Hay talento, afirman, mas con escasas opciones. La innovación prosigue siendo una de las asignaturas pendientes de la economía nacional. Apenas se completa el proceso de transformación digital en los pequeños negocios, que representa más del 90% del tejido empresarial. España se ubica en el puesto 14 de la lista de 27 de países con mayor flujo de innovación de Europa, si bien mejora 4 situaciones en comparación con año precedente.

Conforme los datos publicados por la Comisión Europea en el informe (PDF) «European Innovation Scoreboard 2020», España es, así como Chipre y Finlandia, uno de los 3 países en los que el desempeño de la innovación se ha aumentado de forma más notable a lo largo del pasado año. Eso sí, si bien ha mejorado 5 situaciones en el ranking de la innovación en comparación con periodo precedente, sale peor parada que la media continental. Prosigue anclado en el conjunto de las economías consideradas «moderadamente innovadores» superando a Eslovenia, R. Checa, Malta y también Italia.

Por contra, Dinamarca, Finlandia, Luxemburgo, Países Bajos y Suecia encabezan el ranking en innovación, por encima de la media de la UE (Unión Europea). Austria, Bélgica, Estonia, Francia, Alemania, Irlanda y Portugal son considerados «fuertes» superando por poco a la media. Bulgaria y Rumanía cierran la lista. En el caso de España, su desempeño ha mejorado con el tiempo desde 2012, con un pequeño tropiezo entre 2014 y 2015.

El informe remarca que las áreas en las que España presenta mejores resultados son en la de recursos humanos, que se considera un «entorno favorable» a la innovación y también impacto en la utilización. Un área que registra un desarrollo del 66,7% y lidera, además de esto, esta categoría con la mayor tasa de mejora en el desempeño. El país es, equiparado con los datos conseguidos en 2018, el país con mayor desarrollo (34,3%) en este campo, hasta situarse en el quinto puesto de la Unión Europea, por delante de países considerados «fuertemente innovadores».

De media, el desempeño de la innovación de la Unión Europea ha aumentado un ocho con nueve% desde el año 2012. Y ha tenido un efecto extensible en 24 países, con los mayores aumentos en Lituania, Malta, Letonia, Portugal y Grecia. Eso sí, pese a progresar el desempeño, el informe resalta múltiples áreas en las que España debe mejorar: innovación en Pymes, inversión empresarial y la cooperación público-privada.

«No logra ascender»
Fundación Cotec resalta en un comunicado que España se sostiene en el «tercer escalón» europeo, entre los países considerados «moderados» por su nivel de innovación mas «no logra ascender» a la próxima categoría, la de «innovador fuerte», como sí ha hecho, al contrario, el vecino Portugal. La mejora del país, a juzgar por los especialistas, se justifica por sus avances en 9 de los diez conjuntos de indicadores desde los cuales se establece el ranking aunque sigue situándose sobre la media comunitaria solo en los referidos a capital humano, ambiente conveniente y empleo en innovación.

Y supera la media europea en empleo en empresas de alto desarrollo, peticiones de marca y estudiantes extranjeros de doctorado. En el lado opuesto, prosigue perdiendo situaciones en ciertos indicadores donde el comportamiento respecto a Europa ya era «claramente desfavorable», conforme apostilla Cotec, con relación a los aspectos sobre emprendimiento. El informe resalta que hay más emprendimiento por «necesidad», inversión en I+D en el campo empresarial, inversión en innovación en las compañías, como exportación de servicios intensivos en conocimiento.

La necesidad de llenar la transformación digital se ha observado a lo largo de la crisis sanitaria del nuevo coronavirus Covid-10 y ha acentuado la ocasión de dar relevancia al talento interno. Conforme el «II Informe sobre Emprendimiento Corporativo en España», una investigación (PDF) impulsado por el Centro Internacional Santander Emprendimiento (CISE), el emprendimiento corporativo en España ha pasado de ser una «realidad desconocida» en las grandes empresas a transformarse en uno de los temas más recurrentes en cualquier plan estratégico.

El 84% de las organizaciones encuestadas fomenta activamente el emprendimiento corporativo, si bien cerca del 80% reconoce que lleva menos de diez años estimulando estos procesos, lo que señala que se trata de un fenómeno parcialmente nuevo. En lo que coinciden todas y cada una de las corporaciones es en estimar la innovación abierta y el intraemprendimiento como una vía para introducir mejoras en los modelos de negocio y procesos existentes o bien remozar la cultura de la organización.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *