Cada vez es más bastante difícil lograr la entrega a domicilio de un pedido de nutrición por el temor al contagio por coronavirus, el incremento de personas en situación de cuarentena y el veto para salir de casa que impone el estado de alarma. Pese a que los supermercados han reforzado sus plataformas electrónicas, hay productos agotados, retrasos y ciertas cadenas han decicido suspender el servicio de forma temporal. Además de esto, hay empresas, como Carrefour, que priorizan el reparto a personas mayores y que han interrumpido el servicio de adquiere telefónica. Otra, como Mercadona, solo sostiene la entrega de pedidos en línea en Valencia y Barna.

Debido a estas razones, la adquisición en línea en las cadenas de supermercados se acrecentó a doble dígito, un 39%, en la primera semana de marzo, cuando los casos empezaron a multiplicarse en la Comunidad de la villa de Madrid. Conforme datos compendiados por Nielsen, los españoles han aumentado con fuerza sus compras en gran consumo (nutrición, droguerías, etc) frente a la pandemia actual. Por lo general, las ventas en estos establecimientos -físicos y web- subieron un ocho con cuatro% en la primera semana de marzo en comparación con exactamente el mismo periodo del año pasado.

Ya antes del coronavirus, solo un dos% de los usuarios españoles efectuaban la adquisición en el súper a través del canal en línea, conforme una investigación de Asedas.

A la avalancha de encargos a los súper se une otro problema: la venta mediante la página web no era prioritaria para las cadenas ya antes del coronavirus y ahora falta infraestructura y apoyo logístico. En el momento de completar la cesta de compra, los usuarios «solo online» representaban apenas el dos% de la población, conforme una investigación elaborado por Asedas. La explicación por la que este canal no ha despegado hasta el momento radica en que ya antes de esta pandemia, los españoles primaban olisquear y tocar los frescos. Por otra parte, tampoco ha hecho falta la adquisición a distancia merced a que podemos localizar un súper en todos y cada esquina merced a la nutrida red de establecimientos desplegada en este país. El propio presidente ejecutivo de Sánchez Romero, Enric Ezquerra, reconoce en una entrevista en Food Retail que en España el canal en línea «no está preparado ni para duplicar su cuota actual pues no es escalable ni flexible en el corto plazo».

Retrasos de múltiples días
La situación difiere de una cadena a otra, mas todas y cada una aceptan inconvenientes o bien retrasos en sus páginas y en el reparto a domicilio. Mercadona, por poner un ejemplo, decidió suspender la semana pasada la entrega en línea en la villa de Madrid por la carencia de un almacén -está finalizando su puesta en marcha- desde el que centralizar las entregas en tanto que en nuestros días administra las compras una a una desde las tiendas ubicadas en la villa de Madrid. Sin embargo, la cadena ha decidido ahora suspender el servicio en todo el territorio, salvo en Valencia y Barna. «Debido a la enorme demanda de pedidos que tenemos, no podemos asegurar dar un buen servicio. Por ese motivo provisionalmente no vamos a efectuar reparto en su zona», reza el mensaje que la cadena ha colgó en su página web.

Mercadona solo sostiene la entrega en línea en Valencia y Barna, si bien la supedita a la existencia de tramos libres.

Un portavoz de la cadena explica que solo es posible en los lugares donde cuentan con colmenas (guardes onlines), como Valencia y Barna. Estas colmenas prosiguen dando servicio, mas los tramos de entrega se ocupan rapidísimo y a los clientes del servicio les toca aguardar. «La telecompra está suspendida hasta tener tramos libres, en tanto que en estos instantes no es posible comprometernos a efectuar nuevas entregas», apostilla. Exactamente las mismas fuentes de Mercadona garantizan el abastecimiento en sus establecimientos físicos, si bien han acortado el horario de apertura, que va a ser de 09:00 a 19:00 horas y no aceptarán devoluciones.

Un portavoz de la cadena de supermercados garantizaba hace algunos días el suministro en sus tiendas físicas, si bien reconoce que se han dado «problemas puntuales en los que ha faltado algún producto». «Los establecimientos abren todos y cada uno de los días con todos y cada uno de los lineales llenos, mas frente al incremento de compras por la parte de los clientes del servicio, se marchan vaciando conforme avanza la jornada», agregan desde Mercadona.

Prioridad para mayores
La segunda cadena en cuota de mercado en España, Carrefour, sostiene un horario de apertura de nueve a 21 horas, mas recuerda que es preferible hacer las compras a la primera hora de la mañana. Para los pedidos en línea se prioriza el suministro a las personas mayores y con discapacidad y se ha suspendido de forma temporal la posibilidad de encargar pedidos a través del teléfono.

Fuentes de Día asimismo descartaron el desabastecimiento y, aceptaron que si bien pueda faltar algún producto de forma «puntual», han reforzado los trabajos en los guardes con más empleados y centran sus sacrificios en el servicio al cliente del servicio para las entregas web. «Los repartidores van a dejar las bolsas en la puerta de nuestros clientes del servicio sosteniendo una distancia de seguridad mínima de 1 metro y firmarán el propio recibo con el objetivo de eludir contacto del cliente del servicio con el dispositivo móvil», apuntaron desde la compañía.

Desde Lidl aseguran que el reparto en línea se sostiene con normalidad y sin incidencias. La cadena alemana asimismo ha alterado el horario comercial y ahora abre desde las nueve.00 horas hasta las 20.00 horas. Además de esto, Lidl está contratando personal de refuerzo para atender el aumento de la demanda y facilitar el reposo de sus empleados fijos.

El Corte Inglés ha reforzado la entrega en los parking de sus centros comerciales, mas las entregas pueden retardarse hasta 3 días.

Por su lado, El Corte Inglés- que solo sostiene abierta su área de nutrición- ha reforzado los servicios digitales y la recogida de pedidos en los parking de sus primordiales centros comerciales a través de el «click&car». Pese a ello, la entrega de la adquisición tanto a domicilio como en los garajes de los centros puede retardarse hasta 3 días o bien más. Asimismo hay productos agotados en su web. El horario de apertura va a ser de 10.00 a 20.00 horas, si bien la compañía no descarta cambios en un corto plazo.

Por otra parte, Amazon Prime Now, el servicio de entrega en 2 horas de productos de nutrición en la villa de Madrid, Barna y aledaños y en Valencia centro, prosigue activo, mas depende de que haya ventanas de entrega, una alternativa realmente difícil de lograr en nuestros días frente a la avalancha de pedidos por la parte de los usuarios residentes en estas urbes.

Acopio de alimentos
Los productos más buscados y cuya adquisión más medró en la primera semana de marzo fueron los no caducos como las legumbres (31%), el arroz y la pasta (20%), las sopas y desecados (19%), las conservas (12%), el azúcar y los edulcorantes (11%) y los aditivos de cocina (11)., conforme Nielsen.

«Tan esencial fue completar la despensa como surtirse de productos de limpieza y cuidado personal», tal como se desprende de la nota de Nielsen. Los termómetros clínicos (262%) y el jabón de mano fueron los más demandados (166%), mas no se quedaron atrás los artículos de botiquín (63%), las toallitas anatómicos (49%) y los pañuelos (22%).

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *