Grace Hopper fue una científica y militar estadounidense. La primera programadora que usó el Mark I, el primer PC electromecánico. Desarrolló el primer compilador para un lenguaje de programación, que fue esencial de cara al desarrollo de Cobol, un lenguaje que todavía se usa. Su nombre ha servido para bautizar al nuevo cable submarino que Alphabet, empresa matriz de Google, va a edificar entre USA, R. Unido y España. El primero que llega a este país.

El proyecto, que conectará con EE.UU. y R. Unido, va a estar listo en 2022. Dejará suministrar un mayor soporte a la red de productos empresariales y de consumo de la tecnológica estadounidense. Traducido: prosperar las conexiones de red. Este supercable se sumará a otros otros «tentáculos» submarinos privados, Curie, Dunant y Equiano, que se han desplegado en los últimos tiempos para conectar continentes recónditos por el fondo del océano. Promete acrecentar la capacidad de los servicios en la «nube», como prosperar las conexiones de servicios como Meet (video llamadas) o bien Gmail (correo).

Una vez marchando, va a ser «uno de los primeros cables nuevos» en conectar EE.UU. y R. Unido desde 2003. La compañía tecnológica no ha desvelado la cuantía de la inversión. Con esto, la compañía presagia que se acelerará la transformación digital de las compañías españolas. Por el momento, no ha informado en qué momento va a entrar en funcionamiento esta nueva zona «cloud».

«Los cables submarinos privados nos dejan planear de forma eficaz las necesidades de capacidad futuras de nuestros clientes del servicio y usuarios en el mundo entero, como añadir una capa de seguridad que va alén de lo que está libre en internet pública de internet», explica en un comunicado Bikash Koley, vicepresidente de Google Global Network, quien remarca la necesidad de efectuar esta clase de obras puesto que, conforme sus estimaciones, el 98% del tráfico internacional de Internet circula por medio de cables submarinos que apuestan por la fibra óptica.

El desembarque en España integrará de «manera más estrecha» la próxima zona de Google Cloud en la villa de Madrid en la infraestructura de la compañía. Unirá Shirley (N. York), Bude (R. Unido) y Bilbao. Va a estar pertrechado con 16 pares de fibras (32 fibras), lo que supone una «actualización significativa» de la infraestructura de internet que conecta hoy en día USA y Europa. El contrato para edificar este supercable se firmó hace unos meses con el distribuidor de cable submarino SubCom, con sede en Eatontown (New Suéter-EE.UU.).

El primer cable trasoceánico, que se usó para comunicaciones vía telegrama se instaló en el año 1906. La mayor parte de los cables marchan en los países y entre continentes mas existen algunos que cruzan océanos como el Atlántico. El cable SEA-ME-WE tres, que conecta Europa con Australia y Asia, es el más largo del planeta, con una extensión de 39.000 quilómetros y 39 puntos de conexión terrestre. Fb y Microsoft trabajaron de forma conjunta en el desarrollo de un cable submarino llamado Marea que entró en funcionamiento en 2017. Fue el primer cable en conectar USA con el sur de Europa, concretamente las urbes de Virginia (EE.UU.) y Bilbao (España).

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *