Los primeros beneficios del ingreso mínimo vital que aprobará este viernes el Consejo de Ministro comenzarán a cobrar la prestación a fines de junio, conforme ha avanzado el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá. La prestación va a ser reconocida de oficio en un inicio a unos 100.000 hogares.

«Estamos trabajando procurando delimitar bien los hogares que son adjudicatarios para, desde los primeros días de junio, que haya un porcentaje significativo que pueda percibir la prestación sin solicitarla, para después hacer una declaración responsable y contrastar la información», ha explicado Escrivá en una entrevista en Onda Cero recogida por Europa Press.

El ministro ha explicado que el decreto va a recoger una tipología de 12 hogares y se va a poner el foco particularmente en los hogares monoparentales por su singular vulnerabilidad y que ha cifrado en unos 100.000.

El titular de Inclusión ha hecho hincapié en otro de los objetivos del ingreso mínimo vital que se aprueba este viernes y es que sea una prestación activa para lo que se han desarrollado instrumentos como «itinerarios de inclusión, incentivos para ampliar el número de horas de trabajo o bien lograr un trabajo» con el objetivo de que la renta no sea disuasiva de proseguir buscando un trabajo.

«Hemos hablado con empresarios y tercer ámbito pues este es un factor que había que diseñar realmente bien, como está realmente bien desarrollado en países norteños, donde tienen posibilidades más desprendidas y no se desincentiva la busca de trabajo», ha expuesto Escrivá.

Conforme el ministro, el Gobierno ha estimado que el costo de la renta mínima se elevará a unos tres.000 millones de euros por año que van a ser financiados a cargo de los presupuestos generales del Estado y podría favorecer a unos 850.000 hogares.

El ingreso mínimo vital podrían complementarse, además de esto, con otras rentas salariales, como con otras posibilidades de las comunidades autónomas. «Hemos llegado a pactos con los gobierno autonómicos a fin de que el ingreso mínimo engarce con sus programas y el suyo sea el último nivel de protección. El nuestro va a ser el mínimo y después va a estar el de ellos caso de que crean que hay que complementar algo», ha añadido.

Escrivá se ha referido, también, al pacto alcanzado con el PNV para la administración del ingreso mínimo vital en el País Vasco y Navarra y que conforme el ministro estaba previsto desde el comienzo. «Hay que comprender que estamos en periodo preelectoral y todo el planeta procura vender cualquier cosa, mas desde el comienzo lo teníamos de esta manera definido», ha indicado Escrivá en referencia al pacto presentado esta semana por el portavoz del PNV en el Congreso de los Miembros del Congreso de los Diputados, Aitor Esteban.

Conforme las explicaciones del titular de Inclusión, este pacto hay que enmarcarlo en la «singularidad foral que hace que tengan un tratamiento diferente en la gestión» y ha recordado que los territorios forales administran ya ciertas posibilidades de la Seguridad Social como las pensiones no contributivas. «Desde el principio nos dimos cuenta que en el País Vasco y Navarra requerían un tratamiento distinguido sin precisar que lo pidieran», ha comentado.

Para el titular de Seguridad Social, lo esencial es que el ingreso mínimo vital «tendrá una condiciones completamente comunes» para todos las comunidades autónomas. «Es un mínimo, con una definición de rentas, no hay discriminación», ha añadido.

La única diferencia, conforme ha explicado, es que «el País Vasco y Navarra tienen sus impuestos, los test los deben hacer , hay que hacer una definición concreta y se trabaja con ellos».

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *