientes de este país ha sido no comprender la riqueza de tener un país tan diverso. Una España policéntrica, en la que los primordiales centros de actividad económica colaboren un tanto más y no se encaren tanto, sería una España considerablemente más eficaz», ha asegurado a lo largo de la segunda jornada de la XXXV Sesión del Círculo de Economía de Sitges. Iglesias ha insistido en que «la diversidad lingüística, nacional y también identitaria» del territorio de España «puede abrir muchos campos de eficiencia económica y desarrollo», puesto que se trata de factores que aportan «ventaja a nivel competitivo». «Y esto lo afirma un madrileño, con orgullo y convicción», ha subrayado el secretario general de Podemos, que ha agregado que le «suena bien» que se hable de «bicapitalidad» entre la capital de España y Barna. En este sentido, ha lamentado que ciertas «elites españolas» no hayan «acabado de comprender» que sería positivo añadir «el talento emprendedor y empresarial vasco y catalán» a la dirección del país. Y ha resuelto, en referencia al expresidente José María Aznar: «No precisamos mandatarios políticos que charlen catalán en la amedrentad, precisamos mandatarios políticos que si charlan múltiples idiomas los charlen con normalidad y sin ocultarse, y que defiendan la pluralidad». Efe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *