La tendencia más caliente en telefonía móvil este año es, sin duda, los «smartphones» plegables. Y quien afirma plegables afirma flexibles. Pues la auténtica gracia de estas propuestas se halla en la maleabilidad de este género de pantallas orgánicas. Samsung y Huawei son sus primordiales exponentes y, a pesar de ciertos inconvenientes técnicos, no tiran la toalla.

Por el camino se han visto nuevos modelos como los últimamente presentados por Samsung, el Galaxy Z Flip, y por Motorola, el nuevo Razr. Productos muy renovadores que, no obstante, están fuera de los costos frecuentes en el mercado, por sobre los dos.000 euros. El fabricante chino Huawei asimismo desea su pedazo de pastel. Su nueva bala en la recámara es el Mate Xs, una versión mejorada de su precedente teléfono plegable, el Mate X, que jamás llegó al mercado europeo.

Una de las grandes apuestas es la compatibilidad con las nuevas redes 5G. Una tecnología en la que Huawei exactamente ha invertido bastante tiempo y dinero, si bien está ahora en el centro del huracán por el veto comercial de USA y la presión del gobierno de Trump de romper todos y cada uno de los pactos. A nivel estético, el nuevo terminal es grande mas generosísimo. Tiene una pantalla de seis.6 pulgadas, aparte de una trasera de unas seis.38 pulgadas, mas que al desplegarse como un libro alcanza las ocho pulgadas. Un tamaño portentoso que emula aun a una tableta común.

Uno de los detalles en los que hay que fijarse es el sistema mecánico que deja plegar el equipo. En contraste a la versión precedente, el nuevo modelo ha incorporado una bisagra de material líquido que, conforme estimaciones de la compañía china, consigue hasta un 30% más de solidez. Básicamente para sosegar a los usuarios por el hecho de que este es el factor vital en su experiencia. Un inconveniente técnico y afectaría, sin dudas, a sus ventas.

El equipo promete un enorme impulso técnico. En su interior se halla un potente procesador de fabricación propia, el Kirin 990, que consigue un buen desempeño técnico, conforme los primeros detalles. En verdad, el gigante asiático asegura que es más potente este «cerebro» que el Snapdragon 865 que incorporan terminales de la competencia. Algo que, de momento, no se ha podido revisar.

Pese a que marcha con Android 10, el móvil se fundamenta en AOSP (Android Open Source Project), software libre de la plataforma, mas no vienen preinstaladas las aplicaciones de Google (Gmail, Calendar, Drive, YouTube). Cuando menos no preinstaladas, con lo que puede resultar algo complicado para los usuarios. Su batería, de cuatro.500 mAh, es otro de sus puntos fuertes: promete perdurar más tiempo. Tiene sistema de carga veloz, algo poco a poco más extendido.

Sus apartado fotográfico es otro de los grandes aspectos del Mate Xs. Heredado de las posibilidades del presente navío insignia de la marca, el «smartphone» cobija 4 cámaras: una lente de 40 megapíxeles, un telefoto de ocho megapíxeles, ultra angular de 16 megapíxeles y una cámara son sensor de profundidad de tipo «ToF». Algo asimismo poco a poco más frecuente en la industria. En lo que se refiere a costo, mejor ni fijarse: el Mate Xs estára libre a nivel del mundo el próximo mes con una memoria RAM de ocho GB y un almacenaje interno de 512 GB por un costo de dos.499 euros.

Fuente: ABC.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *