Cuando todavía quitan múltiples semanas a fin de que arranque formalmente la campaña electoral anterior a las elecciones generales del 10 de noviembre, las hostilidades entre Unidas Podemos y Más País se disparan. A la primera hora de la mañana, en una entrevista en La Máquina de café de Radiocable, el secretario general de la capacitación morada, Pablo Iglesias, lanzaba el primer dardo. El líder de Podemos afeaba a los miembros de Más País, el partido con el que Íñigo Errejón se presenta a estos comicios, que «no se limiten el sueldo» como hacen en la capacitación morada y que «admitan donaciones privadas». Pocos minutos después, el propio Errejón introducía, vía Twitter, un nuevo elemento en el discute con el que, formalmente, venía a desmentir a Iglesias: “Dimos el paso adelante a fin de que estas elecciones no fueran de culpas sino más bien las de soluciones. No participaremos del estruendos, mas sí dejamos las cosas claras: en las listas de Más País hemos fijado exactamente el mismo límite salarial que he tenido siempre y en toda circunstancia y exactamente el mismo que tiene Más Madrid”. De esta forma queda recogido en la carta financiera del partido de Errejón: “Todos los cargos elegidos y los de libre designación mediante esta candidatura se comprometen a limitar su salario. Este no va a ser mayor a tres sueldos mínimos interprofesionales (SMI) en 14 pagas. El sobrante va a ser destinado a las plataformas ciudadanas, fuerzas políticas de referencia o bien ideas y proyectos impulsados desde la sociedad civil que mejoren la vida de los ciudadanos de este país, en función de los pactos que se establezcan reglamentariamente”. El documento, sin embargo, incluye salvedades afines a la que en estos años han estipulado en sus códigos éticos todos y cada uno de los partidos del llamado “espacio del cambio”, incluyendo la propia capacitación de Iglesias: “En el caso de aquellas personas que tuviesen responsabilidades de gobierno, hijos/as o bien personas dependientes a su cargo, o bien si se diese alguna otra situación de excepcionalidad, se valorará reglamentariamente una mejora del sueldo estipulado. Más País examinará anualmente el remanente de los recursos propios del conjunto parlamentario y examinará del mismo modo el cumplimiento de dicha carta financiera”, destaca el documento de Más País. Con respecto a la aseveración de Iglesias en torno a que Más País sí admite donaciones privadas, el Código Ético del partido de Errejón, ciertamente, las contempla: “Se establece un encuentre máximo a las donaciones privadas. Se renuncia explícitamente a las donaciones particulares que puedan limitar la independencia de la candidatura”. En ningún instante, eso sí, se aclara cuál es ese “tope máximo” de Más País a las donaciones privadas. Por si acaso faltaba ingredientes a este desencuentro, el miembro del Senado y miembro del Congreso de los Diputados autonómico de Más la capital de España Eduardo Rubiño se ocupaba de echar más leña al fuego. Ha calificado de “invento” las manifestaciones de Iglesias y ha acusado a los máximos líderes de Podemos de esconder sus auténticas retribuciones: “En Más País tenemos límite salarial de tres SMI para cargos públicos al que nos comprometemos al firmar el código ético. El día que alguien investigue cuánto cobra verdaderamente la ejecutiva de Podemos será curioso…”. Y ha añadido a continuación: “Todo el planeta en Podemos sabe de qué manera marchan los sueldos de la bóveda, puesto que dime de qué alardeas y te dire de lo que careces… no siempre y en toda circunstancia se puede guardar silencio ante insultos y brutalidades que se afirman a diario”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *