Génova tanteará un acuerdo en el PP de Madrid después de navidades para que no se rompa el partido


El fantasma de la
ruptura del Partido Popular en Madrid
asusta a buena parte de esta formación política, en plena guerra interna ante el congreso regional en el que deberá elegirse la presidencia. Fuentes de la dirección nacional confirmaron ayer a ABC que lo importante, en este momento, es que las aguas se calmen, «porque siguen muy revueltas», y para ello lo mejor, según sostienen, es una especie de alto el fuego. Es decir, que todos callen, como ha pedido Pablo Casado, harto de que las peleas en sus filas eclipsen casi por completo su actividad en la oposición y sus críticas a las políticas de Sánchez.

En Génova sostienen que después de las navidades, «cuando todo esté más

 tranquilo», podría llegar el momento adecuado para hablar «con todos» y tratar de evitar «la ruptura del partido, que es algo que nadie quiere». En otras palabras, Casado está decidido a buscar un acuerdo para intentar evitar que se llegue al congreso del PP de Madrid con varias candidaturas enfrentadas. Según el calendario previsto desde hace meses, el congreso podría convocarse en marzo, para que pudiera celebrarse en mayo.

De momento, sigue siendo el turno de los congresos de las comunidades pluriprovinciales, y hoy mismo podría anunciarse la convocatoria del de Castilla y León, para el mes de enero. Justo después se celebrarían los de Canarias y Extremadura. El objetivo marcado por Génova es que en julio se haya completado la renovación territorial del PP, con todos los cónclaves regionales celebrados.

Por ahora, la tormenta sigue viva en el partido en varios frentes, como reconocen fuentes de la dirección nacional. Ayer mismo, el secretario general, Teodoro García Egea, optó por plantar cara a la exportavoz parlamentaria y diputada por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo. El número dos de Casado es uno de los más criticados en su libro, ‘Políticamente indeseable’. En una entrevista en Antena 3, García Egea acusó a Álvarez de Toledo de «dar oxígeno» a Pedro Sánchez por escribir un libro con ataques al PP. «Los solistas en las orquestas tienen que ser personas que toquen la misma tonalidad, porque si no suena desafinado. Tenemos que sonar como una orquesta afinada y ocuparnos de lo importante», advirtió el secretario general del PP.

Desde la dirección nacional, junto a otras voces dentro del PP, incluidos diputados y senadores y hasta dirigentes territoriales, se está intentando forzar la renuncia de Álvarez de Toledo a su escaño en el Congreso, aunque la exportavoz ya ha aclarado que no piensa hacerlo.

Sobre el frente abierto en Madrid, García Egea quiere interpretar que Ayuso ha zanjado la polémica ante el congreso regional. «Aquí no hay guerra ni batalla, nada de eso, hay unas normas, un pacto para respetar los estatutos, y quiero agradecer que Isabel Díaz Ayuso haya zanjado este tema, asumiendo que el congreso se va a celebrar en el primer semestre de 2022».

«A perro flaco…»

En este contexto de pesadumbre interna, Pablo Casado ha sido noticia fuera de España, en este caso en ‘The Guardian’, por la misa a la que asistió el sábado por la tarde en Granada, en la que se pidió por el alma de Franco, en el 46 aniversario de su muerte. El PP se ha visto obligado a dar explicaciones y aclarar que Casado no supo en ningún momento que se iba a rezar por Franco en la misa, pero lo cierto es que las críticas le han llovido desde la izquierda en el Congreso, y han tenido eco fuera de nuestras fronteras. En Génova se lo toman con resignación: «A perro flaco todo son pulgas».


Fuente: ABC.es .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *