Cuando efectuamos compras
tenemos derechos
y obligaciones como usuarios que se sostienen en todo instante, en cualquier temporada del año, a lo largo de las ofertas singulares y sin importar un mínimo si la adquisición es en internet o bien en una tienda física; estos se hallan regulados bajos el R. D. Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre y son inmutables.

El comercio on-line se ha ido desarrollando con el paso del tiempo, mas en este país alcanzó a lo largo del confinamiento el equivalente a 5 años de desarrollo en diez semanas. Conforme un informe del Banco de España en 2018 se registraron más de un millón de fraudes con tarjetas emitidas en España y del total, el 64% de los fraudes estuvieron relacionados con operaciones recónditas.

Ciertas previsiones que se pueden tomar ya antes de efectuar una adquiere en línea podrían ahorrarnos muchos cefaleas y son bastantes fáciles. Empezando por asegurarnos que la página web es segura y no una posible estafa verificando, primeramente, que tiene una dirección física, una denominación social y el NIF del comercio; además de esto que hay un servicio activo de atención al usuario al que se puede llamar a revisar que exista. Con una busca asimismo podemos hallar creencias de los usuarios que han efectuado compras, una forma muy eficiente de asegurarnos que la tienda no haya cometido fraude ya antes.

Es esencial que la página web en la que efectuemos la adquisición tenga un dominio que comienza con «https» por el hecho de que de este modo nuestros datos son tratados por medio de un cifrado de seguridad. Siempre y cuando resulte posible debemos emplear una red de wi-fi segura, con lo que se debe eludir efectuar compras conectados a redes públicas, puesto que «son una forma favorece para ser víctimas de un hurto de datos», asegura la compañía de servicios jurídicos Legálitas. Además de esto, debemos tener en cuenta la localización del dominio social de la tienda on line, puesto que si la página web es extranjera la reclamación probablemente sea más lenta y difícil.

Desde el comparador de productos financieros HelpMyCash aconsejan que estemos informados sobre el género de seguridad que tiene nuestra tarjeta y recuerdan que este año, «la seguridad de los pagos electrónicos se va a ver reforzada merced a la implementación del sistema de doble autentificación de la directiva PSD2». Con lo que ahora va a ser preciso «combinar 2 de 3 elementos de seguridad», como el pin o bien clave de acceso con un código de mensaje al móvil, la tarjeta o bien el documento nacional de identidad y además de esto tu huella, el iris, o bien tu voz. Ciertos bancos se han adelantado (la data límite para incorporar la autentificación doble es en el último mes del año) con lo que muchos usuarios ya cuenta con este extra de seguridad para eludir que este Black Friday los estafen.

«La publicidad es vinculante», recuerdan desde la compañía jurídica. De ahí que aconsejan siempre y en toda circunstancia guardar «todos los comprobantes en los que se indique la oferta», sin importar un mínimo el formato (folletos, mensajes de SMS, correos o bien imágenes que señalen el descuento), de este modo siempre y en toda circunstancia se van a poder preguntar las «condiciones anunciadas».

En la página web deben figurar todas y cada una condiciones de adquiere, los plazos de devolución y los gastos de envío, de forma «clara y comprensible». Se deben asimismo tomar en consideración las políticas de gasto de devolución, el consumidor solo debería aguantar estos costos si anteriormente de la adquisición ha sido informado y ha admitido exactamente los mismos.

Más tarde de efectuar todas y cada una de las compras y de la misma manera que se hizo con la publicidad, se deben guardar todos y cada uno de los comprobantes y justificativos de adquiere hasta el momento en que se expire la garantía. Cualquier formato es válido «desde el pantallazo con el resumen de la operación, el e-mail de confirmación recibido en su correo personal, justificante de pago, recibo y facturas».

Los usuarios siempre y en toda circunstancia disponen de 14 días naturales desde el momento en que reciben la adquisición para poder devolverla si cambiaron de opinión sin tener ningún gasto o bien penalización «siempre que se devuelva el artículo sin menoscabo, si bien puede estar desempaquetado y evidentemente, sin aducir ningún motivo», explican desde Lagálitas.

De qué manera realizar una reclamación
Se debe dejar perseverancia escrita de manera inmediata
tras cualquier incidencia que haya podido acontecer o en la web de la compañía (en la sección de atención al usuario y direcciones de e mail habilitadas para efectuar reclamaciones) o bien por medio de correo físico dirigido al domicilio social de la compañía.

Si no se logran resultados de este modo, desde la compañía de servicios jurídicos recomiendan dirigir una reclamación a los organismos de consumo. Si la adquisición se efectuó en España se pueden dirigir a la Oficina Municipal de Información al Consumidor, Juntas Arbitrales de Consumo, Dirección General de Consumo de la Comunidad Autónoma. Si la compañía es extranjera, mas europea, se van a deber dirigir al Centro Europeo de Información al Consumidor.

Si la sociedad no es de España y no pertenece a ningún país miembro de la UE «la reclamación va a ser más compleja, debiendo dirigirse a los organismos administrativos o bien a los tribunales del país donde esté situado ese negocio».

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *