¿Y ahora qué? El espectacular accidente del Gran Premio de Gran Bretaña hizo que la rivalidad entre Max Verstappen y Lewis Hamilton entrara en una dimensión más dura que nunca en el camino al título mundial en Fórmula 1.

«Hacen falta dos para bailar el tango». Toto Wolff, director de la escudería Mercedes, despejó la polémica en torno a su pupilo Hamilton, considerado sin embargo por la dirección de carrera «principalmente responsable» del choque a toda velocidad que envió a su rival a las barreras de seguridad.

Si Wolff se permitía la expresión significaba que Verstappen estaba bien. Al salir del hospital por la noche, el neerlandés tranquilizó a todo el mundo: no había nada roto… Excepto la relación respetuosa entre los dos campeones.

Conversación de Toto Wolff con Michael Masi, director de carrera
Toto Wolff: Michael, soy Toto

Michael Masi: Sí, Toto.

Wolff: Te he enviado un correo electrónico con unos diagramas. ¿Lo has recibido?

Masi: No miro correos durante la carrera porque estoy centrado en ella.

Wollf: Es importante. Creo que deberías hacerlo porque es algo que tiene que ver directamente con el reglamento.

Masi: Vale Toto, comunícaselo directamente a los comisarios.

Para Verstappen, Hamilton fue «peligroso» en su pilotaje, «irrespetuoso y antideportivo» en sus celebraciones. Para el británico, su rival es «uno de los pilotos más agresivos».

Christian Horner, jefe de Red Bull, también fue muy crítico con el heptacampeón del mundo: «Después de todo, tras un accidente de 51G, hemos dido afortunados de que no haya pasado nada más grave. Hamilton ha puesto en riesgo la vida de Max».

Conversación de Christian Horner con Michael Masi
Christian Horner: «Michael, ¿Tienes un minuto?

Michael Masi: Sí.

Horner: Michael, nunca estuvieron en paralelo. Todo piloto que ha estado en este circuito sabe que no se puede meter rueda por el interior en Copse. Ha sido un gran accidente y la curva era 100% de Max. Para mí, toda la culpa es de Hamilton, que nunca debería haberlo hecho. Gracias a dios ha salido ileso. Espero que te ocupes de esto adecuadamente.

Masi: Oído Christian. Está bajo investigación.

¿De quién es la culpa? Cada uno tendrá su opinión sobre el accidente a más de 300 km/h. En un lado del ring, un siete veces campeón del mundo: ‘King Lewis’. En el otro, el prodigio holandés: ‘Mad Max’. La experiencia contra la fogosidad.

Y aunque Verstappen está en la Fórmula 1 desde 2015, su rivalidad no ha hecho más que comenzar. Porque esta vez los dos compiten por el mismo objetivo. Uno con un Mercedes que antes no tenía parangón. Otro con un Red Bull que ahora forma parte de los pesos pesados.

«El mejor piloto de todos los tiempos se enfrenta con una máquina que no es quizá tan buena como la otra, conducida por una estrella emergente que intenta hacerse un sitio», resumió Wolff. «Ellos han entrado en colisión pero nosotros ya hemos visto esto con todas las grandes rivalidades de la historia».

Con 10 carreras terminadas de las 23 programadas en total, el futuro dirá si esta temporada entra a formar parte de las mejores de la historia de la F1, al lado de los enfrentamientos Prost-Senna o Mansell-Piquet.

Si se echa la vista atrás, todo empezó ya en la primera carrera en Baréin. El neerlandés, que alcanzó al británico en las últimas vueltas, terminó por adelantarlo, pero saliendo de los límites. Cedió su plaza, sin protestar. En Imola, en la primera vuelta, un Verstappen que salió tercero pasó en la primera curva a Hamilton.

Tanto en Portugal como en España Verstappen jugó las mismas cartas, pero Hamilton, después de temporizar, acabó ganando ambas carreras.

Tras esa quincena ibérica llegó una larga sequía para Mercedes, con cinco fracasos (Mónaco, Azerbaiyán, Francia, Estiria y Austria) y cinco victorias para Red Bull, cuatro de ellas del neerlandés.

Líder sólido con 32 puntos de ventaja, Verstappen llegó a Inglaterra para asaltar la fortaleza de Silverstone. Pero frente a 140.000 espectadores, incluidos Tom Cruise y Harrison Ford, Sir Lewis no podía dejar escapar la victoria, especialmente en la línea de meta renombrada «Hamilton» en su honor.

Cuando los semáforos se apagaron ambos pilotos se lanzaron con la misma convicción. En cada una de las curvas evitaron el impacto por poco hasta que llegaron a Copse, donde ninguno aceptó ceder.

«Max ha sido muy agresivo ese año y, la mayor parte del tiempo, he tenido que ceder para evitar accidentes. Una vez está en cabeza es demasiado rápido, así que cuando se presenta una oportunidad tengo que aprovecharla», declaró Hamilton, que ganó la carrera adelantando al final a Charles Leclerc (Ferrari) a pesar de recibir una sanción de diez segundos.

Conversación de Hamilton con su equipo por radio tras el accidente
Lewis Hamilton: ¿Max está bien?

Ingeniero: Ha salido del coche.

Lewis Hamilton: Yo estaba por delante, tío. Se me ha pegado. Yo estaba en mi trazada. Ha girado hacia mí. No me ha dado espacio.

Entre los dos directores de escudería, Toto Wolff y Christian Horner, y entre los aficionados en las redes sociales, la rivalidad también se intensifica. Pero se han traspasado algunos límites: el del respeto, hacia Verstappen, cuyo accidente y hospitalización fue celebrado por algunos fans; y el del racismo, hacia
Hamilton
, único piloto negro de la Fórmula 1.

Mensaje de Max Verstappen en Twitter desde el hospital
Estoy contento de estar bien. Muy decepcionado por haber acabado así. La sanción (diez segundos a Hamilton) no nos ayuda y no refleja la maniobra peligrosa que Lewis realizó sobre la pista. Asistir a esas celebraciones mientras que el piloto rival está aún en el hospital revela un comportamiento irrespetuoso y antideportivo.

Unas reacciones criticadas de manera unánime. «Aunque la rivalidad sea intensa en el circuito, las emociones muy fuertes nunca deben cruzar la línea de los insultos racistas», declaró Horner. El duelo se retomará en carrera en Hungría, el primero de agosto.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *