Hackear WhatsApp, una tendencia cada vez más firme

Inmersos en un contexto en el que la digitalización, el auge de las nuevas tecnologías y el desarrollo de internet se han consolidado como uno de los pilares centrales sobre nuestro día a día, garantizar nuestra seguridad se ha convertido en un elemento clave. El creciente uso del smartphone, y el amplio número de aplicaciones que existen para los diferentes sistemas operativos, ha provocado que los teléfonos inteligentes se hayan convertido en uno de los principales objetos de deseo para todos los delincuentes virtuales.

WhatsApp es, con carácter histórico, una de las apps más descargadas. Desde su lanzamiento en el año 2009 se ha consolidado como una de las principales herramientas de comunicación. Tanto a nivel particular como profesional. Una situación que la ha convertido en uno de los principales focos de atención para los hackers, como se puede comprar en este artículo experto en seguridad.

Un proceso complejo, pero no imposible

Tal y como afirma Guillermo García, experto en seguridad informática en redes sociales, hackear WhatsApp es un «proceso complejo, pero no imposible». Desde la propia web oficial de la herramienta es posible acceder a la cuenta de otra persona sin levantar ninguna sospecha. Con únicamente disponer del número de móvil de la víctima, el código de área y del país. No obstante, también es importante destacar que más allá de las vías oficiales, existen una amplia variedad de programas y aplicaciones especialmente desarrolladas para llevar a cabo tal objetivo.

Las formas en las que se comporta este software resultan variadas. Sin embargo, todas ellas cuentan con un denominador común: su capacidad para camuflarse en un teléfono en particular y dar acceso al contenido que se encuentra en su interior. Sin necesidad de tener que interactuar con el propietario del dispositivo.

Un creciente interés

Durante los últimos años, se ha experimentado un notable interés por llevar a cabo el hackeo de WhatsApp. A través de técnicas como las mencionadas anteriormente, son cada vez más los usuarios y las empresas interesadas en robar la información que se encuentra en el interior de nuestros dispositivos.

Los desarrolladores de la aplicación, conscientes de la situación en la que nos encontramos, decidieron blindar la misma. Añadiendo un sistema de doble autenticación que dificulta de manera notable que cualquier persona ajena a un terminal pueda acceder al interior del mismo. No obstante, la realidad demuestra que todavía queda un largo camino por recorrer para poder impedir la entrada de este tipo de profesionales a la información que se encuentra en el interior de nuestro dispositivo.

Jeff Bezos, uno de los casos más recientes

El conocido CEO de Amazon, Jeff Bezos, ha sido una de las personalidades públicas más recientes en sufrir un hackeo en primera persona. A través de un complejo entramado en el que existían múltiples intereses, fue el príncipe heredero saudí Mohammed Bin Salman el que, a través de un vídeo de WhatsApp, logró presuntamente acceder a toda la información que existía en el dispositivo de uno de los hombres más ricos del mundo.

Según diferentes análisis, ni siquiera es posible determinar si el CEO de Amazon llegó a abrir el vídeo. No obstante, fue a partir de ese momento cuando el envío de datos en segundo plano desde su terminal comenzó a experimentar un fuerte crecimiento. Incrementando el tráfico de datos hasta en un 29.000%. Según afirman diversos análisis realizados a posteriori.

Diferentes investigaciones llevadas a cabo después de este suceso exponen que el móvil del CEO del gigante del comercio electrónico estaba completamente limpio de cualquier posible malware instalado en el dispositivo. Siendo el vídeo mencionado anteriormente la única fuente sospechosa de poder haber facilitado el espionaje sufrido.

Cómo prevenir un ataque en nuestro terminal

Entre las diferentes medidas que podemos llevar a cabo para prevenir el ataque de nuestro terminal, se encuentran las siguientes:

  • Evitar la descarga de versiones de la aplicación de WhatsApp fuera de las tiendas oficiales. Tanto en iOS como en Android, existen equipos de seguridad que se encargan de que todas las aplicaciones que se encuentran en su catálogo cuenten con unos requisitos mínimos a nivel de seguridad.
  • Actualizar la aplicación siempre que exista una nueva versión. Normalmente, además de los cambios a nivel estético o en la mejora de la funcionalidad, las actualizaciones también sirven para incorporar nuevos sistemas de seguridad.
  • No reenviar ni abrir mensajes sospechosos. Son muchas las empresas que esconden malware en mensajes que, aparentemente, no tienen ningún peligro. Como es el caso de lo ocurrido con Jeff Bezos. Por ello, es recomendable no abrir mensajes que provengan de personas que no tenemos en nuestra lista de contactos.

El creciente interés hacia el hackeo de cuentas a través de WhatsApp no ha hecho más que aumentar durante los últimos años. Prestar una extra de atención a la hora de garantizar la seguridad de nuestro terminal es clave para asegurar nuestra tranquilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *