En la mitad de una enorme expectación y tal y como si de su primer acto de campaña se tratase, el Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, presenta el día de hoy un documento con 370 medidas para procurar persuadir a Podemos de que apoye su investidura. Divididas en 6 bloques que incluye Empleo digno y pensiones justas; Feminismo lucha contra la desigualdad social, Urgencia Climática, Transición Ecológica, Avance Científico y tecnológico, España Abierta a Europa y Estructura territorial, las medidas ofrecen “ideas, ideas proyectos y sugerencias para un gobierno progresista”, reza el documento. Ver a pantalla completa Ciertas medidas del programa, elaborado con base en las asambleas que sostuvo con agentes de la sociedad civil -25 asambleas con 376 organizaciones- están relacionadas con «subidas desmesuradas» del alquiler, derogar los aspectos «más lesivos» de la reforma laboral, avanzar cara un modelo de fiscalidad verde y «más justa», y una red pública y gratis de guarderías. Estas medidas, de fuerte carácter social, están orientadas a que Podemos renuncie a sus solicitudes de un gobierno de alianza y apoye uno donde no haya ministros de la capacitación morada. En verdad en el texto se subrayan “las limpias coincidencias programáticas con otras fuerzas progresistas”, en referencia a su primordial asociado de Gobierno. No obstante, la portavoz de Podemos, Noelia Vera, dejo claro el día de ayer que condicionan la investidura a entrar en un Gobierno de alianza. Exactamente sobre estas medias, el líder de la capacitación morada, Pablo Iglesias, aseguró en una entrevista en los Desayunos de TVE que le «suenan bien» mas comprende que ese documento se lo puede «llevar el viento» como ocurrió con compromisos precedentes. «¿Cuánto vale la palabra de Pedro Sánchez?», se preguntó ya antes de regresar a resaltar que Sánchez busca unos nuevos comicios. Otra de las medidas, incluidas en el documento incluye un «blindaje constitucional» de las pensiones y la garantía de su actualización con arreglo al IPC, la supresión progresiva de los copagos sanitarios, la integración de la atención bucodental a la sanidad pública, la supresión progresiva de los copagos farmacéuticos y la derogación de la Ley de Seguridad Ciudadana. Con respecto al reto separatista de Cataluña, los socialistas abogan por abordar el «enfrentamiento» impulsando «el diálogo entre España y la Generalitat», siempre en el marco constitucional. En este punto el Partido Socialista Obrero Español no ha alterado su postura, que siempre y en toda circunstancia ha estado alejadísima del referendo de independencia que proponen los de Iglesias. Sobre la tasa impositiva, Sánchez plantea aprobar la polémica tasa Google y la tasa Tobi y plantea un tipo mínimo del 15% en el impuesto de sociedades para las grandes empresas. Sánchez espera que este plan sea «la base» de un «pacto programático» que deje la conformación de un Gobierno programático. Este programa se fundamenta en los documentos ‘España avanza’ del Partido Socialista Obrero Español de 18 de julio, ‘Propuestas para reanudar el diálogo’ de Unidas Podemos de 20 de agosto y en las propuestas y también ideas planteadas por las organizaciones y especialistas de la sociedad civil con las que Sánchez ha mantenido 24 asambleas a lo largo del mes de agosto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *