La cifra: 17.147 casos diagnosticados hasta la data tras los tres.500 detectados en solo un día, 767 personas fallecidas, 150 de ellas notificadas el día de ayer… ¿Cuál es el cómputo que va a lanzar esta guerra cruenta contra el coronavirus en España? ¿Qué impacto va a tener la práctica masiva de test de detección veloz en el descubrimiento de nuevas infecciones? ¿Y el confinamiento obligatorio en los hogares decretado por el Gobierno? No existe unanimidad entre los especialistas sobre cuál va a ser el saldo final. Matemáticos, internistas, virólogos, médicos de emergencias, intensivistas, epidemiólogos y especialistas en Salud Pública difieren sobre la cantidad final del combate contra la pandemia.Muchos ni tan siquiera se acercan entre sí. Todos trabajan conforme predicciones que oscilan día a día, conforme los centros sanitarios vuelcan sus estadísticas cada día en las bases de datos oficiales de las consejerías de Salud de las comunidades autónomas y que el Ministerio de Sanidad avisa. Ciertas de esas predicciones, como las que han elaborado matemáticos de la Universidad Politécnica de Valencia, son alarmantes si por último llegan a cumplirse. Partiendo de las estadísticas proporcionadas por Sanidad el pasado miércoles, calculan que este próximo lunes va a haber entre 23.124 y 58.613 casos de coronavirus reportados en este país. La previsión media sería de 38.417 casos.Más inquietante todavía resulta, no obstante, en qué momento llegará España al pico máximo de infección, o sea, el instante desde el como el número de inficionados comenzaría a descender. Conforme sus cálculos, ese instante se generaría el ocho de abril, o sea, en 20 días. Hasta ese instante, los casos van a ir medrando.

La concienciación

Dicho modelo matemático no contempla todavía el efecto que ha podido tener el confinamiento de los ciudadanos en el combate de la enfermedad, mas sí la concienciación de la población en los días anteriores al estado de alarma. De esta forma, el ocho de abril habría en España más de dos con cinco millones de personas contagiadas por el virus o bien, cuando menos, diagnosticadas como portadoras del mismo. Rafael Villanueva, estudioso del Instituto Universitario de Matemática Multidisciplinar de la Universidad Politécnica de Valencia y uno de los autores de esta proyección, asegura a LA RAZÓN que el incremento de casos ha aumentado el pico y lo ha adelantado respecto a predicciones precedentes, si bien remarca que si por último se generalizan en este país los test de diagnósticos masivos, su departamento deberá reconsiderar múltiples aspectos del modelo empleado para realizar la proyección y la cantidad cambiaría.Aunque este informe no habla de fallecimientos, otros sí lo hacen. Es el caso del elaborado por las Sociedades Científicas de Profesionales Sanitarios del Enfermo Crítico, la Semicyuc, y la Sociedad De España de Enfermería Intensiva y Unidades Coronarias (Seeiuc). Conforme apuntan en el plan de contingencia para los servicios de medicina intensiva en frente de la pandemia Covid-19 que han hecho público esta semana, sin las medidas de contención adoptadas y bajo la hipótesis de que la pandemia durase 12 semanas, 278.435 ciudadanos se verían obligados a ingresar en los centros de salud y se registrarían 55.987 muertes, cifras que se rebajarían hasta los 128.755 ingresos y 36.800 óbitos en un escenario imaginario menos tensionado. En el peor caso se dispararían hasta los 364.515 ingresos hospitalarios y los 87.055 fallecimientos. Ricardo Gómez Huelgas, presidente de la Sociedad De España de Medicina Interna, recuerda por su lado a este periódico que ciertas predicciones epidemiológicas mantienen puesto que el coronavirus puede terminar afectando a entre el 70 y el 80% de la población de los países perjudicados. En estos instantes, España contabiliza 47,02 millones de habitantes, conforme el INE (Instituto Nacional de Estadística). ¿Va a aumentar de forma disparada el número de casos la práctica de pruebas diagnósticas masivas? Gómez Huelgas asevera que lo previsible, conforme los resultados conseguidos en Corea del S., que es el país que ha hecho un empleo más extenso de un test de esta clase, es que al aumentarse el número de determinaciones, aumente asimismo de forma significativa el número de casos asintomáticos o bien con síntomas leves. A su juicio, la detección precoz puede ser fundamental por el hecho de que mejora la eficiencia de los aislamientos de la población y rompe la cadena de transmisión del virus y por el hecho de que hace además de esto más eficaz el manejo clínico de los pacientes con sospecha de infección y evita de esta forma el colapso del sistema sanitario, uno de los grandes inconvenientes a los que se encara ahora este país por la avalancha de inficionados.Otras fuentes sanitarias implicadas en el combate en primera línea al coronavirus destacan que en España, como en U.S.A. y otros países, esta epidemia tiene un horizonte de afectar a más del 40% de la población, lo que implicaría que en torno a 20 millones de personas en España y 90 millones en U.S.A. resultarán inficionadas.Por su parte, Ángel Gil, catedrático de Salud Pública de la Universidad Rey Juan Carlos, mantiene que la práctica de test masivos podría acrecentar 4 o bien 5 veces las cantidades actuales y lanzar cerca de 80.000 casos confirmados, si bien solicita prudencia y aconseja aguardar a ver de qué manera se marchan confirmando para no alarmar de forma superflua a la población.

Fuente: larazon.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *