España destaca por su extenso despliegue de banda ancha ultrarrápida, los servicios públicos libres on-line y su grado de preparación para el 5G, que duplica a la media europea, mas al medirse en desarrollo digital con sus vecinos flaquea en capacitación ciudadana y en costos de banda ancha. De este modo se desprende del Índice de la Economía y la Sociedad Digital (DESI) de 2019 presentado este martes en Bruselas por la Comisión Europea, en el que España se sostiene en el puesto 11 de 28, si bien es el quinto país con mayor desarrollo en 5 años. En su quinta edición, es la primera vez que se valora el despliegue de la quinta generación de comunicaciones móviles en todos y cada Estado, un baremo en el que España comparte octavo sitio con Irlanda y Suecia, tras Finlandia, Italia, Alemania, Francia, Austria, Letonia y Dinamarca. Su grado de preparación ronda el 30 %, frente al 14 % de media europea, debido a que ha subastado una de las 3 primordiales bandas de fantasma en las que se marcha a fundamentar la tecnología 5G. En España ya se ha subastado la de tres,4-tres,8 gigahercios a costos «razonables» (faltan la de 26 gigahercios y la de 700 megahercios, la más interesante), al paso que se han efectuado múltiples pruebas conduzco. La valoración de la Comisión no tiene presente el desarrollo puramente empresarial, a pesar de que España comenzará a explotar de manera comercial la tecnología 5G este sábado, de la mano de Vodafone. Otro de los puntos fuertes de España en economía y sociedad digitales es la extensa cobertura de su red de banda ancha ultrarrápida, que alcanza el 87 % del territorio, frente al 60 % europeo. De este modo, España se ubica en el séptimo puesto del ranking de despliegue de fibra a pesar de su importante tamaño y difícil orografía, si bien sostiene todavía notables diferencias entre la cobertura urbana y rural. Además de esto, en costos el acceso a las comunicaciones fijas de banda ancha en España todavía es el séptimo más costoso de los 28 estados miembros, en parte debido a que prevalecen los bultos coincidentes (que incluyen móviles o bien TV de pago) con buenas velocidades. Por el contrario, los costos de banda ancha en móviles sí son más bajos que la media europea (20 en frente de 22,3 euros), conforme la Comisión Europea, que identifica el acceso digital a los servicios públicos como otra de las fortalezas de España, con una cuarta parte puesto en el ranking de esa variable y un segundo sitio en el de países con más datos abiertos. «Casi todos y cada uno de los servicios están ya libres a fin de que los ciudadanos empleen un ambiente de Administración pública absolutamente digitalizado», apunta el informe, que resalta que el 76 % de los navegantes españoles accede a la Administración electrónica (en frente de la media europea del 64 %) y que en materia de Sanidad on-line España ocupa el quinto puesto. Esta buena situación es resultado, conforme la Comisión, de fuertes inversiones y políticas públicas robustas y ordenadas, que han tolerado impulsar una Administración pública digital muy desarrollada en parcialmente poco tiempo. Por el contrario, resalta el retraso de España en materia de capital humano, puesto que solo el 55 % de la población tiene competencias digitales básicas y el 58 % conocimientos esenciales de software, cuando las medias europeas son 57 y 60 %, respectivamente. Del mismo modo, el 13 % de la población de entre 16 y 72 años jamás se ha conectado a internet, frente al 11 % europeo, y solo el 38 % hace vídeollamadas, al tiempo que de media en Europa la mitad de la población habla por ese sistema. España asimismo está bajo la media europea en acceso a la banca electrónica (57 en frente de 64 %), las compras on-line (62-69 %) y las ventas (13-23 %), si bien se ubica por encima en acceso a la red para preguntar noticias, oír música, jugar y, sobre todo, ver vídeos a la carta y formarse. Del mismo modo, solo el dos con nueve % de la población activa de España trabaja como especialista en tecnologías de la información y de la comunicación (TIC), un porcentaje que cae hasta el 1 % en el caso de las mujeres, lo que ubica al país en el puesto 18 en los dos casos. Sorprende, no obstante, que el porcentaje de titulados en TIC España está sobre la media, lo que pone de manifiesto un inconveniente de empleabilidad respecto de la capacitación dada. EFECOM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *