No es un hotel cualquiera, ni responde a los factores de un alojamiento usual, no obstante esto es exactamente lo que proporciona al Novavila el carácter de un establecimiento con un aroma verdaderamente singular. Ubicado en la localidad de Meis, en plenas Rias Baixas, a unos 15 quilómetros de Pontevedra, hallamos esta impresionante casa de campo familiar transformada en un agradable hotel enoturístico.

El hotel cuenta con rincones agradables como este
(Pepe Fernández / Novavila Enoturismo)

El establecimiento, reconocido esta semana por Condé Nast Traveler con el premio al hotel con más encanto de España de 2019, fue estrenado en 2009 tras una meticulosa rehabilitación llevada a cabo por la familia Vilanova Peña, una saga de viticultores -y diseñadores- que ha sabido imprimirle su carácter particular.

Comedor del Novavila

Comedor del Novavila
(Pepe Fernández / Novavila Enoturismo)

Las instalaciones de este alojamiento, escogido por los lectores de la reputada publicación, se identifican por espacios cálidos con una decoración ecléctica muy cuidada. No obstante, los huéspedes pueden adquirir cualquier pieza del moblaje, objeto o bien complemento de los espacios comunes o bien de alguna de sus 6 habitaciones de diseño exclusivo.

Una de las seis habitaciones de este hotel de diseño

Una de las seis habitaciones de este hotel de diseño
(Pepe Fernández / Novavila Enoturismo)

Uno de los grandes atractivos del Novavila es su carácter enoturístico. Y es que ofrece a sus clientes del servicio dos vinos de preparación propia, comercializados bajo la denominación de origen Rías Baixas. Su dueño, José Luis Vilanova, nos explica que se trata de 2 caldos exclusivos –un espumoso brut rosado y un albariño– producidos en la bodega familiar desde hace 25 años.
Los huéspedes pueden gozar de catas y degustaciones en mesas corridas, una tendencia en alza, que deja a los comensales compartir espacio y experiencias con otros clientes del servicio.

Las catas y degustaciones, uno de los grandes atractivos de este hotel de diseño

Las catas y degustaciones, uno de los grandes atractivos de este hotel de diseño
(Pepe Fernández / Novavila Enoturismo)

Para llenar la estancia en este hotel gallego ideal para una escapada romántica, nada mejor que relajarse en el cuidado jardín, tumbado en una hamaca en alguna de sus terrazas, o bien en la agradable piscina; practicar el taichi; gozar de masajes, o bien efectuar excursiones o bien visitas por la zona. Y es que Meis se halla en un sitio privilegiado: a menos de 20 minutos de las playas de Sanxenxo y a escasos quilómetros de un campo de golf.

Piscina del Novavila

Piscina del Novavila
(Pepe Fernández / Novavila Enoturismo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *