El Centro Europeo de Predicción Meteorológica a Medio Plazo (ECMWF, en inglés) ha adquirido un potente superordenador que dejará a Europa predecir más veloz y de forma más fiable múltiples fenómenos meteorológicos, entre ellos los más extremos, potenciados por la crisis climática. El BullSequana XH2000, que el centro europeo ha contratado con Atos a lo largo de 4 años y por 80 millones de euros, es uno de los superordenadores meteorológicos más potentes del planeta y va a multiplicar por 5 el desempeño de los servidores del ECWMF.La primordial mejora se va a dar en el incremento de la resolución en la observación de la atmósferaLa primordial mejora se va a dar en el incremento de la resolución en la observación de la atmosfera, lo que deja “tener previsiones más fiables para variables como la temperatura o bien el viento”, explicó a Efe Umberto Modigliani, directivo de predicciones del centro europeo. Este organismo independiente, que cuenta con 22 estados miembros (entre ellos España), trasladará a lo largo de este año su sede desde Reading, en el R. Unido, a Bolonia. Para preparar sus predicciones, el centro efectúa día a día 2 previsiones (a las 12:00 y 00:00 UTC) en base al estado de la atmosfera en ese instante, el llamado “estado inicial”.Esta imagen de la atmosfera, en la que después se fundamentarán las previsiones, se toma desde una resolución de “millones de puntos” sobre el mapa, una resolución que el nuevo superordenador va a aumentar sensiblemente. Este análisis del modelo inicial se ejecuta en apenas una hora con un servidor de esta potencia, un tiempo que se prolongaría a “varios días” si se utilizara una computadora normal, aclaró Modigliani.

Cada vez más necesarias

Con el BullSequana XH2000, el ECWMF va a aumentar la frecuencia asimismo de sus previsiones en un largo plazo, a 4 y 6 semanas vista, algo que hasta el momento hacía un par de veces por semana y va a pasar a efectuarse a diario. Estas predicciones adquieren poco a poco más importancia con los crecientes efectos del cambio climático, que como recordó Modigliani, provoca “situaciones meteorológicas más extremas y más frecuentemente”.La mayor frecuencia y velocidad de las predicciones dejará al ECWMF “estar más preparado para otorgar la información más pronto” a los estados miembros de la organización, tanto en su “predicción bandera” de 15 días, como en la de largo plazo, algo clave en un contexto de fenómenos más impredecibles. La organización en nuestros días coopera con el programa Copernicus de la Comisión Europea, de estudio y lucha contra el cambio climático, si bien su contrato de participación acaba este año y no van a poder hacer empleo del BullSequana.En la actualidad se está edificando el “data center” para acoger al superordenador en las afueras de Bolonia, un espacio de 3 enormes pabellones en una vieja factoría de tabaco. Tras su instalación, que se prevé para finales del actual año año, va a llegar el proceso de migración de los datos desde la sede actual del organismo a su futuro emplazamiento en esta urbe del norte de Italia. La magnitud de la máquina impone unos plazos dilatados para su puesta en marcha, y no va a ser hasta la primera mitad del próximo año cuando comience a efectuar sus primeras predicciones.Álvaro Caballero

Fuente: larazon.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *