La repercusión del chorro polar sobre la península va a hacer que el otoño afronte la mitad de su recorrido estacional con un fin de semana invernal en media España, sobre todo este domingo en el norte peninsular, por el hecho de que va a haber temperaturas a 10 grados más bajas de lo normal, frío de día, heladas por la noche, nieve en las montañas, vientos intensos y temporal marítimo. El chorro polar es una corriente de aire que acostumbra a desplazarse de oeste a este de forma serpenteante en latitudes medias del hemisferio norte, en general aparta las masas de aire frías del norte con las más cálidas del sur y acostumbra a transportar un sinnúmero de humedad, con lo que se semeja a un ‘río atmosférico’ que habitúa a recorrer el Atlántico desde el Golfo de México y a veces llega a Europa. Uno de los portavoces de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén del Campo, comentó este viernes que este «tiempo desagradable» se alargará cuando menos hasta el miércoles de la semana próxima. «La situación viene marcada por el chorro polar, que nos manda borrascas y aire frío del norte, lo que favorece que bajen las temperaturas y haya lluvias rebosantes sobre todo en el tercio norte peninsular», comentó. SÁBADO Del Campo señaló que este sábado va a llegar un nuevo frente atlántico que descargará lluvias primero en Galicia y después se van a ir propagando a «casi toda la mitad norte peninsular», sobre todo Castilla y León, las comunidades cantábricas y Pirineos. El Cantábrico oriental va a ser la zona donde más va a llover. Asimismo puede haber precipitaciones en las mesetas, el Sistema Central y las sierras de Andalucía oriental, como en las islas más montañosas de Canarias. «En el litoral mediterráneo no va a llover», agregó Del Campo. Este sábado va a nevar en ciertas zonas. La cota de nieve va a subir en torno al mediodía y va a estar sobre unos 1.200 metros en los Pirineos, 1.500 en la Cordillera Cantábrica y de 1.200 a 1.500 metros en el centro y el sur peninsular. «De noche volverá a bajar», apuntó el portavoz de la Aemet. Las temperaturas de este sábado van a subir en el área cantábrica y el sudeste peninsular. Va a haber más calor en puntos del litoral mediterráneo y más frío en zonas montañosas y la Meseta Norte, donde van a estar bajo los 10 grados. Las capitales más calurosas van a ser Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife (24 grados), Alicante (21) y Almería, Castellón de la Plana, Urbe Real, Huelva, Málaga, Murcia, Tarragona y Valencia (20). Por contra, va a hacer más frío en Soria (ocho) y Ávila, Burgos, León y Segovia (nueve). DOMINGO ELECTORAL Por otro lado, el tiempo empeorará algo este domingo, que va a ser una jornada marcada por las elecciones generales. Ello se debe a que la llegada de vientos del norte va a hacer descender las temperaturas en prácticamente toda la península y Baleares, lo que acarreará heladas de madrugada y al amanecer en las primordiales zonas montañosas, y nevadas en el Cantábrico, Pirineos, el Sistema Central, el Sistema Ibérico y las sierras andaluzas. Del Campo remarcó que este domingo va a haber «nubosidad rebosante en toda la península, por norma general», como lluvias en la mitad norte, sobre todo en las comunidades cantábricas y el Pirineo occidental. «En el Cantábrico pueden ser fuertes, persistentes y también ir acompañadas de tormentas, conque el panorama va a ser bastante desagradable», puntualizó. Además de esto, aparecerán calabobos tormentosos muy puntualmente fuertes en Baleares y asimismo va a llover en el Sistema Central, el Sistema Ibérico, el este de Castilla-La Mácula y Andalucía oriental. La cota de nieve bajará a unos 900 metros en zonas del centro y el norte peninsular, e inclusive muy puntualmente a 800 metros en puntos del Sistema Ibérico y Pirineos. Y el viento va a soplar con intensidad en muchas áreas de la península y Baleares, con lo que el último día de la semana va a ser «una jornada desagradable por el viento», conforme Del Campo. El frío se impondrá en la madrugada y la noche del domingo, con temperaturas bajo los 5 grados en muchos puntos del interior peninsular y zonas altas que se congelarán. En verdad, los Pirineos van a tener heladas fuertes con mínimas de cuando menos -6ºC. «En la península no se va a llegar a los 20 grados salvo en algún punto del litoral mediterráneo», comentó Del Campo. Las temperaturas se ubicarán en torno a los 10 grados en el centro y bajo ese valor en el norte, en la medida en que Canarias va a tener una jornada electoral ventosa. PRÓXIMA SEMANA Por otro lado, Del Campo señaló que esta situación proseguirá la semana próxima cuando menos hasta el miércoles, pues proseguirán llegando sistemas frontales que afectarán sobre todo a Galicia y las comunidades cantábricas, y van a dejar lluvias en el extremo norte peninsular y Pirineos. Esos días no se descarta que llueva en otros puntos de la mitad norte. La cota de nieve se sostendrá parcialmente baja, entre 1.000 y 1.200 metros en el norte, y las temperaturas van a subir por el día, mas no por la noche y de madrugada, que aun bajarán. «Con los cielos más despejados, puede haber heladas en zonas de montaña y puntos de la Meseta Norte, el norte de Castilla-La Mácula y zonas próximas», afirmó Del Campo. Con respecto a la predicción meteorológica desde el jueves de la semana próxima, Del Campo precisó que todavía hay inseguridad sobre qué tiempo va a hacer, si bien avanzó que podrían proseguir acercándose frente atlánticos y neviscar en ciertas zonas montañosas, todo ello con temperaturas que tenderían a la baja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *