Así es el fenómeno de la ocupación y el método rápido para solucionarlo

España ya de por sí siempre ha tenido un serio problema relacionado con la ocupación, pero el mismo ha empeorado en los últimos meses. Así lo demostró el confinamiento, el cual fue aprovechado para acceder ilegalmente a segundas residencias y quedarse en ellas durante una dilatada cantidad de tiempo. ¿Cuánto? Hasta que el juez estime lo contrario.

Desafortunadamente la justicia ordinaria es muy lenta, así que tanto en estas situaciones como en otras similares, la propiedad privada de las personas pasa a estar en manos de otros individuos sin poder hacer nada al respecto. O así era hasta hace no muchos años, cuando no existían empresas como Desokupa.

La ley y el atentado contra la propiedad privada 

Muchas asociaciones de propietarios llevan años manifestándose sobre la importancia que tiene modificar la ley actual. Lo cierto es que ha recibido varios cambios desde su existencia, pero acostumbran a empeorar más si cabe una situación muy negativa.

¿De qué manera? Complicando los procedimientos a seguir por parte de la propiedad a la hora de recuperar su bien inmueble en caso de que estén habitando en él una o varias familias.

Siguiendo a rajatabla el proceso dictaminado por la ley, suelen necesitarse dos años para recuperar la vivienda. ¿Qué sucede entonces? El estado de la misma es deplorable, puesto que los ocupas no acostumbran a tener consideración alguna en este sentido.

Empresas que ofrecen una solución fugaz y legal 

Si la ley no ampara a los propietarios, ¿qué pueden hacer? Afortunadamente a día de hoy existen empresas que actúan de forma legal y, a pesar de ello, obtienen resultados positivos en tan solo 24/48 horas. Así lo demuestra Desokupa Madrid.

Se trata de la delegación en la capital por parte de la conocida bajo el nombre de Desokupa Expres. Conviene destacar el hecho de que los okupas están informados sobre lo efectivas que son empresas como la recientemente mencionada. Es por este motivo que, al ser informados de que a partir de ese instante actuarán contra ellos, no dudan en abandonar la vivienda.

Pero, ¿en qué consiste la actuación? Nuevamente hay que insistir en que es un procedimiento cien por cien legal. Por supuesto, siempre varía en función de la voluntad o cooperación de los ocupas, aunque bajo ningún concepto se lleva a cabo algún tipo de operación al margen de la ley. Todo lo contrario.

De hecho, es habitual el hecho de mediar, tratando de llegar a un acuerdo incluso económico, buscando una solución temporal al problema del alojamiento de la familia ocupa para que dejen de estar ilegalmente en la propiedad privada de un conciudadano.

Esta Desokupación legal de personas que han accedido y permanecen ilegalmente en una vivienda se presenta como la solución más ágil para los propietarios que ven vulnerados sus derechos y que no pueden hacer uso de su vivienda, tanto para vivir en ella como para poder sacarle un rendimiento económico.

A día de hoy se trata del procedimiento que hace gala de una mayor efectividad contra los okupas que se muestran reacios a abandonar la vivienda. ¿Cómo es posible? Ello es fruto de que se dan cuenta de que no tienen otra opción.

Personal autorizado monta un control para determinar quién podrá acceder a la casa o al bloque de pisos: por supuesto, todos los vecinos, menos los ocupas. Los mismos podrán salir del domicilio, pero una vez hecho –para ir a comprar alimentos o realizar cualquier gestión–, habrán perdido la oportunidad de entrar de nuevo.

Incluso si salen de la casa ajena durante pocos minutos, en un tiempo récord se recurre a un cerrajero cuando no hay nadie en la vivienda para desmontar la cerradura antigua e instalar una más segura que impida la reentrada de los susodichos.

A su vez, es mencionable que este tipo de empresas no solo son útiles para echar okupas por la fuerza si es necesario –nuevamente mencionando que se lleva a cabo bajo el amparo de la ley–. Por si fuera poco, también resultan idóneas con tal de acabar con otro problema bastante común entre los españoles.

Nos referimos a aquellos propietarios que, después de firmar un contrato de alquiler por su vivienda, dejan de percibir los ingresos mensuales que habían acordado con el inquilino.

De nuevo hay que decir que existe una vía legal y judicial para solucionar esta clase de embrollos, pero son extremadamente dilatados en el tiempo. Durante ese período, el propietario ya no ingresa una importante fuente de dinero que, a día de hoy, es más necesario que nunca.

Por este motivo y el de la proliferación del fenómeno okupa, no es de extrañar que empresas como Desokupa Expres estén en pleno auge. Cada día reciben ingentes cantidades de solicitudes, lo cual es un claro indicativo de que España debe hacer frente a un problema de considerable gravedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *