más de tres millones y medio de automóviles padecen algún género de avería a lo largo del año, conforme el estudio GIPA que examina la situación del mercado de automoción. No obstante, una avería no es el único motivo para asistir a un centro especializado. El propio vehículo nos puede dar ciertas pistas con las que vamos a poder prevenir una avería esencial si actuamos a tiempo.

Estos son ciertos rastros que desde Norauto cuentan , y que nos señalan que «algo no marcha completamente bien» en nuestro vehículo.

1-El vehículo hace un estruendos extraño. Muy frecuentemente se puede identificar su procedencia y, otras, puede resultar más difícil descubrir su origen. Ante cualquier duda, lo más conveniente es que echen una ojeada en un taller.

dos-Hay un fragancia diferente en el vehículo. Un fragancia a gasolina puede suponer una fuga en el sistema de comburente o bien sistema de emisiones al paso que un fragancia desapacible puede suponer inconvenientes en el catalizador. Repasar el filtro de aire y de habitáculo, el nivel del refrigerante, el aceite del motor, la transmisión… El fragancia nos puede dar una pista de la avería.

tres-El humo del vehículo ha alterado de color. Si el humo es azulado puede representar que ha entrado aceite en la cámara de combustión, que el turbo, los retenes de las guías de válvulas o bien algún elemento del motor están gastados. Frente al menor cambio, lo más conveniente es llevarlo a un taller.

cuatro-Cualquier otra perturbación que hayamos apreciado en el vehículo: inconvenientes con los frenos, agravamiento de la estabilidad y control del vehículo, fallos o bien ruidos en los pedales… Cualquier síntoma anormal puede suponer que detrás haya una avería mayor que ha de ser tratada.

cinco-Testigo encendido en el cuadro de mandos. Si no somos capaces de identificarlo, ha de ser tratado por un especialista.

seis-Revisión ya antes de efectuar un viaje largo. Ya antes de emprender un viaje, es esencial repasar y revisar que el vehículo está en perfectas condiciones. Hay que tener en consideración que hay elementos que padecen singularmente con las bajas temperaturas y el invierno y que son singularmente esenciales como son la batería, los niveles de líquidos del vehículo como refrigerante, aceite, lavaparabrisas y frenos, los neumáticos, el sistema de frenado y limpiapabrisas.

siete-Revisión pre-Inspección Técnica de Vehículos. Para eludir sustos, lo más conveniente es revisar el buen estado del vehículo ya antes de pasar por la ITV. Hay que efectuar una revisión en profundidad y singularmente en los puntos de control.

ocho-Revisión periódica indicada por el fabricante. Los vehículos que no hacen mantenimiento precautorio tienen en media un 38% más averías que los que sí, conforme el estudio GIPA. Es el fabricante del vehículo el responsable de apuntar cada cuánto tiempo o bien quilómetros el vehículo ha de ser revisado y qué puntos se deben supervisar. Hay que tener en consideración que esta revisión puede ser efectuada en cualquier autocentro Norauto sin perder la garantía del fabricante.

nueve-Comprobación del aceite y mudar el filtro de aceite. Indudablemente, uno de los elementos más esenciales, puesto que es esencial a fin de que el motor funcione apropiadamente. Si el vehículo se queda sin aceite, el motor se puede gripar por completo. Si hay que mudarlo, hay que tener en consideración la administración de restos que viene marcada por la ley, puesto que no se pueden depositar los restos en cualquier sitio, singularmente aceite, filtros y neumáticos.

10-Mudar una simple lámpara es una labor que se ha dificultado. En la actualidad y conforme el género de vehículo puede ser preciso desmontar el faro entero. Si charlamos de iluminación xenón, aún resulta más bastante difícil y es preciso que sea efectuado por un especialista.

Fuente: ABC.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *