En el enfrentamiento entre el Gobierno de U.S.A. y Huawei las 2 partes semejan estar jugando al distraiga. Cuando Donald Trump anunció en la pasada cima del G20 una flexibilización de las sanciones a Huawei, dio la sensación de que el inconveniente para usar Android había terminado. Mas solamente lejos de la realidad. El misterio persistía.
Huawei ha dejado que aumentasen los cotilleos de que la compañía contaba con un plan B: un sistema operativo desarrollado por ellos mismos. La sorpresa fue mayúscula cuando tras múltiples semanas de informaciones sobre ese sistema en medios de todo el planeta, Catherine Chen, miembro de la Junta de Huawei, explicaba que el sistema operativo Hongmeng de la compañía no es para teléfonos inteligentes..

Huawei ha terminado confesando que no hay un plan B para substituir a Android, con lo que quedan a la merced de lo que decida el Gobierno de U.S.A.

Con estos ingredientes no hay duda de que las dos partes están sosteniendo una guerra informativa. Esta guerra está provocando un desasosiego entre los presentes usuarios de productos de la compañía china, mas asimismo entre aquéllos que pueden estar proponiendo adquirirlos en el futuro y en las compañías que venden tecnología a Huawei.
Larry Kudlow, consultor económico de la Casa Blanca, y el secretario del Tesoro de estados Unidos, Steven Mnuchin, se ha reunido con múltiples grandes empresas estadounidenses de tecnología. Entre aquéllas que están Intel y Qualcomm, que venden abundantes componentes a la compañía Huawei. Asimismo con representantes de Google. Lo que no se aguardaba era que asistiera el propio Donald Trump. Financial Times notifica que el presidente ha prometido decidir con rapidez si las compañías estadounidenses pueden reiniciar o bien no el suministro a la compañía china.

data-YouTube-vid>

Si bien la asamblea de entrada se convoca para tratar cuestiones económicas, el caso Huawei no solo semeja enormemente probable que aparezca en las conversaciones. Aun puede ser la razón primordial de esta asamblea. En una reciente entrevista en Yahoo Finance el director de Huawei, Ren Zhengfei, descubrió que Google había pedido una licencia de exportación al Departamento de Comercio de Estados Unidos para otorgar su sistema operativo Android a Huawei.

Conforme el diario Washington Blog post el motivo de esta asamblea, a la que aun posiblemente se una el propio Donald Trump, podría ser presionar a fin de que se levante, cuando menos en parte, el veto comercial a Huawei. En la administración estadounidense y en el Congreso de U.S.A. semeja existir una diversidad de creencias.

Las negociaciones comerciales entre U.S.A. y China semejan ser la clave para aclarar el futuro de Huawei.
(Brendan Smialowski / AFP)

Al paso que algunos políticos se muestran convenientes a que el veto se suavice, otros semeja que no desean dar su brazo a torcer. El pasado 11 de julio el secretario del Departamento de Comercio, Wilbur Ross, afirmó que se darían licencias para sostener negocios con Huawei donde no exista una amenaza para la seguridad nacional, si bien la compañía proseguiría en la lista negra en la que se halla.
La clave, cuando menos teóricamente, es decidir si proveer tecnología estadounidense a la división de teléfonos de Huawei puede suponer o bien no un riesgo para la seguridad de U.S.A.. No olvidemos que el inconveniente con la compañía china se centra en la presunta falta de garantías de privacidad de su tecnología para redes 5G. Mas asimismo en la hipotética trasferencia de tecnología estadounidense que esta y otras empresas chinas podría proveer a las fuerzas armadas chinas, como explicó en un reciente alegato Wilbur Ross.

Espacio Huawei en la Gran Vía de Madrid, en España la empresa ha bajado sus ventas mientras que las de Apple han aumentado.

Espacio Huawei en la Gran Vía de la capital de España, en España la compañía ha bajado sus ventas al paso que las de Apple han aumentado.
(Ramón Peco)

Esta es la versión oficial, claro. Pues existen muchas voces que señalan que el auténtico inconveniente es una guerra comercial entre U.S.A. y China, que negocian el futuro de sus relaciones comerciales y los aranceles que los dos países pueden imponerse o bien no mutuamente.
Llegados aquí cabe preguntarse si las grandes empresas tecnológicas que comercian con Huawei van a poder imponer sus demandas a la Casa Blanca. Si bien aun los presuntos favorecidos del veto a Huawei, pensemos por poner un ejemplo en el incremento de las ventas de Apple en España a lo largo de en plena crisis de Huawei, podrían asimismo temer las represalias de una guerra arancelaria con China.
No olvidemos que el país asiático es la enorme factoría de tecnología del planeta, y trasladar esa fábrica fuera de sus fronteras a medio o bien largo plazo es muy complicado. Ese es el as en la manga que se guarda China.

No olvidemos que el país asiático es la enorme factoría de tecnología del planeta

¿Apruebas las sanciones de Donald Trump a Huawei?

No

La encuesta está cerrada

Votar
Total votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *