Garzón insiste en «frenar» las macrogranjas tras la reunión con la organización agraria UPA


El ministro de Consumo, Alberto Garzón, intentó acercarse este jueves al sector ganadero y mantuvo un encuentro con la organización agraria UPA. La reunión con UPA tuvo lugar dentro del unánime rechazo de las principales organizaciones ganaderas y agrarias a las declaraciones del ministro en ‘The Guardian’, quien descalificó la carne procedente de las macrogranjas con sede en España y la describió como de «peor calidad» que el resto. Lejos de rectificar, Garzón insistió hoy en seguir defendiendo la ganadería extensiva, familiar y social «que genera puestos de trabajo y produce arraigo en la población» frente al modelo de las macrogranjas, es decir, «explotaciones que es necesario frenar y limitar para proteger el planeta, el mundo rural y la ganadería».

Tras el encuentro, Garzón también avanzó que estudiará las propuestas de UPA sobre el etiquetado de la carne ya que «los consumidores tienen derecho a saber con la mayor precisión posible de dónde proceden los productos que están consumiendo». En concreto, esta organización agraria ha propuesto al ministro la puesta en marcha de un etiquetado que distinga los productos procedentes de explotaciones agrarias familiares y le ha invitado a visitar explotaciones con diferentes modelos de producción tras las elecciones en Castilla y León en las «cercanías de Madrid» o Galicia.

En una línea similar, el secretario general de UPA Lorenzo Ramos, ha este tipo de explotaciones e insistido en que se llene el vacío normativo que existe en la actualidad. En unas declaraciones realizadas tras su reunión con Garzón, Ramos ha defendido la propuesta de un etiquetado que diferencie los productos provenientes de explotaciones familiares, y ha puesto como ejemplo el acuerdo que tienen con Lidl para la venta de aceite de oliva de olivar tradicional. «Tenemos que empezar a diferenciar las cosas poniéndoles apellidos», ha destacado. El máximo responsable de UPA también ha reivindicado su trabajo junto al Ministerio de Agricultura para impulsar una Ley de la Agricultura y Ganadería Familiar, así como añadido que «la realidad es que en el 99,9% de los casos estudiados por la Agencia Nacional de Seguridad Alimentaria, la carne era de excelente calidad y reunía las condiciones, venga del modelo de producción que venga».

La ganadería social y familiar, mayoritaria

El titular de Consumo también reivindicó que «todas las reformas que ha hecho el Gobierno de España para proteger a este sector». En este sentido, Garzón puso como ejemplo el real decreto de flexibilización del paquete higiénico-sanitario y que facilita la comercialización a los pequeños productores. «La ganadería social y familiar representa a gran parte del sector y tiene que ser defendida frente a amenazas como las macrogranjas. Siempre hemos señalado, en línea con los mandatos de la Comisión Europea y en línea con la evidencia científica, el enorme coste social, ecológico y económico que produce este modelo de producción», remarcó Garzón.

Por último, en la nota enviada a los medio, Garzón calificó de «muy importante» que la ciudadanía y los consumidores tengan las herramientas necesarias para saber «diferenciar qué productos proceden de las macrogranjas» y cuáles no.

En concreto, la Unión de Pequeños Agricultores exigió en su momento que rectificara sus palabras sobre la calidad de la carne y reivindicaron su lucha de años contra las conocidas como macrogranjas. Además invitaron al ministro a que realice una serie de visitas a granjas de diferente tipología para conocer la realidad del sector. La cita con Garzón se produce también un día después de que esta organización agraria junto a Asaja, COAG y otras entidades como la Real Federación Española de Caza convocaran una manifestación unitaria del mundo rural contra el «abandono» del Gobierno el próximo 20 de marzo en Madrid. Los convocantes anunciaron que mantendrán encuentros con partidos políticos y representantes de la sociedad civil.

Facua, en defensa de Garzón

La escasa nómina de defensores del también líder de Izquierda Unida ha sumado un nuevo miembro. Desde Facua han salido en defensa del titular de Consumo. Su secretario general Rubén Sánchez ha asegurado que esta organización de consumidores «suscribe letra a letra las afirmaciones del ministro Garzón» y han considerado que tenía perfectamente derecho a realizar sus manifestaciones sin contar con su compañero del Consejo de Ministros Luis Planas. Sánchez ha argumentado que entre los organismos adscritos a la cartera ministerial del líder de Izquierda Unida se encuentra la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan).


Fuente: ABC.es .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *