Francesc Guillem Molins, el único concejal del Partido Popular en Sant Vicenç de Montalt (Maresme) prosigue detenido por orden judicial. El juez que lleva el caso le ha impuesto una abultada fianza que, conforme fuentes cercanas al caso, se eleva a 1
50.000 euros, una cuantía que asimismo da idea de la magnitud del operativo que el día de ayer activaron los Mossos d’Esquadra en múltiples localidades catalanas, entre ellas Arenys de Mar. De la investigación se desprende que se trata de una estafa en la que intervenían empresas falsas para solicitar créditos y que se viraban facturas entre ellas.
Al conocerse el alcance del delito, el regidor de Sant Vicenç de Montalt, el socialista Javier Sandoval, que al lado de 3 concejales sostiene en el gobierno con un concejal de Ciutadans, otro de 9SV y el único de la CUP, ha declarado que si a Guillem le imputan algún delito, sale libre con cargos o bien en un caso así bajo fianza, “deberá dejar sus competencias” en tanto que, según él “no puede estar en el equipo” que, por otro lado, resalta que ha hecho gala por “luchar contra la corrupción” de la que, por servirnos de un ejemplo, se acusa al líder de la oposición, Miquel Àngel Martínez, de PDECat. No obstante, el primer edil asegura que “conociendo a Guillem, sé que dimitirá antes”.

Javier Sandoval (PSC) recogiendo la encalla de regidor de Sant Vicenç de Montalt
(Aj. St.V.M.)

Por el momento, la familia Guillem tiene otros inconvenientes, como reunir la voluminosa cantidad que ha fijado el juez para dejar en libertad con cargos al edil popular, tras estar horas tomándole declaración, acusado de un delito de estafa. El regidor es unaode los 5 detenidos el día de ayer en un operativo a gran escala de los Mossos de Esquadra, con ramificaciones en el Barcelonès, Maresme, Gerona y Área Metropolitana de Barna. En Arenys de Mar, agentes de paisano registraron a lo largo de más de 4 horas las oficinas de una compañía de limpieza que habría adquirido últimamente, asimismo se registraron 6 domicilios y otra empresa, en Santa Coloma de Farners, Caldes de Malavella y Banyoles..

La composición del gobierno municipal, de entrada no se va a ver perjudicada, en tanto que desde el ejecutivo se espera que la segunda en la lista del Partido Popular, Isabel Torrens, que semeja presta a substituir a Guillem para aceptar exactamente las mismas concejalías que su precursor -Gobernación, Movilidad, Comercio y Turismo- sostendrá el acuerdo de gobierno, que proseguirá dejando en la oposición a PDECat, la fuerza más votada con 4 regidores, Primàries (1) y ERC (1). El concejal ahora detenido, tambié ocupaba el número 22 de la lista del Partido Popular al Congreso de los Miembros del Congreso de los Diputados.

Francesc Guillem, concejal del PP en Sant Vicenç de Montalt

Francesc Guillem, concejal del Partido Popular en Sant Vicenç de Montalt
(Fede Cedó)

Si la edil popular decide no seguir en el gobierno, Sandoval quedaría en minoría (seis), si bien conforme los primeros rastros no parece muy probable que las fuerzas que no rigen se unan para elevar a la alcaldía a Miquel Àngel Martínez (PDCat) asimismo inmerso en procesos por una acusación de apropiación incorrecta y prevaricación, que la pasada legislatura le forzó a renunciar de la presidencia del Consell Comarcal y a someterse a una petición de censura que elevó a la alcaldía a Javier Sandoval. Otro caso que se baraja en las filas postconvergentes es que Martínez renuncie a la alcaldía y ceda los votos para defenestrar al socialista. Elucubraciones que brotan ahora en los mentideros políticos, mas que por el momento no van a tomar forma, pendientes de la resolución del Partido Popular.
Francesc Guillem, que a lo largo de la precedente legislatura resaltó por la visceralidad contra el ex- regidor Martínez (PDECat) y como uno de los promotores de la mocion de censura, es asimismo consejero en el Consell Comarcal del Maresme, de donde asimismo va a deber renunciar. Su elección en el órgano comarcal no estuvo exenta de polémica. Al paso que una gran parte de la militancia de la región elegía a Fran Fragoso como aspirante al Consell, la dirección barcelonesa apoyaba a Guillem, que por último fue el aspirante impuesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *