Alphabet, la matriz de Google, ha roto con la marca china Huawei. El gigante tecnológico estadounidense, presionado por el cerco de la Administración Trump a la marca china, ha suspendido toda trasferencia de «hardware» y «software» salvo en aquellos productos cubiertos por licencias abiertas, según asegura la agencia Reuters. De este modo, Huawei va a perder de forma automática cualquier posibilidad de actualizar el sistema operativo Android y las próximas versiones de sus móviles asimismo podrían quedarse sin el acceso a populares aplicaciones de servicios fuera de China, como Play Store and Gmail aplicación. El presidente estadounidense termina de decretar un decreto que en la práctica supone el veto al distribuidor chino de infraestructuras para redes móviles Huawei, al que no cita de manera expresa, y que puede afectar a más compañías del gigante asiático. Trump declaró el pasado miércoles una urgencia nacional para prohibir a las compañías de su país utilizar equipos de telecomunicaciones elaborados por empresas que aparentemente procuran espiar a EE UU, lo que podría limitar los negocios con firmas chinas como Huawei. Las mayores operadoras móviles se sostienen en Europa al lado de la polémica y descartan vedar a Huawei, o bien a cualquier otro distribuidor chino, a la espera de que la Comisión Europea (CE) se pronuncie y fije sus estándares de seguridad en redes móviles, lo que va a ocurrir de forma previsible a fines de año. Vodafone, el mayor operador europeo y uno de los primordiales en España, tiene claro que va a continuar trabajando con Huawei -uno de los 3 distribuidores más relevantes de equipos de red, al lado de Ericsson y Nokia- en la una parte de radio de su red, a la espera de que sea la propia Unión Europea la que fije criterios claros en materia de seguridad, conforme ha informado a EFE este jueves la compañía. En general, la red 5G de telefonía móvil en Europa se está desplegando sobre el núcleo de la red 4G ya existente (sobre la parte “core”, donde se guardan los datos) y amoldando solamente la una parte de radio, encargada más de las transmisiones. La mayoría de los equipos de Huawei que se están usando para las redes móviles en Europa se hallan en la parte radio y poquísimos en el “core”. Ello explica que Vodafone decidiese a principios de año, en un ejercicio de “prudencia”, detener la instalación de equipos de Huawei en el núcleo, que es una parte mínima, y proseguir en la de radio, a la espera de un pronunciamiento único por la parte de Europa, que ha pedido a los países miembros sus sugerencias para junio, con lo que su pronunciamiento no se prevé para ya antes de octubre. El martes pasado la operadora anunció que adelantará a este verano el lanzamiento comercial de la telefonía móvil 5G y el presidente y consejero encargado de Vodafone España, António Coimbra, repitió que la compañía proseguirá trabajando con la firma china a la espera de un posicionamiento europeo. Ya en el mes de febrero, el consejero encargado del conjunto británico, Nick Read, declaró que “la diversidad de fabricantes es clave para asegurar la resiliencia de las redes”, si bien “la realidad el día de hoy es que la industria está concentrada en unos pocos” fabricantes, entre ellos Huawei, que, conforme sus datos, cuenta con una cuota de mercado en el campo del 35 % en Europa. Por su lado, la francesa Orange, la segunda mayor de Europa, asimismo está alineada con la situación de la poderosa GSMA, que integra operadores, fabricantes y otras firmas de telecomunicaciones de todo el planeta y que el pasado febrero ya solicitó a las autoridades europeas que resguardaran “la seguridad de la red y la competencia en el suministro de infraestructuras de telecomunicaciones”. De esta forma, Orange, que prosigue trabajando con normalidad con Huawei, se aúna a la recomendación de la GSMA de que los gobiernos y operadores móviles consensúen las pruebas de seguridad y el régimen de certificación que se va a aplicar en Europa, para asegurar la seguridad de la red y la competencia. Telefónica, la mayor operadora de España y que asimismo trabaja con Huawei, suscribe del mismo modo el reclamo de la GSMA y también incide en que la operadora se toma “muy de verdad la seguridad y la protección de los elementos de su red, tanto de hardware como de software”, han indicado a EFE desde la operadora. Por esta razón, afirma contar con estrictas medidas para asegurar que sus distribuidores cumplen con los requisitos de seguridad más exigentes y ajustarse estrictamente a las recomendaciones emitidas por los reguladores y agencias de los países en los que opera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *