Los sitios porno están infestados rastreadores web de Fb, Google, y Oracle, conforme se desprende de una investigación de Microsoft, la Universidad de Pensylavania y Carnegie Mellon, al que ha tenido acceso
The New York Times
. El estudio examinó más de 22.400 sitios de pornografía, de los que el 74% contenía rastreadores de Google, un 24% de Oracle y un 10% de Fb. El estudio asimismo halló que solo el 17% de las webs para adultos están encriptados, y en consecuencia dejan a sus usuarios a la merced de los hackers.
Además de esto, conforme con dicho estudio, habilitar el modo incógnito en el navegador no sirve de nada, puesto que pese a que las visitas no quedan registradas en el historial de los usuarios, los datos se filtran del mismo modo a esas compañías. En declaraciones a
Business Insider
Google y Fb afirmaron que los datos de estos rastreadores no se usan para crear perfiles de marketing de los usuarios.

Facebook – Google

Las visitas no quedan resgistradas en el historial, mas los datos se filtran del mismo modo

En este sentido un portavoz de Google ha dicho que “no permitimos Google Ads en sitios web con contenido para adultos y prohibimos la publicidad personalizada y los perfiles de publicidad basados ​​en los intereses sexuales de un usuario y de su actividad en internet relacionada con los mismos”.
Los autores de la investigación descubrieron que un 93% de las páginas pornográficas analizadas mandaban datos a un promedio de 7 compañías externas, y que en un 79% de los casos lo hacían mediante cookies. Otras veces, los rastreadores son píxeles invisibles incrustados en la pantalla. En la mayor parte de los casos, estos rastreadores ayudan a los sitios a identificar y clasificar a los visitantes recurrentes. Pueden ayudarnos a sostenernos conectados a un lugar, o bien a registrar nuestras preferencias.

El mecanismo de rastreo es afín al que se hace en otro género de páginas
(José María Alguersuari)

“El hecho de que el mecanismo para el seguimiento en los sitios porno sea tan similar a, por servirnos de un ejemplo, el que utiliza el comercio minorista en línea habría de ser una enorme señal de alerta”, afirmó la doctora Elena Maris, una de las autoras del estudio. “Esto no es como elegir un suéter y ver como aparece allá por donde navegas. Esto es mucho más concreto y de forma profunda personal”.

Si tenemos en consideración que tanto Google como Facebook
no dejan alojar contenido pornográfico en sus plataformas, lo que las dos puedan estar haciendo con estos datos es un tanto un misterio, puesto que jamás está claro por qué razón estas empresas recogen información tan personal y reservado si bien muy frecuentemente no lo hagan intencionadamente y sin descubrir la identidad de los usuarios.

El 45% de la información revela de forma clara la orientación y las preferencias sexuales de los visitantes

Y en los sitios porno los datos, aun los más básicos, son profundamente personales porque son reveladores. Como apunta el estudio, prácticamente el 45% de estos “exponen o bien sugieren de forma clara el contenido del sitio” y, al hacerlo, pueden revelar la identidad o bien orientación sexual de un visitante, o bien hacer que terceros deduzcan los intereses sexuales de un visitante. “Puede ser realmente delicado”, afirmó Maris.
Los investigadores asimismo llegaron a la conclusión que los visitantes de la mayor parte de los sitios de vídeos pornos no tienen forma de saber si alguna de estas compañías ha colocado alguno de estos rastreadores en las webs que visitan, y sólo el 17% contaban con políticas de privacidad. En este sentido, la doctora Maris comparó este hecho con el consentimiento sexual.

Fb y Google no dejan alojar contenido para adultos en sus plataformas

“Como en cualquier interacción sexual, el silencio
no debe confundirse con el consentimiento”, afirmó Maris. “Las personas deben tener una comprensión clara de la dinámica de poder del intercambio sexual existente cuando visitan sitios pornográficos”. Estas activas –según Maris– están profundamente desequilibradas. “Aquí intervienen ciertas compañías más poderosas del mundo”, afirmó, y apuntó que hay muy poca compensación para el usuario si los datos terminan en las manos equivocadas.
“Las páginas web porno deben pensar más en los datos que tienen y que son algo tan sensible como la información sobre la salud. La protección de estos datos es crucial para la seguridad de sus visitantes. Y lo que hemos visto sugiere que estos sitios y plataformas podrían no haber pensado en todo esto como deberían haberlo hecho”, concluye Maris.

Las páginas porno deben meditar que la información que tienen es algo tan sensible como la de la salud”

Elena Maris
Estudiosa en Microsoft

¿Cedemos sin saberlo o bien por engaño nuestra privacidad a las Aplicaciones?

No

La encuesta está cerrada

Votar
Total votos: 0

¿Apruebas limitar la pornografía por ley?

No

La encuesta está cerrada

Votar
Total votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *